Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cinco hábitos sencillos para mejorar la calidad de vida

Viernes 03 de noviembre de 2017
0

Siempre me llamó la atención que personas inteligentes o exitosas no necesariamente refirieran sentirse felices. Y, al contrario, aquellas que tuvieron o tienen vidas difíciles indicaran que se sientan felices y encuentran sentido a lo que hacen.

Motivado por estas experiencias, en los últimos seis años con un grupo de colaboradores, decidí investigar y escribir sobre este tema. Nos propusimos revisar las creencias y los factores asociados al bienestar y desarrollar recursos específicos que permitan a las personas hacer cambios concretos para mejorar sus vidas.

El ritmo de la vida actual, las responsabilidades laborales, el estudio y las exigencias hacen que vivamos corriendo todo el día, haciendo varias actividades al mismo tiempo y resolviendo problemas de toda índole. Este ritmo se acumula y repercute en nuestra salud, tanto física como psíquica, y genera malestar, dolencias y hasta enfermedades.

La pregunta es: ¿cuáles son los hábitos de la gente feliz?

Empiezan el día de manera positiva. Las primeras horas son muy importantes para trabajar en el bienestar y tendrán una influencia directa sobre el nivel motivacional durante el resto del día. Analicemos nuestras rutinas al comenzar el día y empecemos a desarrollar nuevos rituales, como modificar el tipo de sonido del despertador o hacer cinco minutos de ejercicios.

Capitalizan los recursos de los que la rodean. Es muy poco frecuente que alguien pueda generar hábitos sin la ayuda de los otros.

Dedican tiempo a relajarse y descansar. Es muy común que nos sintamos presionados en nuestras actividades diarias. Hay que destacar que, a veces, nuestra mente necesita que la "apaguemos" durante un tiempo y que nos conectemos con actividades que sean muy diferentes y nos hagan bien, como por ejemplo: ejercicios de relajación, momentos de ocio y en familia, entre otras.

Intentan hacer ejercicio con regularidad. Al contrario de lo que piensa la mayoría de la gente, el ejercicio es una forma muy útil de recargar las energías. No es necesaria una actividad de alta exigencia para ver resultados. Con una caminata de entre 20 y 30 minutos es suficiente para obtener beneficios y empezar a sentir cambios.

Activan todos los sentidos. Aunque es difícil hay que tratar de mantener la atención en el presente. Usar todos los sentidos y mantener el foco en ellos. Por ejemplo, sentir la textura de las sábanas, el agua caliente de la ducha o el aroma del café.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas