Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La historia del perro al que le destrozaron las patas a palazos y todavía intenta volver a caminar

Estuvo más de dos días tirado en un charco de sangre y sin recibir asistencia; un hombre humilde pero con la convicción de salvarle la vida cambió su destino y permitió que se reencontrara con su familia

Martes 07 de noviembre de 2017 • 19:34
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Así encontraron a Rolandito, estaba inmóvil en un charco de sangre bajo una cucha que le habían improvisado los vecinos
Así encontraron a Rolandito, estaba inmóvil en un charco de sangre bajo una cucha que le habían improvisado los vecinos.

"Por favor, vengan a buscar a este perro. Hace más de dos días está tirado en un charco de sangre, le molieron las patas a palazos", le avisó por teléfono un vecino a Raúl Yurquina, que es conocido en Avellaneda por ocuparse de los animales en situación de calle y que sin ayuda de nadie lleva adelante el Refugio Lucero donde alberga a más de 50 rescatados. "No dudamos en ir a ayudarlo, pedimos un flete y, cuando llegamos al lugar encontramos efectivamente al perro en terribles condiciones. Estaba sufriendo, sin poder moverse, con sus dos patas delanteras heridas: se las habían inmovilizado para partírselas a machetazos hasta dejarlas completamente rotas. Las imágenes helaban la piel y retorcían el alma", recuerda Liliana Delio (59) que colabora con Raúl hace tres años, entre otras cosas, en las tareas de difusión de los casos de los que se ocupan.

Lo bautizaron Rolandito y le prometieron que iban a hacer todo lo que estuviera a su alcance para salvar su vida. "Sabemos quién fue el responsable y, si bien somos partidarios de proceder con denuncias como corresponde, en este caso no quisimos hacerlo por miedo a que tomaran represalias con el refugio, los animales comunitarios o contra el mismo Raúl. Esto es algo que lamentablemente ya sucedió: Raúl fue amenzado y golpeado brutalmente. Las denuncias no han servido más que para confrontaciones. En ese momento lo primero era atender al animal, ya había padecido demasiado", dice con firmeza la colaboradora.

Y así comenzaron la titánica tarea, realmente enorme y a pura fuerza de voluntad porque Raúl es una persona humilde que no cuenta con un trabajo estable, vive en un barrio muy carenciado y a veces no come para asegurar el alimento a todos sus rescatados. Además se encarga de alimentar más de veinte perros comunitarios y de llevar a castrar al mismo número de animales por semana entre callejeros y con dueños de bajos recursos. Pero esas condiciones nunca lo detuvieron ni le sirvieron como excusa. "Con el mismo transporte trasladamos a Rolandito a la Facultad de Ciencias Veterinarias en Agronomía. Allí le dieron los primeros auxilios y luego de más de seis horas de espera finalmente le abrieron una historia clínica y le tomaron placas", detalla Liliana.

El diagnóstico fue triple fractura en ambas patas delanteras. Ese mismo día, luego del control, Rolandito fue trasladado al espacio -precario todavía- que Raúl está comenzado a organizar con mucho esfuerzo para poder transitar a más animales. Los primeros días fueron difíciles. A pesar de la medicación que se le estaba administrando, se mostraba lógicamente traumatizado. "Pese a sus dolor físico, Rolandito no dejaba de dar besos a todos los que lo asistían. Existía la posibilidad de una amputación doble y nos habían indicado que teníamos que hacerlo caminar para que no perdiera sensibilidad en sus patas traseras", agrega Liliana.

A la semana Raúl regresó a la Facultad de Veterinaria con la intención de pasar la noche en la puerta, ya que allí sólo dan tres turnos por día para la especialidad de traumatología. Y afortunadamente consiguió su lugar. "Una vez atendido se le hizo un cambio de vendaje y nos dijeron que en menos de diez días debía ser operado. Lamentablemente en la facultad no tenían disponibilidad hasta diciembre para llevar adelante una cirugía como la que requería Rolandito. No había tiempo que perder. Gracias a la difusión del caso, varias personas se contactaron con nosotros y finalmente pudimos reunir el dinero para operarlo. La intervención llevó casi cuatro horas y se hizo en una veterinaria del barrio de Almagro que sólo cobró $ 4 mil en concepto de anestesia y material quirúrgico", explica Liliana. La operación fue exitosa y los especialistas estimaron que en el transcurso de tres meses Rolandito iba a poder caminar nuevamente.

Raúl pasó la noche en la puerta de la Facultad de Ciencias Veterinarias para conseguir un turno y poder atender a Rolandito con un especialista en traumatología
Raúl pasó la noche en la puerta de la Facultad de Ciencias Veterinarias para conseguir un turno y poder atender a Rolandito con un especialista en traumatología.

Hogar, dulce hogar

Pero los días con viento a favor todavía no habían terminado para este perro adulto que había conocido el dolor y el maltrato en tan poco tiempo. Rolandito se había escapado por accidente de su casa y su familia lo buscaba hacía ya más de un mes. "A fines de octubre un señor se contactó con nosotros afirmando que Rolandito en realidad se llama Pirucho, y que se le había escapado cuando abrió la puerta de su domicilio y desde ese mismo día lo estaba buscando. Le hicimos muchas preguntas para asegurarnos que fuera quien decía, nos mostró fotos y realmente se veía que era un perro muy querido al que una familia estaba esperando", indica Liliana. Y agrega: "Hoy, en plena recuperacion, Rolandito, Pirucho, está de nuevo en su hogar, de donde nunca debió haberse ido. Es un caso de los tantos que hemos pasado y seguiremos pasando lamentablente, pero con la esperanza de que cada vez sean menos. Con la ayuda de muchas personas y la difusión del caso, hoy Rolandito, está recuperándose rodeado del amor de la familia que lo eligió desde pequeño. Por eso para nosotro es muy importante que las personas sepan la importancia de la castración, de la chapita con un contacto o de no sacarlos a pasear sin correa, es una forma de cuidarlos y cuidarnos", concluye.

Ronaldito / Pirucho de vuelta en su casa con Jorge, su due?o
Ronaldito / Pirucho de vuelta en su casa con Jorge, su due?o.
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas