Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El CAE despidió al Derby y dio vida al GP San Martín

El Alemán puso fin a su concurso de 41 años y se adecuó a las exigencias de los jinetes; Martín Moschini fue el primer vencedor del Gran Premio

Lunes 30 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: LA NACION

Así como hace unos años el vóleibol entendió que la recuperación del saque debía irse para siempre y así como el fútbol está amigándose con el VAR, la hípica no escapa de las necesidades de los nuevos tiempos y por eso el tradicional Derby General San Martín, que se realizaba desde 1975 en el Club Alemán de Equitación (CAE), dejó de existir, al menos hasta nuevo aviso.

Se trataba de una prueba larga (más de 1000 metros) y de alta exigencia (más de 20 obstáculo), muy atractiva en el pasado para los jinetes. Pero el contexto, tanto el deportivo como el económico, cambió y la torna inviable. Y ayer el Alemán, tras un emotivo homenaje a los ganadores del viejo certamen, lo reemplazó por otro concurso. Quedará para la historia que el último campeón del Derby fue Hernán Mones Ruiz y que el primero en coronarse en el nuevo Gran Premio General San Martín fue Martín Moschini, montando a Winbishi Caloudina.

Este deporte ha ido adaptándose a las nuevas tendencias, reduciendo recorridos y utilizando materiales más livianos en los obstáculos, para exigir a los caballos más en destreza que en fuerza. Y eso llevó a que los jinetes comenzaran a descartar el Derby. De hecho, en 2016 hubo apenas 12 inscriptos. Por eso en la última década el Alemán debió afrontar una tediosa tarea al organizar el certamen: al ya no ser más atractivo el Derby para los jinetes, el club tuvo que convencerlos de participar, sabiendo de las dificultades del calendario y sin poder ofrecer premios sustanciosos.

Tras la llegada de nuevas autoridades al club y un consenso entre la mayoría de los jinetes sobre que el Derby debía quedar como el mejor de los recuerdos, el CAE aggiornó la apuesta deportiva, con un grand prix de carácter internacional y de recorrido más corto (diseñado esta vez por el italiano Elio Travagliti). Pero también se renovó el contexto: la faceta visual contó con 29 marcas auspiciantes, una pantalla gigante en la pista y una variada oferta de food trucks, y la económica dispuso de un premio de 46.750 pesos al ganador. Por los enormes costos de traslados de caballos, seguirá en el debe la afluencia extranjera, ya que de 36 binomios inscriptos apenas cuatro llegaron de otros países (Brasil, Bolivia, Chile y Paraguay).

Por ende, el Alemán rompió con la tradición y respiró aires de una renovación que rápidamente recibió el guiño de los jinetes y del público, en medio de la complicada situación económica que aún padece la actividad.

"Una de las primeras decisiones que tomamos desde que llegamos, hace un año, fue sacar el Derby. Ahora tenemos un trazado más moderno y más difícil, con altura de 1,50 metros, y esta vez contamos con 36 inscriptos. La prueba de que es éste el formato es que así se salta hoy en Sudamérica, Europa y Estados Unidos", comentó para la nacion el escribano Ricardo Doldán, el presidente del CAE, que aclaró que el Derby volvería sólo si es solicitado por los protagonistas: "Si ellos me lo piden, el Derby se rearma, pero no vamos a encararlo para pedir por favor que los jinetes salten".

Hay consenso. Justo Albarracín, que finalizó quinto, opinó: "Fue una buena decisión dejar de hacer el Derby, porque a las cosas hay que ir renovándolas. Los jinetes ya no querían saltar y cuidaban sus caballos. Y este concurso fue maravilloso. Felicito a los organizadores porque tuvieron el coraje de romper". Luis Magnasco, premiado entre los ganadores históricos de la extinta competencia, observó: "El Derby ya no se hace en ningún lado. Es una prueba antigua y no hay caballos especiales para eso. Ya no tenía participantes".

"Fue un cambio acertado, que tiene más que ver con el concierto internacional. Tomaron una decisión difícil pero me parece que fue lo mejor", afirmó Martín Moschini, el primer vencedor del GP San Martín (2 puntos en contra en 56s17/100). Para él fue una bisagra el triunfo, porque se operó en enero y superó una lesión en la columna vertebral que casi le provocó el retiro. Y para el Alemán también se estableció un antes y un después, porque se animó a cerrar una gran etapa para hacer caso a las demandas del presente. Y así mira optimista el futuro.ß

9,4x8,5

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas