Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En la antesala del gran choque, San Lorenzo jugó para Boca y su panorama sigue difuso

El Ciclón sigue siendo el único escolta del equipo xeneize, pero quedó a seis puntos y tiene un partido más

Sábado 04 de noviembre de 2017 • 18:05
SEGUIR
PARA LA NACION
  |  
San LorenzoSan Lorenzo

-

P
BanfieldBanfield

-

P
0

Blandi mira el travesaño, donde pegó la pelota en el penal
Blandi mira el travesaño, donde pegó la pelota en el penal. Foto: DyN

El sonido ensordecedor de unas sirenas que daba pie al inicio de un simulacro de incendio en el Nuevo Gasómetro se mezcló con las reflexiones de algunos plateístas de San Lorenzo una vez que Delfino marcó el final con la victoria de Banfield 1-0: "Si Boca gana nos saca nueve puntos. Sin un entrenador confirmado, sin copas por jugar, el panorama es difuso". Resultó, en definitiva, una síntesis acertada. El Ciclón no logró mantener el envión y las energías de las últimas semanas y si bien la Superliga recién comienza, sus aspiraciones podrían verse comprometidas si el equipo de los Barros Schelotto consigue hoy un triunfo en el superclásico.

El conjunto de Biaggio venía con una serie de tres victorias en los últimos cuatro partidos. Tras la partida del entrenador Diego Aguirre, el Pampa sintió que había que crear otras variantes para llegar al gol. Saludables, por cierto. Una de ellas fue colocar a Fernando Belluschi como un enganche clásico. La otra, brindarle libertad a Ezequiel Cerutti en el frente de ataque. Ayer, el futbolista recientemente convocado por Sampaoli a la selección se mostró apagado y San Lorenzo careció de juego asociado. Sin la lucidez de su mejor intérprete, desaparecen por completo los signos de lo que el Ciclón pretende plasmar en la cancha.

Sólo salió de la hibridez con alguna corrida aislada de Cerutti. Si todo esto fuera poco, a Blandi no le salió una: en el cuarto de hora inicial falló dos situaciones claras, primero con un cabezazo y luego tras un centro en el que le quedó el arco a su merced. Lo más preocupante fue el penal que picó y contuvo Altamirano; el delantero terminó pidiendo disculpas. Un dato: en lo que va del año, Blandi erró tres de los cinco penales que ejecutó.

La recuperación del Taladro

Banfield desembarcó en el Bajo Flores con las clásicas dudas que le surgen a un equipo que arrastraba tres encuentros sin ganar. Lo hizo sin su goleador y figura Darío Cvitanich, quien se recupera de una lesión. Con una notoria baja en capacidad individual, el Taladro llevaba varias fechas sin encontrar el rumbo luego de un inicio de campeonato esperanzador que incluyó un éxito frente a Racing y una goleada 4-0 a Rosario Central. Pero también el exigente fixture le puso en el camino de arranque a otros dos grandes, River y San Lorenzo. Con los Millonarios se fueron goleados. El objetivo del equipo es claro: recuperar la buena dinámica que traía luego de obtener en el último torneo un boleto a la Copa Libertadores 2018.

Sin exhibir una destacada presentación, con su librito, ayer Banfield dejó en claro que es un equipo armado y mejoró su semblante. Y eso ya es un mérito. Con un planteo más ordenado, el Taladro estableció una supremacía en la zona media. Ocupó mejor los espacios y fue pensante para controlar su ímpetu. Fueron varios los lapsos en los que sintió que estaba para discutir de igual a igual.

Fecha tras fecha, San Lorenzo intenta espantar los demonios de un semestre cuesta arriba. Hasta ayer, los resultados favorables maquillaron una situación que podría traducirse como un "vamos viendo". El laborioso Biaggio ya instaló sus condiciones. Almirón sabe del interés de la dirigencia azulgrana por sus servicios pero lógicamente su cabeza está con la mira en la histórica final de la Libertadores que protagonizará Lanús. Sucede que, si la colocación en la tabla de posiciones comienza a ser incómoda, el Ciclón deberá ajustar velozmente sus decisiones para redireccionar cuanto antes sus objetivos y silenciar las alarmas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas