Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Cómo se fabrica un ascensor?

¡Suben y bajan! ¡Suben y bajan! Cómo es el largo y complejo sistema de producción del ascensor, esa increíble máquina que pesa tres toneladas.

Miércoles 08 de noviembre de 2017 • 15:48
SEGUIR
LA NACION
0
La realización de un ascensor paso a paso
La realización de un ascensor paso a paso. Foto: Brando / Sol Santarsiero

Subimos y bajamos como si nada, como si al apretar el botón del piso de nuestro departamento no sucediera nada extraordinario. Lo cierto es que cada vez que subimos de forma tan natural a un ascensor se activan cientos de mecanismos invisibles que son los que permiten parte del funcionamiento de la vida moderna. Porque, pensemos, qué sería de las miles de torres y edificios altos sin los ascensores.

Luego de tomar las medidas del pasadizo por donde circulará el ascensor, los números adquieren entidad digital que servirá para su posterior fabricación
Luego de tomar las medidas del pasadizo por donde circulará el ascensor, los números adquieren entidad digital que servirá para su posterior fabricación. Foto: Brando / Sol Santarsiero

En nuestro país, Cóndor, una de las empresas líderes en este mercado, se dedica a fabricar las más de mil piezas que componen un ascensor: desde la cabina hasta el sistema electrónico que no vemos y también el mecanismo esencial de poleas, cables y contrapesos. Unos 3.000 kilos en total que se distribuyen en cortes determinados de distintos tipos de acero.

La materia prima básica en la construcción de un ascensor es el acero
La materia prima básica en la construcción de un ascensor es el acero. Foto: Brando / Sol Santarsiero

El trabajo empieza cuando los técnicos llegan a un edificio para tomar las medidas exactas del pasadizo por donde circulará el ascensor. Con esos datos se confecciona el plano que será la base sobre la que se asiente toda la producción. Una vez finalizado el diseño, se pasa a la realidad material en el sector de maquinarias. Aquí, las planchas de acero se cortan, se pliegan, se perforan y se sueldan. Las piezas grandes -hojas de puertas, contrapesos, poleas- y pequeñas -tablero, botones, bulonería- se fabrican todas a la vez para luego armar los kits que se montarán en el edificio.

Las distintas clases de acero atraviesan diferentes etapas de producción. La plegadora combina trabajo manual y automatizado
Las distintas clases de acero atraviesan diferentes etapas de producción. La plegadora combina trabajo manual y automatizado. Foto: Brando / Sol Santarsiero

El ascensor en sí se construye a partir de una estructura de carpintería metálica que se arma primero en la fábrica para comprobar que todas las piezas encajen a la perfección. Pero el ascensor es mucho más que una cabina.

Los operarios reciben las órdenes de trabajo con las medidas justas para modelar el acero. Las piezas sueltas se reúnen en un kit para armar que las organiza
Los operarios reciben las órdenes de trabajo con las medidas justas para modelar el acero. Las piezas sueltas se reúnen en un kit para armar que las organiza. Foto: Brando / Sol Santarsiero

En otro sector, trabajan los técnicos que ensamblan los paneles eléctricos responsables del funcionamiento de todo el aparato. Dichos paneles se instalan por fuera del ascensor para dirigirlo todo: desde la apertura o cierre de puertas hasta la subida y bajada del móvil, pasando también por el sistema de paracaídas que detiene al ascensor cuando percibe que circula a una velocidad mayor a la normal.

En un sector silencioso y aislado de la fábrica, se ensamblan los componentes de los tableros electrónicos
En un sector silencioso y aislado de la fábrica, se ensamblan los componentes de los tableros electrónicos. Foto: Brando / Sol Santarsiero

En promedio, un ascensor cuesta $500.000 y tarda unos seis meses en fabricarse. Se trata de un modelo reglamentado con capacidad para llevar 450 kilos sintetizados en seis personas. La empresa produce un aproximado de 45 ascensores por mes.

Un ascensor estándar terminado
Un ascensor estándar terminado. Foto: Brando / Sol Santarsiero
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas