Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Reimaginar los museos, un "deporte de alto riesgo"

La segunda edición del encuentro Museo ReImaginado reúne en Medellín más de 600 especialistas, en un ambiente atípico y con mucho color

Jueves 02 de noviembre de 2017 • 11:37
SEGUIR
PARA LA NACION
0
La ponencia de Brigitte Luis Guillermo Baptiste, casi un stand up
La ponencia de Brigitte Luis Guillermo Baptiste, casi un stand up. Foto: Archivo

MEDELLÍN, Colombia. Una vista a los cerros nubosos, entre frondosos vegetales y el repiqueteo de pájaros insolentes no parece el marco más adecuado para un encuentro de profesionales de museos de toda Latinoamérica y otras partes del mundo. Mucho menos cuando la oradora es Brigitte Luis Guillermo Baptiste, bióloga transexual directora del Instituto Alexander Von Humboldt de Bogotá. Con un solero escotado se dirige al público con voz gruesa y habilidades performáticas comparando problemas de identidad en la ecología con problemas de género. Es imposible permanecer indiferente ante su ponencia ("Ecologías Queer") que abre la primera jornada de la segunda edición del Museo ReImaginado en el Orquideorama del Parque Explora de Medellín. Brigitte define la museografía como un "deporte de alto riesgo"; utiliza personajes de Alicia en el país de las maravillas para explicar la problemática del páramo colombiano; muestra slides de travestis ("ecosistema urbano") y visiones de ayahuasca y crea un momento teatral cuando deja caer la peluca rojiza con la que se la había visto pisar el escenario. Se va diciendo: "el museo queer debe producir los monstruos del futuro". Arranca aplausos de stand up.

Nada es lo que parece aquí. Ni la ponencia remite a congresos y convenciones museográficas ni los 22 mil metros cuadrados del Parque Explora siempre fueron este modelo de convivencia entre un museo de ciencia y tecnología y un parque natural. Antes había en este lugar un basural a donde caían en picada los desangelados de Medellín excluidos de absolutamente todo. La ciudad deja ver costuras de marginalidad sin dificultad pero el cambio en las últimas dos décadas ha sido enorme y eso es lo que motivó a Américo Castilla, ideólogo del Museo ReImaginado a través de la Fundación Typa, a elegir a la ciudad paisa como sede de la edición 2017. "Medellín es un ejemplo de la ejecución de políticas públicas a través de la cultura. Está a la vista. Viniendo acá uno se da cuenta que es posible que un gobierno inteligente a lo largo de cinco alcaidías distintas haga de un lugar muy conflictivo otro inclusivo. Los cerros se integraron con escaleras mecánicas y en cada parada del cable carril que sube a los barrios más populares hay una biblioteca. Y eso se hizo con la comunidad".

El encuentro dura tres días y reúne a más de 600 profesionales en jornadas y talleres. Los oradores y conferencistas que se reparten entre el Orquideorama y los distintos auditorios del complejo tienen un perfil muy claro. Dice Castilla: "Buscamos específicamente gente que estuviera en un tono que pusiera en cuestión la realidad actual de los museos. Sobre todo su función social. No se trata de hacer declaraciones ampulosas a la sociedad sino casos concretos, presentar buenas prácticas y crear comunidad".

Américo Castilla en una de las pantallas del Parque explora
Américo Castilla en una de las pantallas del Parque explora. Foto: Archivo

En esta primera jornada ha hablado, por ejemplo, David Anderson del Museo Nacional de Gales. Podría parecer ajeno ante la problemática regional pero dentro del Reino Unido su situación es ligeramente marginal. Anderson explica como utilizó su museo para integrar a los mineros, víctimas notorias del neoliberalismo thatcherista. Frente a los museos estrella del mundo, expandidos ahora a través de franquicias, la cumbre de Medellín podría ser la de unos museos no alineados, para tomar una categoría vintage de la geopolítica. Para no ir más lejos, el Museo de Antioquia donde la jornada se cerrará hacia la noche, aquí, en el áspero downtown de Medellín. Se trata de un edificio patrimonial de 136 años cuyo mayor benefactor es Fernando Botero. Carolina Chacón Bernal, curadora adjunta, explica un programa que hizo que el edificio dejara de ser un depósito de esculturas de Botero para involucrarse con lo que lo rodea: una comunidad de prostitutas llamada "Guerreras del centro". Así, ahora también se guardan allí historias de vida de las chicas que además fueron convocadas para dar visitas guiadas muy subjetivas por la obra del hijo pródigo de la ciudad.

Se habla de la revolución pingüina de 2006, que no es el ascenso de Kirchner sino la ocupación de la calle por los estudiantes secundarios en Santiago de Chile. Lo hace la joven directora del Museo de la Educación Gabriela Mistral y dice que el museo se había vuelto absurdo si no incorporaba esa lucha en su guión. Ergo, la colección se nutrió de objetos y audios de la protesta y el museo, estatal, tomó posición en el debate sobre la educación libre en Chile.

La cuestión política atraviesa el encuentro. En el Planetario, Elaine Heumann Gurian, una consultora top de 80 años, pelo corto y zapatillas, realiza una catarsis pública. Dice que el ascenso "proto-fascista" de Trump hace que sienta que es estadounidense solo por un accidente biológico. "Me interesan los museos como entidades políticas", afirma. Más tarde, Lucía González, de la oficina del Alto Comisionado para la Paz de Colombia, en una mesa redonda llamada "El museo expandido" cita el caso de los colonos del Valle de Cúcuta que han tenido que negociar su existencia con las FARC en el marco de un estado absolutamente ausente. Cuenta que quieren tener un museo propio donde se cuente su historia pero que "lo imaginan como una casa con cuadritos colgados". Y dice que eso es porque todos hemos contribuido a crear una imagen hegemónica de cómo debe ser un museo.

La imagen de Brigitte Luis Guillermo Baptiste quitándose su peluca bajo una vegetación tupida e invasiva, arropada por pájaros sibilantes definitivamente no lo es.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas