Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nueva York: otra vez el horror

Jueves 02 de noviembre de 2017
0

La Argentina toda está conmocionada por el asesinato simultáneo de cinco conciudadanos en Nueva York como consecuencia del fanatismo religioso que, nuevamente, impulsó a una persona trastornada por la violencia a salir a matar a civiles inocentes.

En una masacre llevada a cabo por uno de los tantos "lobos solitarios" que acechan a la civilización como parte del violento conflicto que enfrenta a una pequeña y fanática parte del mundo islámico con el resto, perdieron la vida estos cinco compañeros de colegio que celebraban los 30 años de su egreso. Para el derecho humanitario internacional, esos crímenes pueden ser ciertamente considerados delitos de lesa humanidad.

Una vez más, una tragedia nos obliga a recordar y a acompañar a estas dolientes familias como a las de tantísimas otras víctimas de atentados que tuvieron lugar en numerosos países y que costaron las vidas de compatriotas en Barcelona e Israel, sin olvidar a los cinco que fallecieron en 2001 en las Torres Gemelas.

Una vez más, se impone reflexionar sobre las angustiosas y terribles consecuencias de este accionar violento. No podemos dejar de recordar los atentados que tuvieron lugar en nuestro país contra la embajada de Israel, primero, y contra la sede de la AMIA, después, episodios que aún no fueron debidamente esclarecidos.

Tampoco podemos dejar de asociar con este enrarecido y convulsionado clima internacional los hechos registrados en la década del 70 en la Argentina, cuando organizaciones terroristas dominaban la escena local.

A diferencia de lo sucedido con el terrorismo de Estado, a cuyos responsables hemos juzgado y castigado, los asesinos que integraron aquella insurgencia violenta continúan sin asumir sus responsabilidades frente a una sociedad todavía silenciosa ante estos claros artífices de tantos asesinatos. Son muchas las asignaturas pendientes que, en algún momento, nuestra sociedad deberá saldar en el camino hacia la reconciliación. Nunca habrá razón alguna que justifique el asesinato de civiles inocentes ni el abandono de las víctimas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas