Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Puigdemont redobla su desafío y pide a los independentistas una lista única

Desde Bélgica, llamó a los partidos nacionalistas a resistir la intervención

Domingo 05 de noviembre de 2017
0
El ex presidente catalán, en su última entrevista en Bruselas
El ex presidente catalán, en su última entrevista en Bruselas. Foto: Reuters / Eric Vidal

MADRID.- Los mensajes circulan con dificultad desde una cárcel de Madrid hasta algún lugar de Bélgica, pasando por Barcelona. A los líderes del independentismo catalán se les cae el tiempo encima para decidir la estrategia para las elecciones del 21 de diciembre próximo.

Convertido en prófugo, a la espera de que se ejecute la orden de captura en su contra, el destituido presidente Carles Puigdemont presiona para que todos los partidos nacionalistas presenten "una candidatura única y transversal" con la que resistir la intervención dispuesta el 27 de octubre por el gobierno de Mariano Rajoy en repuesta a la proclamación de una república.

Puigdemont, que se ofrece como candidato en su exilio belga, propuso desde la trinchera de Twitter una lista transversal que defienda "el fin de la ocupación, la libertad de los presos políticos y la república".

El principal destinatario de su mensaje es quien fue su número dos hasta que Rajoy disolvió el gobierno de la Generalitat, Oriol Junqueras, líder de Esquerra Republicana (ERC).

Junqueras está preso desde el jueves pasado en la cárcel madrileña de Estremera. Las encuestas ubican a su partido primero en intención de voto y hasta antes de ser detenido su idea era ir a las urnas sin aliados.

La ebullición social que originó en Cataluña el encarcelamiento por rebelión y sedición de casi todo el gobierno que impulsó el proceso separatista lo forzó a recalcular. La presión por una lista común no viene sólo de Puigdemont y de su partido, el PDeCAT, sino también de las organizaciones cívicas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, cuyos líderes también pasan sus días en la cárcel.

Un congreso de ERC celebrado ayer en Barcelona se cerró con un manifiesto ambiguo. Marta Rovira, mano derecha de Junqueras, habló de explorar la idea de una coalición amplia que incluya también a los anarquistas de la CUP y a sectores soberanistas que hoy integran Podemos. Si no, preferirían participar con listas separadas y buscar acuerdos parlamentarios posteriores.

El calendario los corre. Pasado mañana vence el plazo para inscribir las alianzas que disputarán el poder en Cataluña al filo de la Navidad.

El PDeCAT y ERC ya habían competido unidos en 2015 con la coalición Junts pel Sí, de la que surgió el gobierno de Puigdemont. La convivencia resultó traumática, a pesar de que terminaron por ejecutar un desafío histórico a la legalidad española, que incluyó la celebración de un referéndum ilegal el 1° de octubre y la sesión parlamentaria en la que proclamaron la independencia tres semanas después.

El encarcelamiento de los ex ministros destituidos por aquellos actos -y la inminente detención en Bélgica de Puigdemont- empuja a la unidad. Pero ERC exige un protagonismo mayor en el reparto de cargos, a tenor de su peso actual en las encuestas. Aspiran a la cabeza de lista, que podría ser el propio Junqueras.

Las negociaciones son tan febriles como incómodas, con tantos participantes entre rejas o a punto de estarlo. Los separatistas necesitan ampliar su base de apoyos. Por eso, como se desprende del mensaje de Puigdemont, enarbolan la bandera de la "libertad de presos y el fin de la ocupación" y relegan la promesa de la independencia, bastante gastada después del fallido intento de octubre.

El gran objetivo es sumar a Catalunya en Comú, el partido de Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona. Ella se posicionó muy fuerte en el reclamo contra la prisión de ex altos cargos y contra la intervención de Rajoy. Y navega como puede en la ambigüedad cuando se habla de la ruptura con España. Lógico: sus votantes están muy divididos en esa cuestión.

Si ella se sumara, el frente catalanista tendría grandes opciones de superar la mayoría de los votos, lo que colocaría a Rajoy en una situación dramática. Por ahora Colau se niega: acepta coordinar puntos del programa electoral, pero prefiere inscribir una lista propia.

Otro blanco del separatismo es el sector de Podemos que encabeza el ex diputado Albano Dante Fachin, proclive a la unidad de acción para "defender las instituciones catalanas".

Los antisistema de la CUP decidirán en asamblea este fin de semana si competirán o boicotearán las elecciones convocadas desde Madrid. Ellos fueron clave para que Junts pel Sí tuviera la mayoría parlamentaria en 2015 (a pesar de que sumados no alcanzaron el 50% de los votos).

"Juntos o separados, la clave es acertar en la estrategia para mostrar una mayoría clara frente a Rajoy y sus aliados. Entonces, ¿qué harán? ¿Volver a disolver el gobierno y prolongar la intervención?", dijo una fuente cercana a Junqueras.

Lo único que tienen claro las fuerzas separatistas es que los dirigentes presos serán candidatos. La ley se lo permite mientras no tengan condena. Podrían asumir sus bancas y hasta aspirar a la presidencia.

La situación judicial del ex líder catalán

¿Qué pasó tras la orden de detención contra Puigdemont?

El fiscal general belga explicó anteayer que había recibido los documentos y que los estudiaría este fin de semana. Trasladará en los próximos días a un juez de instrucción la "euroorden" emitida por una jueza española por presuntos delitos vinculados al plan independentista de Cataluña.

¿Cuándo se hará efectiva la captura?

Las autoridades detendrían de un momento a otro a Puigdemont y a otros ex miembros de su gobierno, a quienes deben presentar ante un juez en un plazo de 24 horas. Durante esa comparecencia el juez decidirá si mantiene a los cinco en prisión preventiva o si los deja en libertad provisional, a la espera de que resuelva si deben ser entregados al país que los reclama.

¿Cuáles son los plazos?

Si el afectado acepta ser entregado, la decisión se tomará en un plazo de 10 días. Pero si se niega, el país ejecutor -Bélgica- tiene 60 días desde la fecha del arresto para tomar una decisión final sobre la extradición.

La pesadilla de los dirigentes secesionistas

Carmen Lamela, jueza española
Carmen Lamela, jueza española.

Carmen Lamela

Jueza española

Profesión: licenciada en Derecho

Edad: 56 años

Decisión histórica

La magistrada de la Audiencia Nacional pasó el jueves a la historia judicial española al enviar a prisión por delito de rebelión a ocho miembros del cesado gobierno catalán, y por dictar orden de detención a Carles Puigdemont

Discreción

Esta causa le correspondió por reparto. Su personalidad discreta no encaja con el perfil de jueza estrella; no es de dialogar con la prensa y, de hecho, es difícil encontrar fotos de ella en Internet

Conceptos

Sus compañeros de la Audiencia Nacional la consideran "jurídicamente muy sólida", "muy rigurosa" y alguien que "siempre fundamenta mucho cada una de sus resoluciones"

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas