Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La felicidad de Lanús por la final de la Libertadores no se apaga ni con una derrota ante Olimpo

El partido terminó 2 a 0; en el conjunto bahiense anotaron Depetris yTroyansky;

Sábado 04 de noviembre de 2017 • 13:44
SEGUIR
PARA LA NACION
  |  
LanúsLanús

-

P
OlimpoOlimpo

-

P
0

Lanús recibe a Olimpo en el sur
Lanús recibe a Olimpo en el sur. Foto: FotoBAIRES

Son días dulces los que transcurren para Lanús, tanto que ni siquiera los amarga una circunstancial caída. Vive una luna de miel futbolística que tiene como destino nada menos que la final de la Copa Libertadores, instancia en la que lo espera Gremio. Ayer, con la mayoría de sus mejores jugadores licenciados, cayó como local frente a Olimpo de Bahía Blanca; pero el estado de gracia y felicidad que atraviesa no se alteró y tacha los días para el primer duelo en Porto Alegre, el 22 de este mes.

Había un partido por la octava fecha de la Superliga, claro; pero más allá de ese compromiso, la gente de Lanús fue a su estadio en una peregrinación de agradecimiento. Al plantel, por la histórica remontada frente a River, y Ramón Cabrero, hombre de las entrañas del club y clave en la gloria de los últimos diez años que falleció al otro día de la inolvidable noche del martes. Hubo entonces un contrapunto de alegría y tristeza cuando el equipo salió a la cancha y la algarabía que sobrevolaba Guidi y Arias se transformó en un sentido minuto que no quiso ser de silencio, sino de un prolongado y unísono aplauso de miles de palmas para homenajear al técnico campeón en el Apertura 2007, cuya imagen se desplegaba en una bandera que sostenían las manos de algunos hinchas en una de las plateas.

Fue también una tarde para que Lanús le haga sentir a José Sand, una vez más, que ya es uno de los más grandes ídolos de su historia; primero, al ser anunciado en el banco de suplentes y, más tarde, al ingresar. Pepe, el factor individual más determinante del triunfo ante River, disputó los últimos 20 minutos del encuentro porque, con el foco puesto exclusivamente en las finales con Gremio, Jorge Almirón dispuso un equipo alternativo. De los habituales titulares sólo estuvo de arranque Maximiliano Velázquez, que dejó el lateral izquierdo y jugó de segundo marcador central. Además del correntino y el capitán, también Román Martínez jugó poco más de media hora.

Sin competencia el próximo fin de semana por la ventana de la FIFA para los amistosos internacionales de selecciones, es de esperar que el DT vuelva a presentar una formación de emergencia ante Defensa y Justicia por la 9a fecha. El partido en Florencio Varela se disputará el sábado 18, un día antes de que el plantel viaje a Brasil.

Había un partido, claro; y Olimpo se aprovechó de las falencias en los extremos de Lanús, que tuvo como los puntos más flojos a Fernando Monetti, responsable del segundo gol, y a Germán Denis, quien desperdició dos buenas posibilidades frente a Adrián Gabbarini. Los bahienses, que apenas habían marcado dos tantos en siete fechas, capitalizaron al máximo las chances de las que dispuso (y también tuvo fortuna al recibir un disparo en el travesaño y otro en un palo) y con los goles de David Depetris y Franco Troyanski consiguió su primer triunfo en el torneo.

El final fue con aplausos y gritos, porque al Granate -que ayer se vistió de blanco- le sobran motivos para festejar. No le importó demasiado la derrota al público que toda la tarde cantó por el recuerdo de Cabrero y la ilusión de ser campeón de América.

Pasado mañana, el plantel retomará los entrenamientos y la dirigencia que encabeza Nicolás Russo se reunirá con las autoridades de la Conmebol para tomar nota de las pautas de organización que enmarcaran a los partidos que se llevarán a cabo el miércoles 22 en el estadio Arena do Gremio (donde esperan que les otorguen 4000 entradas) y siete días después en el Ciudad de Lanús-Néstor Díaz Pérez.

Lanús se alista para recibir a uno de los tres trofeos más importantes del planeta a nivel clubes, sabe que dentro de tres semanas lo tendrá en su estadio y en lo único que piensa es en levantar esa copa y desatar un festejo eterno. Diez años antes de salir campeón de Primera División con la dirección técnica de Cabrero y los goles de Sand creyó que podía conseguirlo, y diez años antes de llegar a esta final de la Copa Libertadores también comenzó a creer que podía alzar los brazos en lo más alto del fútbol sudamericano.

El 1-0 de Olimpo

El 2-0 de Olimpo

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas