Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El desafío secesionista ahonda la grieta en Cataluña

En las últimas semanas se profundizaron las divisiones en la sociedad catalana

Lunes 06 de noviembre de 2017 • 02:14
0

BARCELONA.- Las divisiones en la sociedad catalana se profundizaron como nunca antes en la historia moderna por el desafío independentista que lanzó el gobierno del destituido presidente regional Carles Puigdemont. Por un lado, los separatistas, con un discurso vehemente y movilizados en pos de su deseo de separarse de España. Por el otro, la llamada "mayoría silenciosa", que con el correr de los días se volcó a las calles para defender en multitudinarias manifestaciones su pertenencia a España.

Foto: Reuters / Yves Herman

Huida. Con una compleja situación judicial por sus acciones secesionistas, el destituido presidente catalán Carles Puigdemont viajó a Bélgica para evadir una probable detención. Allí defendió su causa durante una conferencia de prensa en el Club de Prensa de Bruselas.

Foto: LA NACION / Adrián Quiroga

Insignias. Una bandera catalana y otra española cuelgan en dos balcones de un mismo edificio en el centro de Barcelona. Las recientes encuestas indican que los partidarios y adversarios de la causa secesionista catalana están divididos casi en partes iguales en la región.

Foto: LA NACION / Adrián Quiroga

Defensa. Un veterano partidario de la independencia camina hacia una concentración tras la orden judicial de enviar a prisión a los líderes secesionistas catalanes. El cartel mezcla a Rajoy con Mussolini, Hitler y Franco como enemigos del pueblo catalán.

Foto: Reuters / Jon Nazca

Burlas. Un muñeco irreverente de Puigdemont, con los pantalones bajos y defecando, salió a la venta en los negocios de souvenirs de Barcelona, en alusión a la huida del destituido presidente tras la presión judicial sobre la cúpula dirigencial catalana.

Foto: AP / Francisco Seco

Enemigos. El retrato oficial de Puigdemont aún cuelga en una pared de la alcaldía de Vilanova i La Geltru, a 50 kilómetros de Barcelona, a pesar a su destitución. A su lado, la imagen del rey Felipe VI, jefe del Estado español, que llamó con firmeza a la unidad del país.

Foto: Reuters / Javier Barbancho

Justicia. Agentes de la Policía Nacional española toman posiciones en el Tribunal Constitucional de España, donde las autoridades destituidas de Cataluña fueron citadas a declarar bajo cargos de rebelión, sedición y desvío de fondos públicos.

Más notas para entender este tema

La grieta catalana: una herida que afecta a cada célula de la sociedad

A. Fachin: "Ningún resultado va a resolver la crisis"

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas