Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tres mujeres fueron víctimas de manoseos y de exhibiciones obscenas en pleno vuelo

Los episodios se produjeron en servicios de Latam, Air France y American Airlines; las denuncias se hicieron tras los aterrizajes en Ezeiza; ya hubo un procesamiento

Jueves 02 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION

Cuando Laura C. O. subió al avión en el que viajaría de Bogotá a Buenos Aires nunca imaginó que el vuelo se transformaría para ella en una pesadilla. Otro pasajero, un argentino de 29 años, se sentó cerca de ella; en determinado momento, mientras la miraba, comenzó a masturbarse. La situación fue denunciada por la joven, colombiana, y confirmada por la tripulación de la aeronave. La justicia argentina procesó al hombre por el delito de exhibiciones obscenas, agravadas por haberlas hecho delante de un menor de edad.

El hecho ocurrió en el vuelo JJ8013 de la empresa Latam que despegó del aeropuerto de la capital colombiana el 19 de octubre y aterrizó en Ezeiza el 20. El acusado, identificado sólo como E. G., empleado de una clínica, estuvo preso siete días y fue liberado tras el procesamiento firmado por el ºjuez federal de Lomas de Zamora Federico Villena.

El atentado contra el honor de la joven colombiana no fue el único ataque sexual ocurrido recientemente en un vuelo a la Argentina. En su último turno, que terminó ayer, Villena tuvo otros dos casos, el fin de semana pasado. Esta vez, en sendos servicios de las empresas Air France y American Airlines (AA). Son los primeros episodios de este tipo en los que le tocó intervenir en los dos años que lleva al frente del Juzgado Federal Nº 2 de Lomas de Zamora, que tiene jurisdicción en la aeroestación, según informaron a LA NACION calificadas fuentes judiciales.

Los tres casos fueron reportados en Ezeiza en los últimos días de octubre
Los tres casos fueron reportados en Ezeiza en los últimos días de octubre. Foto: Archivo / Soledad Aznarez

En el vuelo de la aerolínea europea, el imputado es un joven francés que llegó al país para participar de una competencia de aeromodelismo. En el caso de AA, en tanto, la víctima fue una profesora de fitness y el acusado es pariente de un encumbrado dirigente de un importante club de fútbol local.

La calificación legal del hecho en el que está imputado el ciudadano francés es similar a la del caso que tuvo por víctima a la chica colombiana: exhibiciones obscenas. El acusado, de 22 años, también fue descubierto cuando se masturbaba. En cambio, en el caso del vuelo de American, el sospechoso está imputado por un delito más grave: abuso sexual simple. Se lo acusó de haber manoseado a una pasajera en la zona púbica.

A pesar de que no hay muchas denuncias de este tipo de delitos en aviones, los tres casos ocurridos en poco más de una semana preocuparon a las aerolíneas. American Airlines informó que no opinará sobre lo sucedido mientras no haya una resolución judicial. Tanto desde Latam como desde Air France explicaron a LA NACION cómo es su protocolo ante este tipo de situaciones.

"La tripulación es la que intenta resolver las situaciones que afectan la seguridad, la higiene o el buen orden de los pasajeros del vuelo o que interfieran con el trabajo del personal de la compañía durante el servicio", señalaron desde Latam.

Y agregaron: "Si el pasajero no acata las instrucciones del personal, se informa del incidente al comandante, que evalúa y resuelve entre varias opciones, como el regreso de la aeronave, el desembarque inmediato, el desvío a un aeropuerto alternativo o continuar con el itinerario para tomar medidas al llegar a destino. En el aeropuerto se da intervención a la policía local y, posteriormente, al juez de turno". La aerolínea aclaró que es la primera vez que sufren un incidente de este tipo con un pasajero a bordo.

Desde la compañía francesa confirmaron lo sucedido en el vuelo AF228 que cubría la ruta París/Charles de Gaulle-Buenos Aires el 29 de octubre. Mediante un comunicado afirmaron que están "colaborando estrechamente con la investigación abierta por las autoridades argentinas".

También sostuvieron que no tenían registro de este tipo de comportamientos en un vuelo. Aunque no tienen un protocolo a seguir ante hechos de abuso o acoso sexual, la tripulación sí cuenta con distintos procedimientos para evitar conflictos en vuelo. "Ejercen un control regular de cabinas y aseos cada 15 minutos, y se realizan vigilancias muy estrictas en los vuelos nocturnos", explicaron fuentes de Air France.

En próximos días, el juez Villena definirá la situación procesal de los acusados que protagonizaron los hechos en los vuelos de Air France y de AA. En el primero de esos casos, la cuestión promete no agotarse en esos dos imputados. Según pudo saber LA NACION, la víctima del vuelo que despegó de París también quiere que el comisario de a bordo sea indagado por amenazas.

En el caso ocurrido en el vuelo de Latam, al resolver la situación procesal del imputado, el juez Villena sostuvo: "El hecho imputado a E. G. se materializó en primera medida con la denunciante -entre otras personas mayores de edad, como la tripulación y demás pasajeros- y también con el menor de edad que se encontraba viajando en el asiento contiguo al del encausado. Otro punto a destacar es el hecho de que fue realizado en un sitio público, esto es, un avión en el cual viajaban varios pasajeros, generando que esta conducta esté en condiciones de ser vista de manera involuntaria por aquéllos".

Para el juez, el acusado actuó con desprecio por el género femenino. "Resulta fundamental destacar que cuando las azafatas lo vieron masturbándose, él las observó y, sin cesar en su acción, continuó como si nada estuviese pasando. Esta circunstancia denota, a criterio de este magistrado, un desprecio por el género femenino, toda vez que cuando el personal masculino de la tripulación se acercaba a E. G. deponía su actitud", concluyó el juez federal Villena.

En esta nota:
Te puede interesar