Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El handicap no es límite: quinto título mundial de la Argentina

El seleccionado se coronó en Australia y confirmó el poderío albiceleste incluso en el nivel de 14 goles

Lunes 30 de octubre de 2017
0
Argentina festejó un nuevo título
Argentina festejó un nuevo título.

Bravísimo, como todo partido que deriva en un chukker suplementario. Y hasta ese período adicional tuvo que sufrir la Argentina para coronarse campeón mundial de polo. Pero eso mismo -la angustia y la paridad- agregó mérito al logro y euforia al festejo en Richmond Lowlands, Australia.

El 8-7 sobre Chile, defensor del cetro, en la final jugada en Sydney Polo Club implicó la quinta coronación en el Mundial de 14 Goles, que organiza la Federación de Polo Internacional (FIP). Así, la Asociación Argentina de Polo (AAP) amplió su dominio en el historial, que la tiene escoltada por Brasil, con tres éxitos; Chile, con dos, y Estados Unidos, con uno.

El tope de handicap del torneo permite que muchos países participen en las eliminatorias. Y cuando hay un techo, las chances se emparejan y los favoritismos se atenúan. Otro factor equilibrador es la caballada: la organización provee los montados y los distribuye en lotes que son sorteados entre los ocho planteles mundialistas. Por eso la Argentina, que domina largamente este deporte, va a los mundiales sin saber qué será de su suerte.

Esta vez le fue muy bien, incluida la eliminatoria sudamericana: 6-4 vs. Brasil, 11-4,5 vs. Perú y 12-5 vs. Uruguay. En Australia también encadenó sólo triunfos: 12-9,5 vs. Estados Unidos, 12-3,5 vs. España, 9-5,5 vs. Australia y el citado y 8-7 a Chile. Durísimo, por cierto.

El cuarteto albiceleste estaba 0-1 antes del throw-in inicial, ya que cedió un gol por tener 15 de handicap (FIP lo autorizó a conservar la formación con que ganó la eliminatoria y un jugador, Tomás Panelo, fue subido de 2 a 3). Por otra parte, el rival, campeón en Chile 2015, se puso 7-6 a falta de medio minuto del tiempo regular. La Argentina igualó sobre la campana, y en el chukker extra una corrida de Lucio Fernández Ocampo le valió la copa.

La síntesis de la final

Argentina: Lucio Fernández Ocampo, 2 (3 goles anotados); Héctor Guerrero, 5 (2); Valentín Novillo Astrada, 5, y Tomás Panelo, 3 (3). Total: 15.

Chile: José Martínez, 2; José Zegers, 5; Andrés Vial, 3, y José Pereira, 4. Total: 14.

Progresión: Argentina (0-1), 1-1, 2-2, 3-2, 4-4, 6-6, 7-7 y 8-7.

El campeón, entrenado por Diego Braun, se completó con Iván Maldonado (4), Ignacio Bello (2) y Federico Panzillo (2), que suplieron a Javier Cabrera Castilla y Juan Nagore, participantes en la eliminatoria.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas