Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Axel Ge­ller rei­na entre los ju­ve­ni­les del te­nis: es el N° 1 del mundo junior

El ar­gen­tino, de 18 años, es el lí­der del ran­king ITF; fue fi­na­lis­ta de Wim­ble­don y del US Open; si­gue es­tu­dian­do en Stan­ford

Lunes 06 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Axel Ge­ller
Axel Ge­ller.

Axel Ge­ller co­men­zó la tem­po­ra­da con an­he­los aus­te­ros, sin pen­sar más allá de lo que la reali­dad, su­pues­ta­men­te, le mar­ca­ba: su­mar ki­ló­me­tros en el cir­cui­to ju­nior, ga­nar ho­ras de com­pe­ten­cia y cla­si­fi­car­se pa­ra los Grand Slam. A los 18 años, el ju­ga­dor que em­pu­ñó la ra­que­ta por pri­me­ra vez a los cua­tro, en el Club de Cam­po May­ling de Pi­lar, su­peró sus pro­pias ex­pec­ta­ti­vas y, des­de hoy, se­gún la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Te­nis , es el ju­nior nú­me­ro 1 del mun­do. Una dis­tin­ción que si bien no le ase­gu­ra na­da con mi­ras al fu­tu­ro pro­fe­sio­nal, lo di­fe­ren­cia en su pro­ce­so de desa­rro­llo y lo pre­mia.

La ITF co­men­zó a pu­bli­car ofi­cial­men­te los lis­ta­dos con las po­si­cio­nes de los me­jo­res ju­ve­ni­les (has­ta 18 años) en 1978 y fue­ron mu­chos los ar­gen­ti­nos que es­tu­vie­ron en­tre los más des­ta­ca­dos, pe­ro po­cas las ra­que­tas na­cio­na­les que al­can­za­ron lo más al­to del ran­king ju­nior en sin­gles. Fe­de­ri­co Brow­ne en 1994, Ma­riano Za­ba­le­ta en 1995, Brian Da­bul en 2002, Ga­brie­la Sa­ba­ti­ni en 1984, Pa­tri­cia Ta­ra­bi­ni en 1986, Cris­ti­na Tes­si en 1988, Flo­ren­cia La­bat en 1989 y Ma­ría Emi­lia Sa­ler­ni en 2000. Ge­ller, cam­peón del Oran­ge Bowl Sub 14 en 2013, se su­ma a la lis­ta. El ju­ga­dor de 1,91 me­tro, dies­tro y de re­vés de dos ma­nos, ma­ra­vi­lló te­nís­ti­ca­men­te en la gi­ra so­bre cés­ped, su­per­fi­cie en la que nun­ca ha­bía ju­ga­do has­ta ese mo­men­to: ga­nó G1 de Roeham­pton (el mis­mo si­tio don­de los más gran­des jue­gan la cla­si­fi­ca­ción pa­ra Wim­ble­don) y, ya en el All En­gland, per­dió la fi­nal in­di­vi­dual y ga­nó el tí­tu­lo en do­bles. Ade­más, per­dió la fi­nal del US Open y fue ter­ce­ro en el Mas­ters Ju­nior, en Cheng­du.

"El año lo arran­qué, en reali­dad, con la pre­tem­po­ra­da de di­ciem­bre de 2016 en la aca­de­mia de Fa­bián Blen­gino en Par­que Nor­te, con mu­chos ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les muy bue­nos, co­mo Ni­co Kic­ker, el por­tu­gués Gas­tao Elias, Agus­tín Ve­lot­ti y el ecua­to­riano Emi­lio Gó­mez. Al­gu­nas otras ve­ces con Die­go Sch­war­tz­man, Gui­do Pe­lla. Y tra­ba­jan­do fí­si­ca­men­te con Mar­ti­niano Ora­zi. Ese tra­ba­jo era dia­rio y me ayu­dó pa­ra aga­rrar buen ni­vel. Ese año ha­bía ido mu­cho al co­le­gio y no te­nía ran­king. Arran­qué es­te 2017 muy re­tra­sa­do. Nun­ca me ima­gi­né que iba a lle­gar al nú­me­ro 1", le cuen­ta Ge­ller a la na­cion, des­de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, en Pa­lo Al­to, su nue­vo ho­gar.

A di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de los ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos de su edad, el jo­ven hin­cha de In­de­pen­dien­te op­tó por otro ca­mino en el te­nis. Lue­go de con­tac­tar­se con dis­tin­tas uni­ver­si­da­des de los Es­ta­dos Uni­dos, se ga­nó un lu­gar en la pres­ti­gio­sa Stan­ford (allí es­tu­dió, en­tre otros, el crea­dor de la red so­cial Ins­ta­gram, Ke­vin Sys­trom), don­de pro­yec­ta es­tu­diar eco­no­mía y fi­nan­zas, pa­ra­le­la­men­te a su desa­rro­llo de­por­ti­vo. Ju­gar en la li­ga uni­ver­si­ta­ria es­ta­dou­ni­den­se no le im­pi­de com­pe­tir en cer­tá­me­nes pro­fe­sio­na­les ni su­mar pun­tos pa­ra el ran­king (de he­cho, a prin­ci­pios de oc­tu­bre de­bu­tó en el Cha­llen­ger Tour, en Fair­field), pe­ro só­lo pue­de co­brar el di­ne­ro que cu­bra sus gas­tos. No más.

"El mo­men­to cla­ve del año fue el pri­mer tor­neo gran­de que ga­né, un Gra­do 1 en Ecua­dor. Me fal­ta­ba com­pe­ten­cia, los pri­me­ros tor­neos no ju­gué mal, pe­ro en Ecua­dor se me die­ron las co­sas y arran­qué. En mar­zo me fui a en­tre­nar a la aca­de­mia de IMG en Bra­den­ton, me ayu­dó pa­ra me­jo­rar un par de co­sas, te­nía un buen gru­po de chi­cos con los que en­tre­nar to­dos los días y ju­gar. En la gi­ra de pol­vo en Eu­ro­pa no ga­né tan­tos par­ti­dos co­mo me hu­bie­ra gus­ta­do, pe­ro ju­gué muy bue­nos par­ti­dos y en Mi­lán, an­tes de Ro­land Ga­rros, ju­gué de­fi­ni­ti­va­men­te bien pe­se a no ga­nar el tro­feo. Ese día es­ta­ba bas­tan­te enoja­do y tris­te, pe­ro apren­dí un mon­tón de co­sas que pu­de apli­car en la gi­ra de pas­to, que fue don­de me­jor ju­gué. Wim­ble­don fue lo más lin­do, más que na­da por el tor­neo y por­que mi sue­ño es ga­nar­lo co­mo pro­fe­sio­nal. Des­pués de Lon­dres lo­gré un ran­king muy bueno y to­do el mun­do em­pe­zó a ver­me más. El pro­ce­so fue muy lin­do", na­rra Ge­ller, cu­yos re­fe­ren­tes te­nís­ti­cos son Juan Mar­tín del Po­tro, el ru­so Ma­rat Sa­fin, el che­co To­mas Berdych y el croa­ta Ma­rin Ci­lic.

"Es lin­do lle­gar al nú­me­ro 1, pe­ro tam­po­co me quie­ro ha­cer la ca­be­za con eso -acla­ró Ge­ller-. Es lin­do de­cir que lle­gué a esa po­si­ción, pe­ro a fu­tu­ro no tie­ne tan­to sig­ni­fi­ca­do. No me pue­do con­fun­dir. Soy un ju­nior, no un pro­fe­sio­nal. Ese es el pen­sa­mien­to que ten­go y es lo que hi­zo de­ci­dir­me a ve­nir a la uni­ver­si­dad. Sien­to que to­da­vía me fal­tan co­sas pa­ra po­der me­ter­me en el cir­cui­to pro­fe­sio­nal de lleno y que me va­ya bien. En Stan­ford me es­tán ayu­dan­do mu­cho pa­ra me­jo­rar fí­si­ca y te­nís­ti­ca­men­te. Mi en­tre­na­dor (Paul Golds­tein, 58º de ATP en 2006) es­tá muy com­pro­me­ti­do".

Ge­ller, que en el Mas­ters en Chi­na anotó un sa­que a 238 km/h -el más rá­pi­do de un ju­nior del que se ten­ga re­gis­tro-, no vol­ve­rá a com­pe­tir en lo que res­ta de la tem­po­ra­da. Con­ti­nua­rá es­tu­dian­do y for­mán­do­se de­por­ti­va­men­te en Stan­ford. "Voy a de­di­car­me a ha­cer un buen blo­que fí­si­co. El año pró­xi­mo ten­dré va­rios tor­neos uni­ver­si­ta­rios pa­ra ju­gar, pe­ro ade­más voy a usar to­dos los wild card que me ga­né es­te año co­mo ju­nior, al­gu­nos de ellos por ha­ber cla­si­fi­ca­do al Mas­ters. Y así, po­co a po­co, tra­ta­ré de em­pe­zar a me­ter­me co­mo pro­fe­sio­nal", aven­tu­ra Ge­ller, con ma­du­rez. El nú­me­ro 1 del ran­king ju­nior es una re­com­pen­sa pa­ra un año sen­sa­cio­nal, pe­ro tie­ne los con­cep­tos tan cla­ros que no se per­tur­ba y mi­ra más allá, pen­san­do en gran­de.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas