Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En fotos: la lucha de una madre para encontrar a su hija que desapareció en julio

Marta Ramallo no sabe nada de su hija Johana, de 23 años, desde hace más de tres meses

Jueves 02 de noviembre de 2017 • 17:30
Marta se esfuerza para que las reuniones y actividades por Johana no afecten a sus hijos e hijas
Marta se esfuerza para que las reuniones y actividades por Johana no afecten a sus hijos e hijas. Foto: Lisandro Amado

Marta Ramallo tiene 37 años y vive en La Plata. Esta mujer se enfrenta diariamente a varios problemas, entre otros, la falta de recursos para darle una vida digna a sus siete hijos.

Marta se esfuerza para que las reuniones y actividades por Johana no afecten a sus hijos e hijas
Marta se esfuerza para que las reuniones y actividades por Johana no afecten a sus hijos e hijas. Foto: Lisandro Amado

Pero hoy le toca enfrentarse a la situación más difícil de su vida: la desaparición de su hija Johana. La joven de 23 años fue vista por última vez el 26 de julio y su familia está segura de que fue secuestrada por una red de trata para la explotación sexual.

Desde ese día, el rostro de Marta ya no suele alumbrarse con una sonrisa, pero tampoco conoce gestos de desaliento. En dos meses y medio, Marta no dejó de difundir la búsqueda por todos los medios y tampoco bajó los brazos ante las lentas respuestas del sistema judicial y policial. Tampoco se dejó amedrentar por las amenazas que asegura que sufre por parte de policías.

La madre de Johana Ramallo se mantiene firme al hablar de las muchas dificultades que encuentra en la búsqueda
La madre de Johana Ramallo se mantiene firme al hablar de las muchas dificultades que encuentra en la búsqueda. Foto: Lisandro Amado

La denuncia por la desaparición de Johana se realizó a pocas horas de su ausencia. La primera fiscal que estuvo a cargo del caso es Betina Lacki, quien caratuló la causa como averiguación de paradero.

Fue recién tras 56 días sin Johana que las gestiones de las abogadas Silvina Perugino, Josefina Rodrigo, y Víctor Hortel, apoyadas por las personas y organizaciones que acompañan a Marta, lograron poner la investigación en manos de la justicia federal, para que se la trate con la profundidad acorde a este tipo de casos.

No fue fácil para Marta juntar objetos que le permitan tener presente a su hija desaparecida, las fotos y recuerdos de la infancia de Johana se perdieron en el incendio que la familia sufrió el año pasado
No fue fácil para Marta juntar objetos que le permitan tener presente a su hija desaparecida, las fotos y recuerdos de la infancia de Johana se perdieron en el incendio que la familia sufrió el año pasado. Foto: Lisandro Amado

Marta Ramallo siempre fue una mujer de carácter firme y de una esperanza a toda prueba, como lo demostraba cocinando en la olla popular que alimentó de 2010 a 2013 a chicos y chicas en situación de calle del centro platense, y apoyando a sus hijos en los proyectos educativos que encaraban junto a estudiantes y docentes de la UNLP.

Marta conoce muy bien el poder de la solidaridad y gracias a ella logró reconstruir su casa después del incendio que sufrió en febrero del 2016. Hace tiempo que sueña con hacer de su casa un comedor y merendero para los niños y niñas de su barrio, y hoy desea profundamente que su abnegado trabajo sirva para movilizar a la ciudadanía en la lucha contra las redes de trata y explotación sexual.

La claridad se hace fuerza en sus palabras: "Yo no me voy a quedar acá deprimida en mi casa, voy a salir, voy a golpear las puertas que haya que golpear, y voy a mover cielo y tierra si es necesario para que me devuelvan a mi hija".

Johana es mamá de una niña que hoy tiene 6 años, y quedó sola con su padre
Johana es mamá de una niña que hoy tiene 6 años, y quedó sola con su padre. Foto: Lisandro Amado
A escondidas de Marta, los hermanitos de Johana dejaron las huellas de su angustia por distintos lugares de la casa
A escondidas de Marta, los hermanitos de Johana dejaron las huellas de su angustia por distintos lugares de la casa. Foto: Lisandro Amado
Marta sabe de los peligros de enfrentar a las redes de trata, pero lejos de quedarse en su casa, sale con más decisión a dar diariamente la lucha para que le devuelvan a su hija
Marta sabe de los peligros de enfrentar a las redes de trata, pero lejos de quedarse en su casa, sale con más decisión a dar diariamente la lucha para que le devuelvan a su hija. Foto: Lisandro Amado
Marta dijo: Yo no me voy a quedar acá deprimida en mi casa, yo voy a salir, voy a golpear las puertas que haya que golpear, y voy a mover cielo y tierra si es necesario para que me devuelvan a mi hija
Marta dijo: Yo no me voy a quedar acá deprimida en mi casa, yo voy a salir, voy a golpear las puertas que haya que golpear, y voy a mover cielo y tierra si es necesario para que me devuelvan a mi hija. Foto: Lisandro Amado
Marta no frena su marcha, sabiendo que no está sola en la lucha, y que gracias a su esfuerzo, cada vez son más quienes se suman a decir Basta de Trata
Marta no frena su marcha, sabiendo que no está sola en la lucha, y que gracias a su esfuerzo, cada vez son más quienes se suman a decir Basta de Trata. Foto: Lisandro Amado

Texto y fotos: R. Lisandro Amado.

Te puede interesar