Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
CONTENT LAB PARA McDonald´s

McDía Feliz: hoy cada Big Mac cuenta para ayudar

Hoy es el día más fácil para darle una mano a los niños con patologías complejas: comprando un Big Mac en cualquier local de McDonald´s se colabora con La Casa de Ronald McDonald

Viernes 10 de noviembre de 2017 • 21:19

cerrar

Barbie no cumplió los dos años todavía y ya pasó por diez cirugías. Apenas nació, en Tucumán, tuvieron que sacarle casi todo el intestino. Hoy se alimenta a través de un catéter intravenoso que le conectan a una vena del tórax 18 horas al día. Pero así y todo, más allá del tratamiento y de sus visitas diarias al Hospital Italiano, su vida en la Casa de Ronald McDonald de Buenos Aires no parece diferir demasiado de la de cualquier otro chico: hay que verla trepando los escalones del jardín, intentando subir al tobogán y, obviamente, tropezando cada tanto y cayendo al pasto. Pero si los días de Barbie tienen tanto amor, alegría y contención es porque, gracias a la obra solidaria que hace la Asociación Casa Ronald McDonald, ella puede tener a su familia cerca en los momentos donde más lo necesita y el McDía Feliz es la jornada solidaria que lo hace posible

Ayudar a quienes más lo necesitan está en la esencia de los argentinos. Lo demuestran las miles de personas que cada año se acercan, como este viernes 10 de noviembre, a cualquiera de los más de 200 locales que McDonald´s tiene en todo el país para celebrar esta jornada solidaria comprando un Big Mac. Así de fácil es darle una mano a familias como la de Barbie, que para poder acompañarla han tenido que dejarlo todo. Hoy, solo en la Casa de Ronald McDonald de Buenos Aires, hay 30 niños y niñas con sus padres que nunca olvidarán la ayuda recibida.

McDía Feliz en números

Cada vez que se acerca el McDía Feliz, en McDonald´s tienen un solo objetivo: mejorar lo hecho el año anterior. En la edición 2016 se vendieron más de 200.000 Big Mac, lo que significó una recaudación de $12.642.000. La meta, claro, es superar esas cifras. Para lograrlo, cada local se vestirá de fiesta: habrá espectáculos, recitales y Meet & Greets con celebridades que se acercarán de manera voluntaria a distintos locales para ayudar a vender Big Mac.

Las redes sociales también reflejarán esta gran movida solidaria. El Facebook oficial de la compañía, por ejemplo, transmitirá en vivo desde distintos puntos del país.

Y el famoso influenciador Grego Rosello, que estuvo de visita en la Casa Ronald McDonald de Buenos Aires y que protagoniza la campaña del evento, le pondrá ingenio y color a sus cuentas de Instagram y Twitter (@gregorossello). El público, por su parte, también podrá participar subiendo fotos y estimulando a que más gente se sume a la iniciativa. Todo para que más familias puedan sumarse a las más de 135 mil que ya han pasado por alguno de los 9 programas (cuatro Casas, tres Salas Familiares, una Unidad Pediátrica Móvil y una Unidad de Promoicón de Hábitos Saludables) de la La Casa de Ronald Mconald.

La Casa Ronald McDonald se agranda

Este McDía Feliz viene además con una gran noticia: a partir de diciembre La Casa de Ronald McDonald pondrá en funcionamiento su décimo programa: una Sala Familiar en el Hospital de Niños Sor Ludovica de La Plata. Por eso, todo lo que se recaude hoy por la venta del Big Mac será destinado a este nuevo proyecto, que tuvo una inversión total de $11.500.000.

"Estar en el Sor Ludovica de La Plata era un sueño de la Casa Ronald de hace muchos años. Es el Hospital de Niños más importante de la Provincia de Buenos Aires, al que llega todo niño con alguna enfermedad antes de ser derivado al Garrahan", comentó orgullosa la directora ejecutiva de la Casa de Ronald McDonald Guillermina Lázaro.

La nueva Sala Familiar es un espacio de 300 m2 y tendrá capacidad para beneficiar diariamente a 75 papás de las áreas de Terapia Intensiva, Terapia Intensiva Cardiovascular y de Neonatología. Contará con un área de espera confortable dentro del hospital, cocina comedor, baños con duchas, lavadero, salas de televisión y descanso, lockers y además un plan de actividades que incluye talleres y diversas iniciativas de recreación e integración. Los niños que se atienden en el Sor Ludovica presentan en general patologías graves, que requieren de cuidados de alta complejidad. Y al tratarse de terapia intensiva, los padres no pueden acompañar a sus hijos. La Sala Familiar les permite entonces disponer de un lugar para no tener que circular y descansar en pasillos y escaleras.

Hoy ayudar es muy fácil: te invitamos a que pases por un local de McDonald´s, te lleves tu hamburguesa y hagas feliz a un niño. Cada Big Mac cuenta.

Te puede interesar