Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con el BlackBerry KEYone, el teclado físico vuelve recargado

El teléfono viene con Android 7.1, el popular procesador Snapdragon 625 y 3 GB de RAM

Sábado 04 de noviembre de 2017 • 00:00
SEGUIR
PARA LA NACION
0

El KEYone es un bicho raro. Su singularidad se explica por la presencia de un teclado físico completo, algo estándar antes de la llegada de las pantallas táctiles. la nacion puso a prueba este equipo, que fue presentado por TCL en el Congreso Mundial de Móviles y que recientemente hizo pie en el mercado argentino con precios que van de los 12.500 a los 18.000 pesos (con línea o liberado).

A primera vista el KEYone es robusto aunque elegante. Ahora, después del iPhone, ¿por qué comprar un smartphone con teclado físico?

No deja de ser cierto que al principio resulta complejo acostumbrarse. Sin embargo, a los pocos días las manos adquieren el hábito y el tipeo puede ser, incluso, más dinámico que sobre las pantallas. Naturalmente, se trata de una experiencia subjetiva.

El BlackBerry KEYone trae un poco de aire fresco al mercado de los smartphones
El BlackBerry KEYone trae un poco de aire fresco al mercado de los smartphones.

Por otro lado, sobre las teclas hay una pantalla táctil de 4,5 pulgadas con una resolución de 1620 x 1080 píxeles (más de 430 píxeles por pulgada). El equipo se potencia con un procesador Qualcomm Snapdragon 625 (un buen chip, muy popular en móviles), tiene 3 GB de RAM (eso está OK), y 32 GB de almacenamiento interno que puede expandirse vía microSD hasta 2 TB (sí, 2 tera). Su batería es de 3.505 mAh (hasta dos días de uso convencional). Tiene un puerto USB-C y el correspondiente cargador y conector de audio estándar.

Sus cámaras son suficientes aunque no espectaculares. En este caso, un gama media con una cámara principal de 12 megapíxeles con apertura f/2.0 y foco por detección de fases, empleando un sensor Sony IMX378. Su cámara frontal es de 8 megapíxeles.

Un detalle también apreciable es la textura rugosa en su espalda, que propicia un agarre agradable y añade elegancia. Su peso es de 180 gramos, bastante más que otros equipos del mercado; digamos, unos 30 gramos más que un Galaxy S8 y unos 20 más que un LG G6.

El KEYone viene con Android 7.1, aunque el fabricante prometió que podrá ser actualizado a 8. Y a pesar de que los BlackBerry desde hace un tiempo se han volcado por el sistema operativo de Google, este cambio no va en desmedro de la presencia de otra seña clásica en el ADN de los productos de esta marca: un robusto entorno de seguridad. Por ejemplo, el sistema monitorea en forma constante la actividad del usuario, mejora el cifrado y arroja alertas cuando detecta movimientos sospechosos.

En la barra espaciadora del teclado hay un lector de huellas. Y como hemos vuelto a llevar la mirada a este componente, hay que señalar que también es sensible al tacto (para navegar por la pantalla) y que a cada una de las teclas es posible asignar un atajo que sirve para ejecutar aplicaciones y otras funciones del teléfono.

En total, el KEYone trae aire fresco al negocio de los smartphones, en el que se advierten escasas diferencias de diseño entre los teléfonos de Apple, Samsung, Huawei o Google, por mencionar a los popes. Paradójicamente, este equipo de BlackBerry es novedoso gracias a una pieza de hardware que, aunque remozado para adaptarlo a los tiempos que corren, había desaparecido del negocio. Bienvenido, dirán muchos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas