Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La gira por Rusia: la calma de la selección no rima con la Revolución

En una fecha especial en Moscú, un plantel liberado de presiones comenzó las prácticas

Miércoles 08 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Banega y Messi, durante la práctica en Spartak de Moscú
Banega y Messi, durante la práctica en Spartak de Moscú. Foto: @Argentina

MOSCÚ.- Las grandes capitales del mundo tienen tantas caras como su dimensión permita. El martes que no era cualquier martes aquí tuvo nostálgicas banderas rojas ondeando en la emblemática Plaza Roja; a Vladimir Putin, el presidente del país, siguiendo su "agenda normal", sin hacer referencias a lo que a los pies del Kremlin pasaba; a los shoppings comerciales abiertos, como una metáfora ensordecedoramente muda; y tuvo, a media hora de viaje del epicentro político de la ciudad, a la selección argentina entrenándose por primera vez en esta ciudad con el plantel completo, ajena al acontecimiento más importante del año en estas tierras: se cumplía el Centenario de la Revolución Bolchevique que llevó a Lenin al poder, un episodio que pondría al comunismo en el centro de aquel mundo.

Con el mismo frío estadístico de entonces -ayer la temperatura no superó los 4 grados en ningún momento- pero lejos del calor que entonces emanaba la calle, fue una jornada rutinaria para el equipo, que todavía disfruta el aire puro que le entró en los pulmones en Quito hace un mes, cuando selló la clasificación al Mundial. Entonces puede verse pasar a Chiquito Romero por el lobby del bello hotel que aloja a la selección, a orillas del río Moscú, y sacarse una foto con los que lo reconocen. Al entrenador Jorge Sampaoli bajar del gimnasio, transpirado después de una sesión de entrenamiento personal, mientras comenta lo que todos: hace frío. A Paulo Dybala volver de la práctica con el termo bajo el brazo, pensando quizás que será aquí donde tendrá otra chance de ganar minutos como candidato a ser el socio de Messi ...

Escenas mínimas, tanto como las que suceden puertas adentro del hotel, donde la tarde pasó entre charlas en las habitaciones, algunas dirigidas por el cuerpo técnico con destinatarios puntuales, y las primeras entrevistas formales que ofrecen los futbolistas, otra consecuencia del peso que se quitaron en Ecuador: el silencio autoimpuesto para con el periodismo también es cosa del pasado.

Muy temprano, la llegada de los cuatro jugadores del torneo argentino -Benedetto, Pavón, Enzo Pérez y Belluschi- había estirado la lista hasta los 26 que afrontarán los partidos ante Rusia, el sábado desde las 10 de la Argentina, y Nigeria, el martes en Krasnodar, al sur del país, desde las 13. En ese segundo partido, en realidad, serán 25: el capitán, como ocurrió en la gira inaugural de Sampaoli por Australia y Singapur, sólo jugará el primer partido de los dos.

Messi, eje de cada instante

La presencia de Messi, para variar, es lo que marca el pulso del amistoso: cara principal de Adidas, la empresa que viste a las selecciones que se enfrentarán en la reinauguración del estadio Luzhniki -será la sede de la apertura y de la final de la Copa del Mundo-, los organizadores ruegan contar con él en un acto promocional mañana, cuando se presente la pelota oficial del campeonato.

El rosarino, que ayer cumplió su segundo día con el grupo, protagonizó los movimientos de ataque que ideó Sampaoli durante la práctica. Esta gira, entre otras cosas, persigue ese objetivo puntual: perfilar quiénes muestran más pasta para ser las segundas espadas de Messi, una pretensión que desvela al cuerpo técnico. Entre esas opciones no aparece Mauro Icardi , el que había irrumpido con fuerza y ahora se quedó en Milán, víctima de un moretón y una pequeña inflamación alrededor de la rodilla derecha. Si bien su club, Internazionale informó que no se trataba de algo grave, ambos cuerpos médicos acordaron que el 9 no viajara hasta Rusia. Un detalle que contrasta con los primeros partidos de esta era, cuando Icardi fue a Oceanía y Asia a pesar de que sabía que no podría jugar. Otro tiempo.

Cerquita de Messi, como siempre, sonríe Sergio Agüero. En el subibaja del fútbol, en esta foto final de año, el Kun muestra los dientes, lejos de la época en la que no era ni suplente. Una postal feliz que se lleva bien con los días que vive la selección en la deslumbrante Moscú: pasada la resaca de la clasificación, es tiempo de empezar a preparar los 'expedientes Rusia'. Pero calma, que nadie hable de una Revolución mundialista. Para eso faltan siete meses.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas