Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La identificación de quienes yacen en las Malvinas

El homenaje a los que dieron su vida sigue siendo insuficiente en nuestro país; es de esperar que estos trabajos comiencen a saldar esa vieja y dolorosa deuda

Lunes 30 de octubre de 2017
0

La identificación de quienes hasta ahora figuraban como "soldado argentino sólo conocido por Dios" en sus tumbas en el cementerio de Darwin constituye un justo reconocimiento a quienes ofrendaron su vida por la frustrada recuperación de las islas Malvinas. Luego de prolongadas y dificultosas negociaciones con el gobierno británico, en las que colaboró la Cruz Roja Internacional, se acordó llevar adelante el proceso de reconocimiento de esos cuerpos. Esto no implica necesariamente el traslado de los restos al territorio continental argentino, aunque esta posibilidad les fue ofrecida a los familiares de los caídos. Sin embargo, la mayoría de los deudos optó por la permanencia en el mismo cementerio, en adelante con la identificación correspondiente. En esta opción se han impuesto el reconocimiento del hecho heroico y el homenaje que implica yacer en la tierra por la que se luchó y murió.

Tanto los veteranos como los familiares de los caídos en la Guerra de las Malvinas han sentido que sus conciudadanos y las autoridades no les han prestado el reconocimiento debido.

Desde su malogrado regreso al continente hasta hoy, han sido muy limitados los honores dispensados, como si el desconocimiento del sacrificio y los hechos heroicos de esos combatientes formara parte de un posicionamiento políticamente correcto.

Más allá de las condecoraciones y compensaciones dinerarias, el primer homenaje auténtico y extensivo se concretó con el desfile militar del 25 de mayo de 2016, a 34 años de terminada la guerra.

Tendrán que transcurrir muchos años más para que la historia evalúe con mejor perspectiva el intento de recuperación de las Malvinas. El tiempo permitirá liberarse de preconceptos y visiones sesgadas por posiciones políticas e ideológicas sobre aquella época, que aún perduran.

El cementerio de Darwin fue creado por la comandancia británica para dar sepultura a combatientes argentinos que quedaron en los campos de batalla o en fosas comunes. Incluso, muchos de ellos fueron encontrados luego de finalizada la contienda.

Descansan allí 237 soldados, de los cuales 107 ya estaban identificados en su inhumación y otros 123 permanecieron hasta ahora con identidad desconocida.

La presencia del cementerio argentino ha despertado una permanente sensibilidad en los habitantes de las islas. La Asamblea Legislativa local ha prohibido el despliegue de banderas argentinas en actos de homenaje o en las visitas al lugar y, en dos oportunidades recientes, lamentablemente fue dañada la imagen de la Virgen de Luján que se encuentra ubicada en el cenotafio.

La tarea de exhumación y extracción de muestras para los estudios de ADN ya ha sido completada. El material fue enviado a Córdoba a los laboratorios del Equipo Argentino de Antropología Forense, y sus comprobaciones están siendo comunicadas a los familiares y permitirán dar su nombre a los que aún no lo tienen en el cementerio de Darwin.

La identificación constituye un eslabón más en el reconocimiento del desempeño de nuestros hombres de armas y soldados. El homenaje a los que dieron su vida sigue siendo insuficiente, aunque con este acto una parte de esa deuda empieza a saldarse.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas