Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nueva York: corredores y ciclistas le devuelven el trajín habitual al lugar del ataque

La ciclovía a la vera del río Hudson comenzó a recuperar el tráfico habitual de ciclistas, y las calles quedaron despejadas

Le gente pasea en los alrededores del altar conmemorativo en la ciclovia
Le gente pasea en los alrededores del altar conmemorativo en la ciclovia. Foto: AFP / Spencer Platt/Getty Images
Jueves 02 de noviembre de 2017 • 17:41
SEGUIR
LA NACION
0

NUEVA YORK.- Una camiseta de la selección argentina con los nombres de los 10 rosarinos que viajaron a Nueva York cuelga de una valla, rodeada de flores, en la ciclovía de la autopista del lado oeste de Manhattan. La mitad murió , la mitad sobrevivió. La gente va y viene. Corredores y ciclistas que desafían el miedo y le devuelven al lugar del ataque algo de su trajín habitual.

"Es el primer día que ando por acá. Es muy raro. Tengo mucha bronca", dice a LA NACION Javier, un mendocino de 45 años que vive en Nueva Jersey, y recorre esa senda en bici todos los días para trabajar. "Hoy me doy el lujo de tener bronca y miedo, pero después vuelvo a la misma rutina. Me da mucha rabia que apenas entré lo primero que hice fue mirar atrás a veri si había una camioneta. Lo hice dos o tres veces. Da bronca", confesó.

Una camiseta argentina, homenaje a los rosarinos que murieron en el atentado
Una camiseta argentina, homenaje a los rosarinos que murieron en el atentado. Foto: Reuters / Lucas Jackson

Las flores, las velas, algunos periodistas y cámaras de televisión y las referencias a la Argentina -la camiseta de la selección, una bufanda de la AFA unas cuadras más abajo sobre una bicicleta pintada de blanco que recuerda a una mujer que murió años atrás en un accidente- eran las únicas marcas que quedaban del peor ataque terrorista en la ciudad desde el 11 de septiembre de 2001.

Le gente pasea en los alrededores del altar conmemorativo en la ciclovia
Le gente pasea en los alrededores del altar conmemorativo en la ciclovia. Foto: AFP / Jewel Samad

Nueva York no descansa, y más pronto que tarde regresó a su trajín habitual. No se veían rastros allí del desastre que sembró el martes Sayfullo Saipov, el uzbeko de 29 años que alquiló una camioneta y se metió en la ciclovía del sur de Manhattan, a la vera del río Hudson, para su macabra obra. Todo había sido prolijamente limpiado, y el tráfico iba y venía, igual que la gente. Para algunos, igual, algo ya había cambiado.

Un hombre trota en un muelle en el río Hudson en Nueva York
Un hombre trota en un muelle en el río Hudson en Nueva York. Foto: AFP / Jewel Samad

"Está un poco más callado que de costumbre. Usualmente es como una autopista. Está súper congestionada", dijo Ben, un joven de 21 años que trabaja cerca de lugar del atentado, en una de las marinas del Hudson.

"Es deprimente. La senda verde es algo tan lindo en Nueva York, es pacífica. y que alguien venga y viole ese espacio así es triste. Hay mucha gente en Nueva York que igual la va a usar", desafío.

Le gente pasea en los alrededores del altar conmemorativo en la ciclovia
Le gente pasea en los alrededores del altar conmemorativo en la ciclovia. Foto: AFP / Spencer Platt/Getty Images

Jo Black, una australiana que vive en Nueva York con su marido argentino y dos hijos, viaja en bicicleta todos los días desde su departamento en el West Village a su café en el distrito financiero. El día del atentado terrorista se había tomado franco por Halloween. Ayer, volvió a lo suyo.

"Me tomé la tarde libre por Halloween. Usualmente ando en bici a la hora que pasó el atentado. Hay que cuidarse, pero creo que es importante seguir haciendo lo que hacés", reflexionó.

Le gente pasea en los alrededores del altar conmemorativo en la ciclovia
Le gente pasea en los alrededores del altar conmemorativo en la ciclovia. Foto: AP / Mark Lennihan
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas