Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Freddy Guevara, mano derecha de Leopoldo López, pidió asilo tras ser detenido

El vicepresidente del Parlamento venezolano se refugió en la Embajada de Chile en Caracas

Domingo 05 de noviembre de 2017 • 01:39
SEGUIR
PARA LA NACION
0
El dirigente venezolano opositor Freddy Guevara
El dirigente venezolano opositor Freddy Guevara. Foto: Twitter @FreddyGuevaraC

CARACAS.- Freddy Guevara, vicepresidente del Parlamento venezolano, se refugió en la Embajada de Chile de Caracas después de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) allanara su inmunidad parlamentaria y ante el acoso sufrido ayer por parte de los agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) en las inmediaciones de su domicilio.

El gobierno chileno confirmó el refugio para la mano derecha del preso político Leopoldo López en el partido Voluntad Popular. "Conforme a su tradición humanitaria, a los principios que inspiraran nuestra política exterior y en coherencia con las decisiones adoptadas en situaciones similares, el Gobierno de Chile le ha otorgado la calidad de huésped de nuestra Embajada", comunicó la cancillería.

Cinco magistrados de la Corte Suprema votada por el Parlamento permanecieron durante varias semanas en las mismas instalaciones que Guevara, hasta que aprovechando una madrugada decidieron huir, atravesaron la frontera con Colombia y viajaron hasta la capital chilena, en donde se encuentran actualmente.

La persecución contra Guevara se intensificó en los últimos días, al decretar el TSJ que tribunales penales podían juzgarle por cometer delitos de asociación, instigación pública continuada y uso de adolescentes para delinquir durante las protestas antigubernamentales de este año. Maikel Moreno, su presidente, comunicó el levantamiento de la inmunidad parlamentaria del diputado a la Asamblea Nacional Constituyente para que proceda con el proceso penal.

El Supremo, un martillo implacable desde hace 22 meses contra la Asamblea legítima y contra la oposición, ha vulnerado una vez más la Constitución, que solo permite allanar la inmunidad parlamentaria con el voto de la mayoría cualificada del Parlamento.

Al frente del acoso contra Guevara se situó desde hace tres meses el propio Nicolás Maduro, actual presidente de Venezuela. "Ya tiene su celda lista, solo estoy esperando que llegue la Constituyente. Ya tiene su nombre la celda para donde va este terrorista. Terrorista imbécil que no lo quieren ni en su casa", clamó, en vísperas de los polémicos comicios para la Constituyente, a finales de julio.

Voluntad Popular tiene a sus principales cargos encarcelados o en el exilio, empezando por Leopoldo López. Carlos Vecchio, quien eracoordinador nacional, permanece huido en Estados Unidos, así como David Smolanksy, alcalde del municipio caraqueño de El Hatillo. El diputado Gilber Caro fue detenido en enero pasado, en la primera acción del Comando Nacional Antigolpe, pasando por encima de la misma inmunidad parlamentaria.

El chavismo también ha enfilado sus poderosas baterías contra Julio Borges, presidente del Parlamento, a quien culpa de las sanciones internacionales contra Caracas. Maduro insistió en que el fiscal debe actuar contra el dirigente de Primero Justicia por "traición a la patria". En el fondo de estas amenazas está la millonaria deuda venezolana, ya que es el Parlamento quien tiene que dar su visto bueno para reestructurar la deuda, incluso para nuevos convenios. La Constituyente, órgano revolucionario que actúa con poderes plenipotenciarios, no es reconocida por la comunidad internacional.

El Parlamento se había pertrechado contra la nueva embestida chavista, incluso en la tarde del jueves había emitido una alerta internacional ante la esperada retirada de inmunidad parlamentaria de Guevara. "Traidor es Maduro que endeudó de manera irresponsable a Venezuela y hoy nos está matando de hambre", se defendió Borges.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas