Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Muerte del rugbier: la novia de la víctima tendrá prisión domiciliaria

Julieta Silva, quien atropelló y mató a Genaro Fortunato, esperará el proceso en su casa

Martes 31 de octubre de 2017 • 18:10
SEGUIR
PARA LA NACION

Julieta Silva (29) -la mendocina que atropelló y mató a su novio rugbier, Genaro Fortunato (25)- abandonará la cárcel y seguirá el proceso en su contra en su casa, luego de acceder al beneficio de prisión domiciliaria, por lo que podrá estar nuevamente con sus dos hijos.

Así lo determinó la Justicia de San Rafael luego de la apelación que realizó la defensa de la mujer, en manos del reconocido abogado y ex funcionario justicialista, Alejandro Cazabán, en base a las últimas pruebas que presentaron en los últimos días, lo que significó además que la Primara Cámara del Crimen solicitara a la fiscal que lidera la causa, Andrea Rossil, que se realice una nueva imputación contra la mujer. La calificación pedida por el tribunal integrado por Alejandro Celeste, Néstor Murcia y Jorge Yapur apunta al "homicidio culposo agravado" y alternativamente "homicidio simple" para que se investiguen ambas hipótesis. De esta manera, pierde fuerza la acusación inicial de "homicidio doblemente agravado por el vínculo de pareja y por alevosía". De hecho, se le llamó la atención a la funcionaria del Ministerio Público por tomar "una decisión apresurada".

La semana pasada se conocieron dos pruebas clave para el giro que acaba de producirse: un video donde se observa a Julieta saliendo del boliche La Mona junto con Genaro sin mantener una pelea y un informe donde se confirma que el auto Fiat Idea que conducía Silva al momento de la tragedia tenía los vidrios empañados, debido a las condiciones climáticas de la madrugada del 9 de septiembre.

El relato de Silva disiente con el análisis del hecho que hace la fiscal, en base al testimonio de un cuidacoches. La imputada aseguró que Genaro no quería que ella se fuera, pero emprendió la marcha y él cayó al piso. La mujer condujo unos 150 metros, realizó una U y regresó a entregarle un celular a su novio, pero dijo que no vio su cuerpo tirado en la calle ya que no llevaba los lentes por lo que pensó que "había un pozo". El joven falleció por aplastamiento de cráneo.

Te puede interesar