Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De 35 días, 400grs y atacado por un perro, el gato Fénix fue salvado de la muerte

Perdió su cola, una parte de su oreja y un segmento de su pata trasera; lograron rehabilitarlo, curarlo y sanar sus heridas, que hoy forman parte del pasado

Miércoles 01 de noviembre de 2017 • 00:37
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Sin oreja, cola, ni patita trasera; Fénix lleva una vida absolutamente normal
Sin oreja, cola, ni patita trasera; Fénix lleva una vida absolutamente normal.

Un llamado telefónico dio inicio a la cadena de voluntades que ató a un pequeño gatito de tan solo 35 días a la vida. "Acá hay un negrito hecho un desastre", avisó el cuidador de uno de los baldíos que atiende la agrupación Gatitos de Belgrano Adopciones, que se ocupa de alimentar, castrar, brindar atención veterinaria y dar en adopción a los gatos en situación de calle que encuentran en ese barrio de la Ciudad de Buenos Aires. Mantas para abrigar al cachorro, toallas, un kit de primeros auxilios y una voluntad inquebrantable acompañaron a Verónica al rescate. "Fue una imagen que nunca vamos a olvidar. Cuando llegamos al lugar no podíamos crer lo que estába ante nuestros ojos. Suponemos que fue atacado por un perro que lo lastimó de gravedad y las heridas que le produjo se fueron deteriorando porque el animalito estaba en la calle y sin atención. Tenía alrededor de 35 dias, pesaba menos 400 grs y estaba en un estado de salud muy grave. Pensamos en llamarlo Fénix, para creer que renacería y tendría una nueva oportunidad", recuerda Verónica Kohut (41), una de las fundadoras de la agrupación y responsable de los cuidados y rehabilitación del gatito.

Fénix en una de las primeras consultas con el veterinario: su pata izquierda trasera estaba vendada para evitar infecciones
Fénix en una de las primeras consultas con el veterinario: su pata izquierda trasera estaba vendada para evitar infecciones.

En cuanto lo tuvo con ella no perdió tiempo y lo llevó al consultorio del Dr. Luciano Cantello, su veterinario de confianza. Fénix había perdido la mayor parte de su cola, parte de su oreja izquierda y el segmento donde se localizan las falanges de su pata trasera izquierda. "Se le administraron calmantes y antibióticos hasta que se estabilizó; además le hicieron una limpieza quirurgica de la patita trasera donde se había formado una suerte de muñón que, con el tiempo, seguramente habría que amputar. Pero como era aún muy pequeño para resistir la anestesia, sus veterinarios decidieron que la amputación completa se haría más adelante cuando creciera un poco", explica Verónica.

El panorama era desalentador. La vida de Fénix pendía de un hilo. Pero sus cuidadores no estaban dispuestos a bajar los brazos. Durante dos semanas visitó la veterinaria diariamente y luego día por medio durante 15 días más. En ese tiempo se le hacían curaciones mientras que las vitaminas, una buena alimentación y el calor y las caricias que recibía en la casa de Verónica comenzaron a hacer efecto. Finalmente y contra todo pronóstico el área que más afectada estaba terminó de curarse: el muñón de su patita cicatrizó completamente. Había pasado un mes desde el momento del rescate y Fénix no sólo había logrado duplicar su peso sino que además caminaba, corría y trepaba con sus tres patitas.

"Fuimos fotografiando y contando diariamente su historia en nuestra página de Facebook y fue increible el amor y ayuda que recibió Fénix de toda la gente que nos seguía. Le donaron alimento, medicación, frazadita, juguetes y sobre todo le enviaron mucho amor, aliento, rezos y buenas energias para acompañarlo en su recuperación. Incluso recibimos muchos mensajes de quienes se ofrecieron a adoptarlo aunque todavía no estaba 100% recuperado", acalara Verónica que se gana la vida como diseñadora gráfica y dedica su tiempo libre a ayudar a los animales que lo necesitan.

Cerrar el círculo

Pasaron unos meses y finalmente apareció un nuevo eslabón en la cadena que le dio una segunda oportunidad a Fénix. Nahuel Acosta y Micaela Garuzzo siguieron su recuperación y se enamoraron de su valentía. "Nuestra historia con Fénix nació en Facebook. No buscábamos un gato cualquiera para adoptar, sentíamos que debía ser uno que nos eligiera, que fuera especial. Con mi pareja recién probábamos la convivencia y sentíamos que nos faltaba algo para compartir tanto amor. Cuando vimos su primera foto y leímos su historia supimos que Fénix era el indicado: un gato con una patita menos, sin cola y sin oreja tan, pero tan chiquito y con ganas de vivir que estuvimos seguros de querer sumarlo a nuestra familia", recuerda Micaela.

Cuando Fénix llegó a su nueva casa -donde iba a convivir con un gato y un perro- fue una verdadera revolución para la pareja. Tenían en sus manos un animalito que necesitaba sanar sus heridas pero que también necesitaba lograr tener una vida sin limitaciones. "Los primeros días era tan escurridizo que se metía adentro de los sillones, se escondía abajo de muebles, cuando se aburría enseguida volvía a darnos toda esa mezcla de amor e indiferencia que lo caracteriza. Tiene una personalidad muy marcada, es independiente, no le gustó nunca que le estén mucho encima, pero siempre viene solo a que lo mimemos, que le rasquemos donde él no llega, reclamando comida o sólo para dormirse encima nuestro amasándonos. Ya no somos 3, somos 5, 2 humanos más 2 gatos y un perro pero él sigue siendo el líder de nuestra manada", dice con una sonrisa quien permitió cerrar el círculo de esta pequeña y tan valiosa vida.

Macareno y Fénix: los hermanos sean unidos
Macareno y Fénix: los hermanos sean unidos.
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas