Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Soluciones en el equipamiento para una sede institucional

Fue realizado para el Colegio de Escribanos, delegación Lomas de Zamora

Miércoles 03 de octubre de 2001

El equipamiento para sedes institucionales plantea a los diseñadores cuestiones que exceden la mera adecuación a requerimientos funcionales y formales, ya que la imagen institucional es primordial en estos casos. Así lo entendieron los arquitectos Alvaro Míguez y Javier Streger, a cargo del proyecto y realización del equipamiento de la nueva sede de la delegación Lomas de Zamora del Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, sobre la avenida Meeks al 400. El edificio en sí, de siete niveles, contó con proyecto y dirección de obra de los estudios Aiello , Blanco yAsociados, y López Bragaña Iolster.

"Trabajando desde la complejidad del programa -afirman los arquitectos Miguez y Streger-, se logró la simplicidad requerida por los comitentes, con la mira en la optimización del espacio, el máximo aprovechamiento de la superficie y la posibilidad de crecimiento y modificaciones internas y sensaciones diferenciadas para cada situación espacial." En efecto, cada sector del Colegio está fuertemente definida para sus requerimientos de equipamiento por la función específica.

El ingreso institucional, a través de una plaza seca, contiene la identificación del Colegio. Al ingresar, la administración y atención al público, con mobiliario de madera de haya, logra un ambiente equilibrado. Para el archivo se recurrió al sistema deslizante.

En el primer piso, los inspectores ocupan puestos de trabajo de madera de haya. En el mismo nivel se equipó una sala de comisión para diez personas. Otra sala, la de Junta Ejecutiva, prevé comodidades para reuniones de 30 personas.

La Presidencia es, para Javier Streger, el resumen del edificio, "Ambientada en madera de peral combinada con cuero, esta oficina tiene un fuerte sentido de tradición, dice, categórica pero acogedora, y con un pequeño estar para reuniones."

En las salas de capacitación y auditorio, se optó por asientos versátiles en su aplicación, dado que en la práctica se configuran en forma cambiante. Así los asientos debían ofrecer posibilidad de inmediata reconfiguración, almacenaje y fácil traslado. Se optó entonces por las sillas Scala, producidas en España por Biplax y comercializadas en la Argentina por Esau. Tienen pupitre rebatible, tapizado color bordó, sostén de los apoyabrazos en aluminio pulido, elementos de ajuste autónomos y carros portasillas.

De Tecno Sudamericana son los equipamientos de los despachos direccionales (escritorios, extensiones y muebles de guardado). Allí se recurrió a la línea Ianus, con terminaciones de laqueado negro opaco y madera de peral. Para la sala de reuniones, las mesas ovales de la misma línea llevan sobretapa de cuero negro. Las sillas son de la línea Qualis, con cuero y tela negra.

Otras firmas intervinientes en los distintos rubros de la obra fueron Arredamenti, Buró, Colección, D. H. Systems, Panelbox, Proshow, Tsuji, Alcalor en los equipamientos de cocina, Tevycom en sistemas de comunicación y datos y Arrascaeta para la iluminación del auditorio.

En colaboración con Míguez y Streger, actuó como consultora de identidad corporativa la empresa A&CI, con soluciones específicas tendientes a plasmar la imagen de la institución. Se realizó la planificación del lay-out de funcionamiento en distintas plantas, la provisión y montaje de puestos operativos con equipamiento de marcas españolas del grupo Permasa, de diseño ergonométrico, que cumplen estándares de calidad y certificaciones europeos. La producción incluyó los carteles y escudos.

Te puede interesar