Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una testigo ratificó que pagó al ex juez Reynoso para que liberara a un narco

Era pareja del hombre favorecido por un fallo; las defensas la denunciaron

Martes 31 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
El juez Reynoso ante un complicado panorama
El juez Reynoso ante un complicado panorama. Foto: Archivo

Tres testigos claves complicaron la situación del ex juez federal Raúl Reynoso, que es juzgado en Salta como líder de una supuesta asociación ilícita anclada en el juzgado de Orán para beneficiar con resoluciones a imputados de narcotráfico a cambio de dinero.

Roxana Brítez fue directa cuando se le preguntó a qué se dedicaba su marido. "Él mexicaneaba cargamentos de cocaína de otros narcos" en la frontera con Bolivia.

Ella fue, junto al abogado David Leiva, de los primeros en animarse a denunciar a Reynoso en Orán. Se había cansado de que su pareja, Guillermo Sarmiento, le pegara, así que decidió denunciarlo en un canal de TV de Orán y luego, el 21 de agosto de 2015, ante la Gendarmería. No sólo denunció a su concubino, sino a aquel a quien le pagaba para salir de la cárcel: Reynoso, según Brítez. "Cuando caía preso él estaba confiado porque siempre arreglaba por plata. Le pagaba al juez para salir", declaró.

Tamaña confesión le valió a Brítez la embestida del abogado Daniel Luna, que defiende al imputado Arsenio Gaona, cuñado del ex magistrado. Pidió que una copia de su declaración fuera enviada a la fiscalía federal de Orán para que se investigue si la mujer "encubrió" al narco Sarmiento.

En minutos, una de las testigos claves del juicio pasó de denunciante a denunciada. El fiscal de Cámara Carlos Amad argumentó que Brítez "nunca pudo haber encubierto a su pareja en aquel momento", pues la unía un lazo afectivo que invalida cualquier obligación legal de denunciarlo. Además -agregó Amad- "Brítez era víctima de violencia de género".

La testigo declaró ayer que ella había pagado en dos oportunidades 90.000 y 30.000 pesos a la abogada María Elena Esper para que su pareja saliera de la cárcel. Y eso ocurrió: horas después de pagar quedaba libre, afirmó la testigo.

Reynoso, que ejerce su propia defensa en el juicio, cometió un error grave: le pidió a Brítez detalles de cómo había sido la entrega del dinero "esa noche". Pero la testigo nunca mencionó en su declaración que la maniobra se hubiese concretado a la noche, como efectivamente ocurrió. ¿Cómo sabía Reynoso que el pago de la coima se había hecho a la noche?, se preguntaron los fiscales.

Los otros dos testimonios importantes de ayer fueron las declaraciones de dos secretarios del juzgado de Orán de los tiempos en que Reynoso era juez. Alejandro Daher y Gustavo Adad contaron una serie de movimientos extraños que se producían en el juzgado y que generaban sospechas de maniobras oscuras. Confirmaron que Reynoso tenía un trato preferencial con algunos abogados, como Esper y Ramón Valor, dos de los cuatro letrados que también son juzgados por asociación ilícita.

Daher detalló que los escritos que presentaban Valor y Esper -que defendían a imputados de narcotráfico y lavado de activos- eran separados del resto y recaían en otro funcionario del juzgado, Miguel Ángel Saavedra, también acusado. Y que la llave del depósito donde se guardaban la droga y la mercadería secuestrada en los operativos la manejaba otro imputado, César Aparicio, un hombre de confianza de Reynoso.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas