Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La intervención tiene una idea fija: nada de violencia

Lunes 30 de octubre de 2017
0

BARCELONA.- Se respira otro aire. Pero la intervención -eso de que mande en Cataluña la vicepresidenta de España- no gusta por aquí.

El desagrado incluye a muchos de los que detestan al independentismo y que ayer aplaudieron la idea de no separarse de España. Que una cosa es una cosa y otra, otra. Hoy, con el "lunes, ¡otra vez!" se acaba la fiesta del fin de semana en paz y comienza la intervención en serio. Llegan los interventores. ¿Qué pasará? Los pasos judiciales no los maneja el Poder Ejecutivo. O, por lo menos, así debería ser.

Lo cierto es que ayer hubo alivio cuando trascendió que habrá querella contra el desplazado presidente autonómico Carles Puigdemont. Pero que no se pedirá su detención. Lo mismo para su desplazado vicepresidente, Oriol Junqueras.

No llegarán tanques desde Madrid. Pero la primera intervención de una autonomía en los 40 años de democracia intenta ahorrarse las imágenes que la harían indigerible para el mundo exterior.

Esto es: no se espera la detención de Puigdemont. Tampoco la de Junqueras. A lo sumo, les llegará un telegrama con la notificación. No se espera tampoco que los delegados de Soraya Santamaría en el Palau de la Generalitat pidan la oficina del desplazado presidente para trabajar.

Habrá café, y hasta bizcochos, para los desplazados ministros de Puigdemont que se presenten en su despacho. La idea es que haya un traspaso sereno de funciones. Ésa es la directiva con la que parten los delegados. Que no haya una sola imagen de violencia. Ése es el desafío.

Del otro lado, el frente independentista tiene su propio reto. Lo espera la "difícil tarea" de anunciar a los suyos que participarán en las elecciones del 21 de diciembre. Todos. O casi todos están anotados. Incluidos los "duros" de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC) y hasta hay quien apostaba anoche que los antisistema y antitodo de la CUP también.

Es un mundo de espejos invertidos. De un lado, la intervención es suave, breve y viene con café caliente. Del otro, los que defenestraban a España se suman a las elecciones que convoca Madrid. A fin de cuentas, resultará cierto que Cataluña es diferente.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas