Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sorpresiva renuncia del premier libanés

Denunció la injerencia de Irán en los asuntos de su país

Domingo 05 de noviembre de 2017
0

BEIRUT.- Menos de un año después de haber asumido, el primer ministro del Líbano, Saad Hariri, anunció ayer sorpresivamente su renuncia, en un discurso por televisión desde Arabia Saudita, en el que cuestionó a Irán y al movimiento islamista chiita Hezbollah por propiciar los conflictos en la región.

De visita en el reino saudita, Hariri adelantó su decisión de dejar el cargo, al que había llegado como representante de una amplia coalición de fuerzas, incluso el propio Hezbollah.

Sin embargo, ayer dijo que "Hezbollah es el brazo de Irán, no sólo en el Líbano, sino también en otros países árabes".

"Donde va Irán es para provocar conflictos y destrucción. La injerencia de Teherán en la región muestra su resentimiento contra la nación árabe", advirtió el ex premier.

Hariri consideró que en su país se vive un clima "similar" al que precedió el asesinato de su padre, Rafik Hariri, muerto en un atentado en febrero de 2005 cuando era primer ministro.

"Sé que están confabulando en secreto contra mi vida", dijo Hariri en el discurso, y un rato después la denuncia pareció confirmarse, cuando el canal Al Arabiya informó que las fuerzas libanesas frustraron un atentado en su contra en Beirut.

Como sunnita aliado de Arabia Saudita, rival en la región de Irán, Hariri acusó a Teherán de haber "creado disenso entre los hijos de un mismo país, creado un Estado dentro del Estado [...] hasta tener la última palabra en las cuestiones del Líbano".

"Digo a Irán y a sus seguidores que van a perder y que sus manos serán cortadas si perjudican a la nación árabe y el mal se volverá contra ustedes", señaló.

Los gobiernos saudita e iraní libran también una guerra a la distancia en Siria y Yemen, donde respaldan a diferentes bandos.

Hariri encabezaba una amplia coalición en el país mediterráneo, con un gabinete integrado por representantes de casi todos los partidos políticos importantes del país, hasta del propio Hezbollah.

Este movimiento nació en 1982 con el apoyo de Irán en respuesta a la invasión israelí del Líbano, y desde entonces lucha en el ámbito político, pero mantiene su brazo armado.

La salida de Hariri abre un interrogante sobre la alianza de gobierno, producto de un acuerdo que sirvió para poner fin a dos años de vacío en la jefatura del Estado y que condujo a Michel Aoun a la presidencia, en noviembre de 2016. Hariri no aclaró sus planes inmediatos ni si pretende quedarse en Riad, ciudad donde residió después del asesinato de su padre.

Agencias AFP y AP

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas