Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Temporada de auroras boreales: cómo viajar para verlas

Comenzó el período en que se produce este particular fenómeno y una horda de aventureros viajan para verlo; destinos ideales, experiencias exóticas y algunas condiciones requeridas para el avistaje

Para muchos aventureros, un viaje soñado
Para muchos aventureros, un viaje soñado. Foto: Shutterstock
Domingo 05 de noviembre de 2017
0

En las noches de invierno, hay viajeros que se internan en la naturaleza nórdica. Poco importan el frío o la penumbra, ante la emoción: los extremos valen la pena para observar una danza de colores en el cielo.

Los antiguos finlandeses creían que se trataba de chispas producidas por las colas de zorros místicos que corrían por la tundra; algunos nativos norteamericanos pensaban que con estos fabulosos destellos se manifestaban los espíritus. Tal vez el efecto duraba unos segundos, pero se quedaba en su mente por siempre. Eso no ha cambiado a pesar del paso de los siglos.

Por decepcionante que suene, la aurora boreal no tiene que ver con la magia. Es un fenómeno natural que sucede cuando las partículas solares chocan con el campo magnético de nuestro planeta. Lucen como una cortina en movimiento que adquiere distintas tonalidades, como el verde, azul, rojo o violeta.

Para muchos aventureros, ver este espectáculo en vivo es toda una meta por cumplir. La nueva temporada ya comenzó y algunos afortunados harán su sueño realidad. Si entre sus planes a futuro está unirse a ellos, esta pequeña guía con datos básicos que debes conocer: los destinos ideales, experiencias fuera de lo común para su observación y las condiciones que se requieren para "cazar" auroras.

El fenómeno ocurre en ambas zonas polares (existen auroras boreales y australes), pero es más fácil verlo en el norte porque hay más puntos de observación accesibles al público, según indica el sitio especializado The Aurora Zone. A continuación te decimos por qué estos son algunos de los mejores destinos para su avistamiento.

A dónde ir

En Finlandia , en la región de Laponia (la cual también comparten Suecia y Noruega) se producen auroras aproximadamente 200 noches al año (casi diario), entre septiembre y marzo. Además, si vas durante los equinoccios, el frío es moderado. La capital de la provincia, Rovaniemi, es uno de los principales puntos de partida por su cercanía a los parques nacionales; se encuentra a una hora de vuelo desde Helsinki.

La región de Laponia y Alaska son dos de los mejores lugares para observar el fenómeno
La región de Laponia y Alaska son dos de los mejores lugares para observar el fenómeno. Foto: Shutterstock

El Parque Nacional de Abisko, en Laponia sueca, cumple con las condiciones meteorológicas ideales, con un plus: Aurora Sky Station, una instalación diseñada para facilitar el avistamiento. De diciembre a marzo se llega a la estación en teleférico y se disfruta el espectáculo en una terraza. Hay una sala de exposición que explica el fenómeno y lo recrea con amplificadores visuales y de sonido. El parque está cerca de la ciudad de Kiruna (un vuelo de hora y media desde Estocolmo).

En el archipiélago noruego de Svalbard, al norte del país, de noviembre a febrero no hay luz del sol; aunque ocurre en otras zonas del mundo, este es el único asentamiento donde las luces del norte se hacen visibles en el día. La experiencia será casi íntima: el centro administrativo de las islas, Longyearbyen, tiene una población de apenas 2100 personas. Un vuelo de tres horas desde Oslo te lleva al destino.

En otros países la aurora aparece en casi todo el territorio, pero hay que trasladarse en avión, si se quiere tener mayores posibilidades. En Islandia, muchos tours parten desde Reykjavík, y sus puntos de observación se localizan a una o dos horas. Algunas noches, las luces son visibles incluso en la capital. También se tiene un pequeño museo, el Aurora Reykjavík.

Alaska es uno de los dos únicos destinos en el continente americano donde se observa la aurora boreal. Aparece en todo el estado, pero la ciudad de Fairbanks (la segunda más grande, después de Anchorage) tiene la menor precipitación, lo que favorece el fenómeno. La temporada va de agosto a abril. Quienes logran verla pueden llevarse a casa un certificado (otorgado por el Morris Thompson Cultural and Visitors Center) para presumirlo a sus amigos.

Experiencia a la carta

Hay dos maneras de experimentar las luces del norte. La primera es hospedándose en un hotel ubicado en una zona rural, donde eventualmente el efecto puede aparecer. Este tipo de alojamientos ofrece un servicio de alerta para que sus huéspedes no tengan que estar a la intemperie todo el tiempo. Si no se quiere esperar, se puede contratar un safari.

Comúnmente, los recorridos duran entre tres y cuatro horas. Pueden extenderse desde dos hasta siete noches, pensando en que no hay avistamientos diarios garantizados. Los itinerarios son parecidos en todos los destinos, la variedad se da en el traslado: en moto de nieve, con renos o en un trineo tirado por perros. Algunos se especializan en fotografía.

Cuánto cuesta

Finlandia. Kakslauttanen Arctic Resort es un hotel ubicado en Laponia que ha creado iglús con techo de cristal. La idea es que veas la aurora desde la comodidad de tu cama.Una noche en iglú en Kakslauttanen cuesta 403 euros; ofrece safaris de auroras con renos desde 132 euros. En el hotel Santa Claus Holiday Village hay cabañas por 119 euros; sus excursiones cuestan 99 euros.

Suecia. En Kiruna, Suecia, el hotel Camp Ripan tiene una experiencia de spa con vista a las luces danzarinas. Cuenta con alberca al aire libre. Una suite sale 1450 coronas (3037 pesos).

Noruega. En Longyearbyen, dormir en Svalbard Hotell sale desde 1490 coronas noruegas (3227 pesos). Una "cacería" de auroras con campamento cuesta 1990 coronas (4297 pesos). Desde la ciudad de Tromsø, la aerolínea Widerøe organiza vuelos especiales para encontrar el fenómeno.

Islandia. En plena ruta turística del Círculo Dorado se instaló un "hotel burbuja" en el bosque, con vistas espectaculares. No hay modo de saber su ubicación hasta que reservas una "suite". Una noche en Bubble cuesta 59.900 coronas islandesas (9920 pesos). Reykjavik Excursions ofrece paseos de cuatro horas por 5900 coronas (977 pesos).

Alaska. El alojamiento de Chena Hot Springs es modesto, pero con acceso a un conjunto de piletas termales desde donde se puede admirar la aurora. El Chena Resort ofrece cabañas por 200 dólares y un tour por 75.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas