Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La reforma traería un alivio para los autónomos en el impuesto a las ganancias

La propuesta implica reducir el monto de ingresos sobre el que se calcula el tributo; se mantiene una desigualdad con los asalariados

Miércoles 01 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
La reforma traería un alivio para los autónomos en el impuesto a las ganancias
La reforma traería un alivio para los autónomos en el impuesto a las ganancias.

Los cambios tributarios que plantea el Gobierno incluyen una modificación de la ley de ganancias para aliviar el pago del impuesto en el caso de los autónomos. Estos contribuyentes -son 398.500, según el último informe estadístico del Ministerio de Trabajo - tienen una carga fiscal derivada de este tributo mucho más elevada que la que pesa sobre los asalariados, y pagan a partir de ingresos más bajos.

La propuesta oficial es duplicar la llamada deducción especial, que es un monto que se resta de los ingresos de la persona antes de hacer el cálculo de cuánto deberá pagarse de impuesto. Entonces, como el tributo se calculará sobre una base más baja, el resultado será, lógicamente, una carga menor. De todas formas, la situación no se equiparará con la de los asalariados. Según el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , la propuesta actual será un paso dentro de una serie de modificaciones graduales que seguirán reduciendo el diferencial.

La llamada deducción especial equivale, para el ejercicio fiscal 2017, a $ 51.967 anuales, la misma cifra que corresponde a la denominada ganancia no imponible. El sistema funciona de la siguiente forma: si por ejemplo alguien tuvo ingresos por $ 500.000 en un año (netos de los aportes jubilatorios y de otros conceptos que pudo haber deducido, como la prepaga), antes de aplicarse la alícuota de Ganancias que corresponda, se descuentan de ese ingreso $ 103.934 (la suma de los dos conceptos: deducción especial y ganancia no imponible). Y así se calcula el impuesto sobre un ingreso de $ 396.066. Con el esquema vigente para este año, en ese caso se pagará por Ganancias $ 98.023 (el ejemplo es para alguien sin cargas de familia, ya que si pueden aplicarse deducciones por cónyuge e hijos, la carga fiscal será inferior).

Según el proyecto oficial, como la deducción especial se duplicaría, se descontaría del ingreso neto un monto equivalente a $ 51.967 multiplicado por tres. Y de esta forma, el impuesto se calcularía finalmente sobre $ 344.099. Entonces, el monto a tributar en función de la tabla actualmente vigente sería de $ 79.835, un 18,5% menos que lo que se paga con el esquema actual.

En el caso de asalariados, la deducción especial es mucho más elevada y del salario anual neto se restan $ 301.408,6 por los ítems de deducción especial y ganancia no imponible. Esa cifra se compara con los $ 155.901 que se restarían del ingreso del autónomo en caso de prosperar el proyecto del Gobierno. Así se seguiría manteniendo una brecha entre autónomos y asalariados, pero menor que la actual.

"Estamos en el buen camino", opinó, al analizar el anuncio Humberto Bertazza, presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires. La entidad que agrupa a los contadores en la jurisdicción porteña mantiene desde hace mucho tiempo su reclamo de una equiparación de la situación de los autónomos, frente a Ganancias, con la de los asalariados.

Un ejemplo aportado por el Consejo muestra que para alguien con ingresos netos de $ 200.000, el impuesto bajaría de $ 11.252 a $ 3292 si se aplica la propuesta, siempre considerando el esquema vigente para el ejercicio fiscal 2017 (hay que tener en cuenta que en 2018 las cifras en pesos serán diferentes).

Este año, un autónomo sin cargas de familia tributa a partir de un ingreso neto de $ 103.934 al año -hechas las deducciones posibles, entre las que están el pago de salarios de servicio doméstico-. Si en este 2017 se cobrara el impuesto según el esquema propuesto, esa cifra sería de $ 155.901.

Por lo general, los tributaristas sostienen que, con la capacidad de control que tiene la AFIP, no hay justificativo para mantener la diferencia en el trato fiscal que se les da a los autónomos. Bertazza agregó que el desfase es muy grande y que, si bien ahora la propuesta está bien orientada, aún faltará para llegar al fin pretendido.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas