Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

arteBA Focus: mirar al sur

Mientras la atención internacional está enfocada en Buenos Aires, presentamos a algunos de los protagonistas de la feria que llegó al Distrito de las Artes para transformar el mapa cultural de la ciudad

Lux Lindner, still del video El regreso del astrólogo/ Máquina de captura narrativa, 2017
Lux Lindner, still del video El regreso del astrólogo/ Máquina de captura narrativa, 2017. Foto: LA NACION / Gentileza arteBA
Domingo 05 de noviembre de 2017
0

Cuando hoy a las 20 cierre sus puertas en Arenas Studios la segunda edición de arteBA Focus/Distrito de las Artes, habrá llegado a su fin una semana clave para la escena artística porteña. Decenas de coleccionistas y curadores internacionales llegaron a Buenos Aires -muchos de ellos, por primera vez-, atraídos por una agitada agenda de inauguraciones que incluyó la multitudinaria Noche de los Museos y el lanzamiento de Art Basel Cities Buenos Aires.

Sólo en arteBA Focus encontraron obras de 67 artistas representados por 31 galerías argentinas, en una propuesta curada por Florencia Battiti y Sebastián Vidal Mackinson, además de un programa especial de video curado por el artista Alan Segal y un ciclo de DJ. El fuerte vínculo entre el arte moderno y el contemporáneo se refleja de manera más explícita que el año anterior en esta segunda edición de arteBA Focus/Distrito de las Artes. Una relación que potencia las obras de los artistas de distintas generaciones presentados a continuación, seleccionados entre los principales protagonistas de la feria.

LUX LINDNER (1966)

Galería Nora Fisch

Uno de los últimos artistas excéntricos, en una tradición que puede ir de Xul Solar a Peralta Ramos, la obra de Lux Lindner se sitúa en una zona indeterminada entre la imaginación literaria y la imaginería visual. Con fuerte presencia de la línea, sus obras subvierten los códigos del diseño gráfico e industrial para crear mundos utópicos y narrativos inspirados en las vanguardias y la ciencia ficción. En estos días exhibe en la Casa de las Culturas de Tigre una muestra que se propone como la continuación de Los siete locos y Los lanzallamas, novelas de Roberto Arlt. Casi una respuesta a las novelas fan fiction popularizadas en Internet.

ELENA DAHN (1980)

María Casado

Surgida de esa cantera que fue el concurso Curriculum Cero de la galería Ruth Benzacar, Elena Dahn puede considerarse una "escultora" sólo si se tiene en cuenta la ampliación del campo de batalla que le permite actuar en la escena contemporánea. Sus materiales más frecuentes son el yeso y la silicona con los que ha creado instalaciones site specific que problematizan el lenguaje de la abstracción. En la muestra colectiva Seduction of a Cyborg, en Barro, mostró un video donde la veíamos estirar una superficie de látex hasta que desaparecía del cuadro. Fue un antecedente de Cámara, la muestra actual en Móvil.

MERCEDES AZPILICUETA (1981)

Zmud

Artista platense residente en Ámsterdam, que trabaja desde hace seis años entre Róterdam y Milán, Azpilicueta atraviesa el campo de la performance con una capacidad formidable para generar hechos artísticos. Los títulos de sus obras son, de por sí, un estímulo: Bailarina geométrica no cree en el amor/ encuentra aspiración y éxtasis en espirales o Garage band música para tu auto tuning rompe bajos. Su obra The Take Over, iniciada en febrero, marca un antes y un después. Por período de un mes, intercambió su lugar de trabajo en la Rijksakadamie por el del académico Jacco Van Uden en la Universidad de Ciencias Aplicadas de La Haya. Luego participó de la sección Dixit de arteBA.

MARTÍN CORDIANO (1975)

Walden

El más joven de los participantes argentinos en la Bienal de Venecia de 2017, Cordiano reside en Londres, donde obtuvo una maestría en Bellas Artes en la Universidad de Saint Martins. Sus investigaciones giran en torno al espacio: cómo éste nos define y cómo lo definimos. En Venecia presenta la instalación Lugares comunes, dentro de la muestra central Viva Arte Viva, con la que pone el foco en el extrañamiento de la mirada frente a las estructuras naturalizadas por la cultura. Para Cordiano no hay más lugar para que el arte invente, sino que su función debe estar puesta en alertar sobre aquello que pasa desapercibido.

Martín Cordiano, Living Colours, 2016 (detalle)
Martín Cordiano, Living Colours, 2016 (detalle). Foto: LA NACION / Gentileza arteBA

HERNÁN SORIANO (1978)

Document-Art Gallery

Integrante del colectivo Provisorio-Permanente, grupo con fuerte impronta dadaísta, Soriano explora su estética desde diversos formatos y estrategias. Su nombre cobró visibilidad con la muestra Formar mentalmente una máquina, en el Museo de Arte Moderno. Allí intervino una serie de fotografías y litografías con imágenes de la historia del arte tomadas de una revista española del siglo XIX. Influenciado por Víctor Grippo y Roberto Elía, sostiene que el arte debe reencontrarse con los principios de la vieja alquimia, cuando materia y espíritu era inescindibles.

MARINA DE CARO (1961)

Ruth Benzacar

Las esculturas blandas de Claes Oldenburg y los colchones de Marta Minujín constituyen una genealogía posible para explicar el fabuloso mundo de Marina De Caro, una obra atravesada por la tentación táctil. Partiendo de la lana, material subalterno del arte, De Caro atraviesa el diseño de modas, el dibujo y la performance. Una parte muy importante de su trayectoria está en la gestión y la educación. Fue coordinadora de Trama, proyecto internacional de cooperación entre artistas, y desarrolló para la VII Bienal del Mercosur el proyecto pedagógico "Artistas en disponibilidad. La educación como un espacio para el desarrollo de micrópolis experimentales".

CARLOS GINZBURG (1946)

Henrique Faria Buenos Aires

Emergente de la vanguardia platense (Vigo, el grupo Diagonal Cero), vive fuera de la Argentina desde hace más de cincuenta años, con base en París. Sus estrategias conceptuales llaman la atención sobre temas tan diversos como el turismo de masas y la ecología, y sus obras (registros fotográficos) están en colecciones internacionales como la del Reina Sofía y el Pompidou. El año pasado sorprendió al público en ARCO, donde se exhibió como un "hombre anuncio" con carteles que decían "Terro.tu.rista" y "El arte contemporáneo es una tábula rasa". También en 2016 realizó una performance en el Riachuelo, como primera etapa de un recorrido por las zonas más contaminadas del planeta.

Luis Fernando Benedit, Retrato de autorretrato de Beckmann, 1988
Luis Fernando Benedit, Retrato de autorretrato de Beckmann, 1988. Foto: Gentileza arteBA

LUIS FERNANDO BENEDIT (1937-2011)

Roldán Moderno

Desde un comienzo relacionado con el informalismo y la figuración pop e incluso el arte conceptual (con obras como el Fitotron, del Malba) , Benedit es uno de los artistas argentinos que más hicieron por recuperar la estética rural para llevarla al discurso del arte contemporáneo, evitando el conservadurismo estético. En ese sentido, es esencial la operación que hizo para poner en valor la obra de Florencio Molina Campos, eterno relegado en el canon argentino. Su marca está también en la remodelación del Centro Cultural Recoleta, realizada junto con Clorindo Testa y Jacques Bedel.

MARCIA SCHVARTZ (1955)

Maman Fine Art

Cuando volvió de Barcelona a fines de la década de 1970, Schvartz encontró que el mundo de la pintura estaba momificado y se plegó al ejército underground que cambiaría la cultura en los años 80 y 90. Visceral en la tela y en la vida, renovó el expresionismo al incorporar la calle en la obra. Su trabajo de principios de la década de 1980 puede verse como una continuación del último Berni, con mayor acidez. En la muestra que le dedicó la Colección Fortabat en 2016 se desplegó toda la potencia estética y política de la pintora argentina más conmovedora de los últimos treinta años.

Foto: LA NACION / Gentileza arteBA

LUIS FELIPE NOÉ (1933)

Galería Rubbers Internacional

A los 84 años, "Yuyo" no es sólo el único exponente en pie de la Nueva Figuración (movimiento que cambió la pintura argentina en los años 60), sino que también mantiene un asombroso nivel de actividad en la escena artística porteña. En su reciente muestra antológica en el Museo Nacional de Bellas Artes no se conformó con revisar el pasado, sino que sorprendió a los visitantes con una pintura expandida con la que volvió sobre sus ejercicios más audaces y, a la vez, sintonizó con la generación selfie, que la convirtió en hito en las redes sociales. Este año también celebró, con una muestra en Rubbers, los sesenta años de su carrera como pintor y de la galería que lo representa hace dos décadas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas