Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Aerolíneas: los gremios amenazan con más medidas la semana próxima

Más de 40.000 pasajeros fueron afectados por el paro que convocaron cinco sindicatos; en la compañía analizan llevar el reclamo a la Justicia; hoy, por la huelga, se cancelan 33 vuelos

Miércoles 01 de noviembre de 2017
0
La PSA custodiaba los mostradores de Aerolíneas ayer
La PSA custodiaba los mostradores de Aerolíneas ayer.

El Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery, ayer, estaba casi vacío. Era una postal pocas veces vista como consecuencia de un paro de trabajadores de Aerolíneas Argentinas y Austral para reclamar por un aumento salarial que afectó a 40.000 pasajeros que debían tomar 380 vuelos, entre internacionales y de cabotaje. Por un efecto arrastre, la compañía estatal anunció que hoy no saldrán 33 vuelos.

La situación, lejos de resolverse, podría repetirse la semana próxima. Así lo afirmó, en una conferencia de prensa, Rubén Fernández, el jefe del gremio aeronáutico UPSA, uno de los cinco sindicatos que convocaron a la medida de fuerza.

Las oficinas vacías y los puestos de check in de Aerolíneas estaban custodiados por personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Y aunque no eran una multitud, algunas personas permanecían varadas en la terminal. Pasaron la noche allí, sin dinero suficiente o esperando una respuesta a la pregunta "¿cuándo viajamos?".

Uno de los pasajeros que esperaban, ayer, era Arbey Gutiérrez, que adoptó el hall de entrada del aeropuerto como una casa provisoria. Cuando anteayer arribó a Ezeiza desde Colombia, nadie le advirtió que su vuelo a Neuquén había sido cancelado. Llegó al Aeroparque y se encontró con la noticia: su familia, que ya se encuentra en el sur argentino, debería esperar para verlo. "No sé cuándo viajaré ahora", dijo el joven. Buscó a algún empleado de Aerolíneas que le diera información sobre la reprogramación del vuelo, pero sólo se encontró con oficinas desiertas. Tampoco le contestaron por teléfono.

Un poco más allá de Gutiérrez, en un rincón del primer piso de la terminal, intentaba descansar Juliana Veríssimo, una brasileña que, aun incómoda por el lugar, no perdía la sonrisa. "Nadie nos avisó con anticipación que no habría vuelo", contó a LA NACION. Ella estaba esperando a su marido, que había salido a recorrer el aeropuerto en busca de alguna respuesta. Las agradables vacaciones que la pareja había disfrutado en El Calafate, en Santa Cruz, se veían opacadas por el paro. "Mi esposo tenía que volver a trabajar a Brasil", agregó con preocupación.

A pesar de que el paro fue convocado para ayer, empezó a afectar la actividad en el aeropuerto de Ezeiza y en el Aeroparque anteayer cuando 50 vuelos que tenían previstos despegues o aterrizajes después de la medianoche fueron cancelados. ¿La razón? En ese momento, los pilotos señalaron que el paro programado comenzaba mientras estaban en pleno vuelo.

Los gremios reclaman un aumento salarial de hasta el 26 por ciento, mientras que Aerolíneas ofrece un incremento del 16% con cláusula gatillo y un bono no remunerativo.

Como gran parte de los 40.000 pasajeros afectados ya estaban informados del paro, ayer ni en el Aeroparque ni en Ezeiza se vivieron episodios de desesperación.

"Lamentablemente, si no hay acuerdo salarial, sí [habrá nuevas medidas de fuerza], como lo haría cualquier otro gremio", precisó Fernández. El titular de UPSA advirtió que podrían generarse otros inconvenientes ya que, además del conflicto en Aerolíneas, en los próximos días también vencen las paritarias de Intercargo [servicio de rampas] y del grupo Latam, uno de los principales operadores aéreos que tiene presencia en el país. "No depende sólo de nosotros, no es unilateral. Acá hay un contexto. Esperamos que alguien recapacite y haga bien los números", subrayó. Con esa frase, cuestionó al presidente de Aerolíneas, Mario Dell'Acqua, que había hecho referencia a salarios de entre 250.000 y 300.000 pesos en el sector aeronáutico.

"Los argentinos elegimos salir de este tipo de aprietes. Estamos analizando tomar alguna medida judicial", señaló Dell'Acqua, ayer, en diálogo con Radio Mitre. Y deslizó que el paro no se relaciona con el reclamo salarial: "Todo esto me hace pensar que no tiene que ver con uno o dos puntos más de salario. Una vez más, estos gremios acostumbrados al apriete, a la extorsión, nos dicen que van a parar a partir de la medianoche y empiezan a las seis de la tarde, y anularon todos los vuelos internacionales en un mandato de APLA [Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas]. Esto no pasa desde 1986".

Esperar

Otro es el drama de los pasajeros de Aerolíneas que están varados en el exterior, como Margarita Villegas, de 65 años. Ella, junto a su esposo, debía regresar el domingo pasado a Ezeiza desde Nueva York. Sin embargo, su vuelo fue reprogramado tres veces. "Yo estoy con una lumbociatalgia. En la ida viajé con un poco de dolor, nada más, pero desde el jueves pasado apenas puedo caminar y no salgo de la habitación. Además, sufro de alta presión y presión ocular", detalló.

Más allá de la necesidad de viajar junto a su esposo, Villegas tiene agendadas dos visitas al médico y debe hacerse una intervención a su regreso a Buenos Aires. Después de batallar telefónicamente, le ofrecieron tres opciones: viajar el 31 sola, la devolución del 100% del pasaje en el término de los 120 días y con ese monto sacar otro vuelo, o viajar el viernes junto a su marido.

Frente al paro, la política implementada por Aerolíneas incluye la posibilidad de cambiar la fecha del vuelo sin cambios de tarifa o cobro de penalidad manteniendo la ruta, para hacer el viaje hasta el 30 de noviembre; usar el ticket como crédito para cualquier ruta o vuelo en el plazo de un año (aquí sí cabe penalidad y cambio de tarifa); o el reintegro del 100% del pasaje. Para gestionarlo, los pasajeros pueden ingresar al sitio web de la empresa www.aerolineas.com.ar/es-ar/reservas_servicios/devolucion o comunicarse con el 0810-222-86527.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas