Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trigo: ¿qué puede pasar si Brasil importa de otros países sin aranceles?

Viernes 03 de noviembre de 2017 • 00:00
0

La semana pasada se conoció que Brasil buscaría autorizar una cuota de importación de trigo de países extra Mercosur libre de tasas de importación. Esto generó en el mercado local inquietud política, ya que dicha medida debería ser consensuada con el resto de los países de la región y, fundamentalmente, con la Argentina, que es su principal proveedor.

Brasil, uno de los mayores importadores mundiales de trigo, también tuvo problemas climáticos como la Argentina y el volumen de su cosecha se verá afectado, con una caída desde los casi 7 millones de toneladas de la cosecha 2016/2017 a algo menos de cinco millones de toneladas. En consecuencia, para lograr el abastecimiento de su mercado interno deberá importar más de 7 millones de toneladas.

A ese necesario aumento de las compras externas debemos sumar que no sólo Brasil fue afectado por el déficit hídrico y por las heladas, sino que Paraguay, que suele ser otro de los proveedores brasileños de trigo, también pasó por las mismas adversidades climáticas.

En la Argentina, a pesar de las complicaciones productivas aún se apunta a una producción de entre 16 y 17 millones de toneladas de trigo. Entonces, si estimamos un stock final de la cosecha 2016/2017 de 1,5 millones de toneladas y que el año comercial que estamos a punto de iniciar finalizará con un stock de 1 millón de toneladas, el saldo exportable oscilará de 10 a 11 millones de toneladas, una vez abastecida la demanda local de la industria molinera y semillera.

De ese saldo exportable es prácticamente un hecho que en los primeros meses del año comercial se logren vender 3 a 4 millones de toneladas en destinos extra Brasil, teniendo en cuenta que entre mitad de noviembre y fines de febrero nuestros embarques suelen ser competitivos en el mercado internacional. Un claro ejemplo de ello fue la venta de trigo cerrada con México hace pocas semanas, en la que se desplazó a la habitual oferta estadounidense.

No hay que temer a la tan comentada apertura brasileña, por un lado, porque no nos generará imposibilidad de colocación de nuestro saldo exportable, y por el otro, porque es algo que habitualmente sucede, ya que en general Brasil genera un cupo de importaciones libre de tasas para beneficiar de manera particular la demanda del norte del país, que está evidentemente con desventaja de fletes para hacerse de nuestro trigo y que tiene la posibilidad de hacerse de mercadería en los puertos del Golfo.

El autor es analista de mercados

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas