Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Plagas: el abecé para mejorar el control

Lunes 30 de octubre de 2017 • 18:27
0
Consejos para controlar las plagas
Consejos para controlar las plagas.

Un informe de Casafe brinda consejos sobre cómo proceder para el control de plagas en la agricultura.

"En general los momentos críticos donde mayormente incide el daño ocasionado por una plaga es en los momentos de definición de rendimiento, este momento varía de acuerdo a cada cultivo. Generalmente los períodos críticos se relacionan con el momento de floración que terminarán generando los órganos de cosecha", sostiene el trabajo.

"Es importante también controlar la época cercana a la cosecha ya que existen ciertas plagas que pueden afectar la calidad del producto cosechado. Como por ejemplo las chinches en soja. Siempre es importante conocer el período de carencia de los productos que utilicemos, el cual determina el período mínimo de tiempo que debe transcurrir entre la última aplicación de un producto fitosanitario y la cosecha del cultivo", indica.

"Si bien es importante monitorear el cultivo durante toda su etapa de crecimiento, al menos una vez por semana, se deberá intensificar el mismo en estos momentos o así también aumentar su frecuencia semanal (2 a 3 días por semana) en momentos de altas temperaturas donde el desarrollo de las plagas tiende a acelerarse", precisa.

Para Casafe, es clave que la persona encargada de la tarea se encuentre capacitada en cuanto al reconocimiento de las plagas y los enemigos naturales a monitorear.

"Si el objetivo es monitorear chinches en soja su distribución será a lo largo de todo el lote, por lo cual habrá que seleccionar al azar diferentes sitios de monitoreo dentro del mismo, algo similar ocurre con las orugas defoliadoras", sostiene.

"Por el contrario, si se desea monitorear trips o arañuelas, estos suelen tener una menor movilidad y ubicarse en zonas bajas o cercanas a montes, por lo cual se deberá comenzar por los bordes de los lotes a fin de lograr identificar los focos de ataque", agrega.

La entidad remarca que hay que tener en cuenta la distribución de la plaga dentro de la planta. Hay plagas como las orugas cortadoras, que atacan el cultivo durante su establecimiento, que se ubican en las zonas más bajas de la planta y pueden encontrarse generalmente en el suelo, mientras que por ejemplo la oviposición de orugas defoliadoras en general se realiza en el envés de las hojas.

"El monitoreador deberá contar con un paño de color claro (el cual permite que al golpear las plantas contra este puedan visualizarse los individuos que se desprenden de ellas), lupa y un anotador a fin de poder llevar un registro de la cantidad y tipo de individuos que se encuentren", recomienda.

De acuerdo a estos registros podrán determinarse los "Umbrales de Acción" (UDA) y tomar la decisión, teniendo en cuenta la plaga y momento del cultivo, de realizar o no un control, ya sea con la aplicación de productos fitosanitarios, liberación de enemigos naturales u otras formas de manejo, aconseja el informe.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas