Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Qué comer según la energía que necesitás en cada momento

Los estados de ánimo y nuestro nivel de energía pueden beneficiarse si nos nutrimos con conciencia. Acá, una guía para lograrlo

Las frutas, cereales y el chía pueden servirte para mejorar tu ánimo
Las frutas, cereales y el chía pueden servirte para mejorar tu ánimo. Foto: Shutterstock
Lunes 06 de noviembre de 2017 • 11:39
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Cuando estamos cansadas, pensamos que fue porque nos colgamos mirando Netflix y dormimos poco, o cuando el estrés ataca, es porque estamos tapadas de trabajo. Pero... ¿qué onda con la comida?

A veces, nos olvidamos del impacto que tiene todo lo que comemos en nuestra actitud, pensamientos y sentimientos, más allá de la salud física.

A lo largo del día, tenemos el poder de manejar nuestra energía cuando decidimos qué servirnos en un plato. La cuestión no es sobreexigirse, pero sí saber qué alimentos nos ayudan a cambiar la frecuencia, desde una visión con bases en la homeopatía, el ayurveda y la alimentación macrobiótica.

EVITÁ EL SUBIDÓN... Y EL BAJÓN

La fiaca es lo que muchas veces nos gana la pulseada. Si no llegamos a la dietética para comprar almendras, nos tomamos un café bien negro porque no damos más o le entramos a un chocolate porque queremos algo rico ¡YA! Estas elecciones nos dan placer inmediato y un subidón de cafeína y glucosa, pero... nos generan un bajón de energía a la media hora, cuando otra vez salimos en busca de "combustible". La clave está en el equilibrio y en darnos esos alimentos que nos hacen sentir bien y nos vuelven conscientes del camino de nuestra energía o nos ayudan a bajar la velocidad de la montaña rusa emocional.

"QUIERO RELAJARME": CEREALES / FRUTAS / NUEZ MOSCADA

Foto: Ilustraciones de Angela Corti

Qué comer: lo ideal es comer en la cena cereales como el arroz y el trigo y sumar frutas de sabor dulce, como frutillas. La nuez moscada es otra vedette porque posee miristicina, un compuesto que te ayuda a dormir como un bebé. ¿Otra clave? Tratá de cenar tres horas antes de irte a dormir.

Acordate: consumilos a la hora de dormir

"TENGO ANGUSTIA": LEGUMBRES / SEMILLAS / ACEITES

Foto: Ilustraciones de Angela Corti

Qué comer: evitá los productos hiperprocesados porque frenan la absorción del triptófano, aminoácido precursor de la serotonina (el neurotransmisor de la felicidad). Incorporá legumbres -como los garbanzos-, semillas de calabaza y girasol y aceites de primera prensada en frío.

Acordate: te ayudan a salir de la nube gris.

"ESTOY ASEXUADA": CÚRCUMA / JENGIBRE / NUEZ MOSCADA / ACEITES AROMÁTICOS

Foto: Ilustraciones de Angela Corti

A la energía amorosa, sumale cúrcuma y jengibre para maximizarla. Para los hombres se recomienda la nuez moscada, que se usa en la medicina india para tratar disfunciones eréctiles. ¿Y los aceites esenciales? Usen el de jazmín o rosas para hacerse masajitos entre ustedes.

Acordate: sonpara ponerte más horny.

"QUIERO POWER": HOJAS VERDES / JENGIBRE / PICANTES

Foto: Ilustraciones de Angela Corti

Acá valen los sabores amargos que hay en las hojas verdes. A esto tenés que sumarle picantes (cúrcuma, pimienta, jengibre), que activan el metabolismo y ayudan al subidón energético. Si a un licuado con espinacas o kale le sumás unas rodajitas de jengibre..., ¡vas a volar!

Acordate: te sirve para liberarte de lo pesado.

"Estoy estresada": Frutos secos / chía

Foto: Ilustraciones de Angela Corti

Cuando estamos bajo presión, nuestro sistema nervioso aumenta la demanda. Ahí tenemos que elegir alimentos ricos en omega-3 -la chía- y omega-6, que tienen un efecto neuroprotector. Sumá frutos secos, teniendo siempre en la cartera o en el cajón de tu escritorio.

Acordate: te ayudan a bancar la ansiedad.

"ME VINO": PALTA / AZÚCAR MASCABO / FRUTOS SECOS / ACEITE

Foto: Ilustraciones de Angela Corti

Si sentís que tu onda energética va en picada cuando estás indispuesta, echá mano a las grasas "buenas". Preparate unas rodajitas de palta espolvoreadas con azúcar mascabo, no te olvides de los frutos secos y poneles un poco más de aceite a las ensaladas.

Acordate: te salvan cuando estás indispuesta.

RECETA ENERGY:

Pudding de chía para el desayuno

Las semillas de chía, por su contenido de omega-3, protegen nuestro sistema nervioso y nos ayudan a equilibrar la energía de nuestros pensamientos a lo largo del día. El cacao aporta lo suyo: tiene selenio, un mineral también presente en los frutos secos.

¿Qué lleva?

1 cda. sopera de semillas de chía

100 ml de agua o leche de almendras o de coco

1 cdita. de cacao amargo

Arándanos, banana o fruta de tu gusto

5 nueces partidas

¿Cómo se hace?

Antes de acostarte, dejá las semillas de chía en remojo (en agua o leche) junto con el cacao.

Mezclá los ingredientes y llevá a la heladera en un vaso tapado con papel film.

Por la mañana, sumale la fruta y las nueces picadas.

Podés agregarle espirulina, bayas de goji o polen de abeja.

ALGO MÁS QUE COMIDA

Por el Dr. Sebastián Díaz Varela, nuestro médico ayurvédico.

Nos nutrimos por ocho canales de ingreso de información y comida: el oído, el tacto, la vista, el gusto y el olfato, más lo que dejamos entrar por la mente, el intelecto y el sentimiento. Para una buena digestión, son necesarios el alimento y el nivel de energía adecuados. Y podemos debilitarnos por sobrecargas de experiencia en cualquiera de los canales. Por ejemplo, palabras descalificadoras pueden sobrecargar el oído; violencia física u omisión de caricias hacen lo propio con el tacto; ver violencia sobrecarga la vista; comidas pesadas hacen lo mismo con el gusto; creencias limitantes intoxican la razón; la falta de comprensión y amor sobrecarga el canal del sentimiento. Si "digerimos" bien la vida, tendremos una buena digestión.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas