Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La magia de Nicolás

Domingo 05 de noviembre de 2017
0

Tal vez porque se celebra la víspera del Día de Todos los Santos, la noche de brujas que conocemos como Halloween es una fiesta asociada a hechiceras, ánimas errabundas, espantos y hechizos, y para comercializar disfraces que hacen las delicias de los niños.

De los niños oligarcas e imperiales, diría Chávez para que el automatismo rojo repitiera semejante sandez sólo de la boca hacia afuera, porque la brujería es parte del manual de encantamiento que los Castro vendieron a Hugo Rafael. Sí, la frivolidad de la burguesía, dirá Maduro, ha trivializado una celebración que para nosotros tiene especial significación y que, por respeto, a las camadas del Poder Electoral, que cabalgan sobre sus escobas con más destreza que Harry Potter, celebramos con una solemne mascarada comicial. Mientras podamos manejar a nuestro antojo las votaciones habrá Walpurgis tropical y aquelarre electoral.

Es indudable que el gobierno y los poderes que lo apuntalan prostituyeron el voto de toda connotación cívica y lo han convertido en naipe de prestidigitador de feria, del mismo modo que la primera magistratura fue despojada de su majestad para que el presidente oficiase de maestro de ceremonias en un circo de tres pistas -judicial, electoral y constituyente- o de monitor en sesión terapéutica de baile. La seriedad se perdió y el primer combatiente se comporta como un monigote de feria.

El Nacional, Venezuela

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas