Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Casi uno de cada cuatro ascensores no es controlado en la ciudad

Son 24.000 elevadores los que no están registrados, tal como lo exige la normativa; el monitoreo del gobierno es sólo a las empresas de mantenimiento

Domingo 05 de noviembre de 2017
0
Los ascensores deben contar con la constancia de mantenimiento y un código QR
Los ascensores deben contar con la constancia de mantenimiento y un código QR. Foto: LA NACION / Julián Bongiovanni

La muerte les pasó cerca a las siete personas que, el lunes pasado, sólo sufrieron traumatismos cuando el ascensor en el que se encontraban cayó cuatro pisos. Ocurrió en el Edificio del Plata, donde funcionan oficinas privadas y dependencias públicas. Se trataba de un elevador que no estaba registrado como corresponde ni tampoco tenía asignada una empresa de mantenimiento, indispensable para este tipo de aparatos.

La tragedia pudo haber ocurrido en ese edificio del microcentro, a pocos metros de la Casa de Gobierno, pero también en cualquiera de los más de 24.000 elevadores (casi uno de cada cuatro) que aún no están inscriptos en el Registro de Relevamiento, Conservación y Mantenimiento de la Agencia Gubernamental de Control (AGC).

El organismo porteño tiene registrados 82.017 elevadores en toda la ciudad, entre ascensores, montacargas, escaleras mecánicas, rampas móviles, montavehículos, artificios especiales y guardas mecanizadas. Pero advierte que, además de los registrados, existe otro 30% de aparatos que no son controlados por no estar integrados al régimen legal.

La resolución 430, de septiembre de 2013, aprobó la aplicación del programa Ascensores Registrados para forzar una revisión más minuciosa de los procesos de control e inspección de los elevadores. Pero para que el sistema funcione sin fisuras los elevadores deben estar registrados y, a su vez, contar con una empresa de mantenimiento asignada que debe encargarse de los chequeos correspondientes, que pueden ser mensuales, semestrales o anuales. En la ciudad, existen 560 empresas autorizadas para hacerlos.

"La responsabilidad de registrar los equipos de transporte vertical ubicados en cada edificio es del propietario o de su representante legal", explica Eduardo Padulo, integrante del Comité Permanente de Seguridad, miembro de la Federación de Asociaciones y Cámaras de Ascensores de la República Argentina (Facara).

El trámite se debe llevar a cabo en el sitio instalaciones.agcontrol.gob.ar, donde hay que registrarse como usuario para ingresar los datos necesarios: cantidad de equipos a declarar y el nombre de la empresa conservadora. Luego, una vez pagada la boleta anual, el representante técnico de la empresa deberá completar, todos los meses, el libro digital con la información del mantenimiento del ascensor, que a su vez deberá estar a disposición de los usuarios en un código QR pegado dentro del aparato.

Cifras inquietantes

Facara es una entidad sin fines de lucro que reúne a cámaras y asociaciones de empresas dedicadas a la fabricación, instalación y conservación de elementos utilizados en el transporte vertical de personas y objetos. Las cifras que manejan son más alarmantes que las oficiales: según la Federación, en toda la ciudad hay al menos 35.000 elevadores sin registrar.

El ascensor que cayó cuatro pisos en el Edificio del Plata no cumplía con ninguno de los requisitos. En el inmueble funcionan oficinas de dependencias públicas como la Comisión Nacional de Comercio Exterior, el Consejo Nacional de la Mujer y una oficina del Ministerio de Educación porteño; también hay varias empresas.

A raíz de ese episodio, voceros del Gobierno debieron aclarar que la Ciudad no tiene la responsabilidad de controlar el funcionamiento y mantenimiento de los elevadores, aunque sí de manera indirecta sobre las empresas conservadoras a través de la AGC. Es decir, la responsabilidad corre por cuenta de los propietarios o consorcios de los edificios y de las empresas conservadoras.

"Los vecinos deben exigir la oblea en sus ascensores y el resto de las instalaciones, y el código QR, ya que los edificios seguros hacen a una ciudad más segura para todos", dijo el titular de la AGC, Ricardo Pedace. "Ante cualquier irregularidad es importante que los vecinos llamen al 147 y denuncien", agregó.

Cuando los controles de las empresas no son efectivos, o no se realizan, la denuncia de los usuarios es importante para detectar elevadores en mal estado o que funcionan al margen de la reglamentación. Mediante esta vía, entre enero y octubre de este año, la AGC llevó adelante 3005 inspecciones, y efectuó 165 clausuras, la mayoría de ellas por elevadores sin registrar o por no poseer constancia del mantenimiento en la oblea que deben portar, acompañado por un código QR.

El organismo puede hacer otros dos tipos de controles: por alertas, es decir aquellas inspecciones activadas por faltas detectadas en el Registro de Relevamiento, Conservación y Mantenimiento; o por operativos, realizados de manera aleatoria, programadas por zonas o por tipo de elevador y junto a la empresa de mantenimiento. De otra forma, la AGC no cuenta con la potestad para controlar, edificio por edificio, si existen o no elevadores en funcionamiento.

Millones de viajes

"El control es sobre las empresas conservadoras, porque la AGC estima que es lo más eficiente, ya que si se trabaja para que existan empresas de calidad, los ascensores serán más seguros", opinó Andrés Pozzo, miembro de Facara. Y agregó: "Tal vez lo más eficiente sería realizar inspecciones sistematizadas, multar y clausurar a todos aquellos equipos que no estén registrados, así como a las empresas que no tengan los libros digitales al día".

Según la entidad, la mitad de los accidentes en elevadores se producen por anomalías en el mantenimiento del equipo, fallas en el sistema de seguridad o en la instalación eléctrica. En todo el país se hacen 48 millones de viajes en ascensores por día, que transportan a nueve millones de personas.

Y cuando ellos circulan en un elevador al margen de la ley, como ocurrió el lunes pasado en el Edificio del Plata, se convierten inevitablemente en pasajeros en riesgo.

Los requisitos para garantizar la seguridad

La responsabilidad sobre los elevadores tiene distintos protagonistas

Los consorcios o representantes legales de los edificios donde funcionan los elevadores deben registrarlos según las normas

La empresa conservadora es la encargada del mantenimiento. Tanto el organismo de control como el usuario pueden denunciar el mal funcionamiento

La empresa debe poseer habilitación y libro de ascensores adecuado a las normativas, seguro de responsabilidad civil exclusivo para ascensores y un representante técnico habilitado

Debe contar con cobertura de ART con la lista del personal contratado y de la empresa

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas