Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un sanitarista para atender la crisis del sistema de salud

Miércoles 01 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Adolfo Rubinstein, ministro de Salud
Adolfo Rubinstein, ministro de Salud.

El despacho que dejará Jorge Lemus lo ocupará Adolfo Rubinstein, un médico especializado en salud pública y economía de la salud con más de un centenar de publicaciones en las principales revistas científicas nacionales e internacionales. Cercano a Ernesto Sanz , llegó a la función pública este año, con la reestructuración del organigrama ministerial y el desembarco de la UCR al frente de un puesto clave: la Secretaría de Promoción de la Salud, Prevención y Control de Riesgos. De allí dependen la provisión de medicamentos esenciales para la población y los programas de salud mental y adicciones, sida e infecciones de transmisión sexual, enfermedades no transmisibles, como las cardiopatías, la diabetes, la obesidad o el tabaquismo, entre otras.

Para asumir, Rubinstein renunció a la dirección general del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria, un centro de investigación afiliado a la Facultad de Medicina de la UBA y unidad ejecutora del Conicet, que fundó en 2002. También condujo el Centro de Excelencia en Salud Cardiovascular para América del Sur, creado para combatir enfermedades crónicas en países en desarrollo. "En la Argentina, el 60% de la población se muere por enfermedades crónicas, y de ese porcentaje más del 30% es por alguna enfermedad cardiovascular, que hoy es la primera causa de muerte y a veces no recibe la atención que merece", declaró entonces a LA NACION.

Graduado en la UBA en 1982, se doctoró con orientación en salud pública en 2001. Es magíster en Epidemiología Clínica de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard y obtuvo un posgrado en Economía de la Salud Internacional en la Universidad de York.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas