Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los bares de Buenos Aires volvieron a servir fútbol

Con el River-Boca revivió la costumbre que impuso la transmisión codificada de los partidos de primera; los que no quieren pagar para ver los encuentros recuperaron el rito colectivo

Lunes 06 de noviembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: Patricio Pidal/ AFV

No es una conclusión cerrada, pero sí existen muchos elementos probatorios para sostener la hipótesis. Podría enunciarse de una forma muy simple: los bares de Buenos Aires volvieron a llenarse de fútbol. Y eso va más allá de la pasión. Tanto en la ciudad como en cualquier rincón del país. Porque el fútbol es el deporte más popular de Argentina y el superclásico una de las citas deportivos más atractivas y lucrativas. El negocio es redondo.

Aquella costumbre de rodearse de desconocidos frente al televisor de un bar, que había quedado en desuso tras la creación del programa Fútbol para Todos en 2009, ayer recobró vida con el primer River-Boca codificado de la nueva era. Como quien se entera de que el vecino está por hacer un asado cuando huele el humo de las primeras brasas, miles de fanáticos que no contrataron el pack de Fútbol Premium se volcaron masivamente a bares, pizzerías y estaciones de servicio para disfrutar del superclásico y exponer su fanatismo a cambio de una consumición. "Después de todo, River y Boca amortizan cualquier gasto", expresó Daniel, uno de los tantos jóvenes que se congregaron en una pizzería de Olazábal y Triunvirato.

Recorrer la ciudad y entrar en los locales en el momento que se iniciaba el partido, sirvió para comprobar el significado relevante que tiene el fútbol en la vida de los argentinos. Pero también se pudo acreditar la satisfacción de muchos de los dueños y encargados de bares y cafés por el presunto incremento en las ganancias que genera brindar un servicio adicional. "Esto nos viene muy bien. Desde hace mucho tiempo que no ocurría tener tanta gente reunida con la excusa de ver un superclásico. Los domingos, por lo general, solo vienen los parroquianos de siempre, pero hoy (por ayer) volvieron muchos jóvenes. Esperemos que nos mejore los ingresos", admite Héctor Ginanni, dueño del Café De La U, ubicado en Triunvirato y Roosevelt, en el barrio porteño de Villa Urquiza.

La imagen se repitió en distintos bares y cafés de toda la ciudad y el país. Los hinchas de River y Boca, obligados por las circunstancias, cambiaron los hábitos del domingo con tal de encontrar un buen lugar en donde mirar el partido y expresar su fanatismo sin importarle la convivencia con sus primos hermanos. Obviamente, la gran mayoría tomó la decisión con mucha antelación, evaluando la cercanía, el servicio y los precios del lugar. "Nunca pagué para ver fútbol y no lo pienso hacer ahora. El ritual de volver al bar a ver fútbol lo extrañaba, es la mejor excusa para escaparme de casa", afirma Javier, un vecino de villa Urquiza.

"Que haya desaparecido el fútbol codificado influyó mucho en el negocio. Los fines de semana entraba muy poca gente a ver los partidos", comenta Oscar Medina, mozo del café desde hace 23 años. "Las pocas veces que venían a ver los partidos era gente más grande, de 50 o 60 años. Hoy, por suerte, volvieron muchos pibes que son los que más cerveza y minutas consumen", agrega.

La posibilidad de ver el fútbol en casa y seguirlo simultáneamente en las redes sociales había herido la costumbre de utilizar los bares como lugar de encuentro. Sin embargo la vieja/nueva modalidad del sistema codificado parece ser una alternativa alentadora para los comerciantes. Es que son muchos los que no pudieron o no quisieron pagar el abono especial de $300 para poder ver el fútbol desde la comodidad de la casa (ver recuadro).

La venta del pack fútbol con motivo del superclásico se agilizó en los últimos días, sobrepasando la barrera del millón de suscriptores. Según datos aportados por Fox y TNT Sports, las dos empresas dueña de los derechos, se registraron más de 1.100.000 abonados. Aunque todavía es prematuro para saber si es mucho o poco, la expectativa es llegar a los dos millones al finalizar el primer año de comercialización. Por lo pronto, los bares y cafés de Buenos Aires, aprovechando la nueva era del codificado, volvieron a llenarse de fútbol?

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas