Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Art Basel Cities abre en Buenos Aires un nuevo capítulo para el arte argentino en el mundo

Hoy se inauguró Art Basel Cities House, en Basavilbaso 1233, donde habrá talleres y charlas hasta el domingo

Fachada de la mansión de Basavilbaso 1233, sede de Art Basel Cities House
Fachada de la mansión de Basavilbaso 1233, sede de Art Basel Cities House. Foto: Gentileza Art Basel
Jueves 02 de noviembre de 2017 • 16:34
SEGUIR
LA NACION
0

"Intensidad y pasión." Esas características de la cultura porteña definieron que Buenos Aires fuera la elegida entre seis ciudades del mundo para lanzar el programa global Art Basel Cities. Así lo reconoció a LA NACION Patrick Foret, director de iniciativas de negocios de la feria de arte líder en el mundo, en una breve entrevista medida con precisión suiza.

Gran parte de esa intensidad la aportaron tres personas, que empujaron las piezas del dominó: Alec Oxenford, presidente de arteBA Fundación, convenció primero de la importancia del proyecto a su amigo Horacio Rodríguez Larreta. "Me torturó", bromeó hoy el jefe del Gobierno porteño ante la prensa internacional, al inaugurar la Art Basel Cities House en Basavilbaso 1233.

Lanzamiento de Art Basel Cities Buenos Aires, con Diego Radivoy, Patrick Foret, Horacio Rodríguez Larreta y Marc Spiegler
Lanzamiento de Art Basel Cities Buenos Aires, con Diego Radivoy, Patrick Foret, Horacio Rodríguez Larreta y Marc Spiegler. Foto: Celina Chatruc

El funcionario, a su vez, le encargó a Diego Radivoy la titánica tarea de convencer al gigante suizo de que era una buena idea invertir en el fin del mundo. "Hablamos durante horas. Les dije que la primera ciudad elegida tenía que ser un caso de éxito. Y les expliqué que Buenos Aires tiene la plataforma cultural para que eso sea posible", recordó el director general de Industrias Creativas del gobierno porteño.

Para comprobar que esto es cierto bastará salir a la calle pasado mañana, cuando la Noche de los Museos coincidirá con la feria arteBA Focus, en el Distrito de las Artes y la programación en Art Basel Cities House. A metros de la plaza San Martín, antes de que termine el domingo habrán hablado allí 80 oradores de 23 países.

Entre ellos se cuenta la curadora italiana Cecilia Alemani, responsable del programa de arte público del High Line de Manhattan. Ella fue la elegida por Art Basel para diseñar las intervenciones que podrán verse en Buenos Aires del 11 al 16 de septiembre de 2018. La idea estratégica es aprovechar la 32a edición de la Bienal de San Pablo para agregar una escala porteña en la apretada agenda de los principales coleccionistas internacionales.

La dimensión de este hito, climax de un año clave en la escena del arte argentino, había sido adelantada anoche por la primera dama, Juliana Awada, al recibir a la comitiva de Art Basel en la residencia de Olivos. Al son de trompetas interpretadas por granaderos, con velas alrededor de la pileta mientras caía el sol, se abrió una gran puerta para el arte local en el mundo.

Según Radivoy, esta iniciativa de Art Basel Cities es aún más relevante que la posibilidad de que Art Basel hubiera desembarcado en Buenos Aires con su feria, ya presente en Basilea, Miami y Hong Kong. Esta última opción hubiera sido según él "más invasiva" y podría haber representado una competencia para arteBA, feria local con más de un cuarto de siglo de historia que logró consolidarse como referente regional.

"Lo que la gente quiere no es otra feria sino el desarrollo cultural que implica la presencia de Art Basel", le dijo Foret a Marc Spiegler, director general de Art Basel, al presentarle la idea. "De todas la ciudades que evaluamos, era la única de América Latina", señaló hoy Spiegler a LA NACION. Y agregó, contundente: "Nunca ha habido tanto interés en la escena artística de esta región, donde la Argentina se destaca como uno de los países más importantes".

Un rol destacado en esa atención mundial le corresponde a Marta Minujín, aplaudida hoy durante la primera charla ofrecida en Art Basel Cities House. Tras haber participado en la Documenta de Kassel con su monumental Partenón de libros prohibidos, ya proyecta presentar en Nueva York una Estatua de la Libertad construida con hamburguesas.

También tienen su mérito los empresarios Eduardo Costantini, fundador del Malba, y Alan Faena. Con ambiciosos proyectos en Miami, ciudad convertida gracias a Art Basel en un puente cultural entre continentes, ambos estuvieron presentes hoy en la apertura al público de la mansión de Basavilbaso, sede Casa Foa 2015.

Decenas de artistas, coleccionistas, galeristas, curadores y periodistas internacionales recorrieron las salas que alojarán hasta el domingo talleres y charlas. También se lanzó un programa de pasantías destinado a conectar profesionales de la escena internacional y una campaña de financiamiento colectivo que busca apoyar instituciones locales. Promisoria señal de largada para un proyecto a largo plazo, aún sin fecha de cierre.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas