Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Iquitos: cómo es la ciudad estrella de la Amazonia

La ciudad más importante de la Amazonía peruana es una falsa isla que guarda vestigios de la próspera era del caucho y se mueve al ritmo frenético de los mototaxis

Jueves 09 de noviembre de 2017 • 13:30
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Lo primero que impacta de Iquitos es la humedad: una masa densa que se adueña del cuerpo ni bien se pone un pie afuera del avión. Lo segundo, el culto al pollo. En una ciudad con calles de tierra y asentamientos precarios, los restaurantes que lo sirven de múltiples formas se levantan como templos de sillones vip y luces de neón. Lo tercero, el flujo luminoso de los 45 mil mototaxis que inundan las calles de la metrópoli más grande de la Amazonia peruana, uno por cada diez habitantes. A "la Venecia de la Amazonia" solo se llega por agua o aire. Por eso florecen estos híbridos: traer un auto es caro y el viaje en barco desde la ciudad de Yurimaguas lleva tres días. Willy Herrera maneja el suyo desde hace 20 años. Era comerciante hasta que decidió transformar el hobby en trabajo y sumarse a una competencia feroz que ya involucra a "tantas personas como mosquitos en la selva", donde los adelantos furtivos y el robo de pasajeros son la comida diaria.

Más de 45.000 mototaxis ocupan las calles de la ciudad de Iquitos
Más de 45.000 mototaxis ocupan las calles de la ciudad de Iquitos. Foto: Sebastián Pani

Willy explica que estos vehículos (tuneados con logos de los Transformers y dibujos de Los Simpsons) tienen partes chinas o tailandesas, ensambladas en Perú y vendidas a 5.700 soles, unos 1.700 dólares. Fueron una idea del ingeniero y corredor de motos Octavio Mavila, que cuando abandonó la actividad transformó su moto para hacer paseos desde los hoteles. Una empresa japonesa se dio cuenta de que iba a dar dividendos y empezó a fabricarlos en serie. El formato pasó de los dos a los tres asientos, se agregaron ventanas y se hicieron pruebas hasta llegar a los modelos de hoy, con armazón y lona traseros. El sistema se popularizó rápido en una ciudad donde los colectivos con carrocería de madera (más conocidos como "troncomóviles") están colapsados. El tour es vertiginoso y movedizo. Willy hace un recorrido por un boulevard de bares y mesitas a la calle, la Plaza de Armas y su catedral neogótica y se puede ver el esplendor de las casas azulejadas de la era del caucho. Cuenta que la Plaza 28 de Julio -con las copas de sus árboles cortadas como discos- acá es conocida como "plaza de las grandes mentiras", porque es donde vienen los políticos en campaña. Y nos explica que los iquiteños viven de lo que crece en la ribera: plátano, yuca, arroz. Con la baja del precio del petróleo, la actividad maderera, el comercio y el turismo fueron ganando espacio.

Iquitos tiene un pulso intranquilo, con prestadores turísticos al acecho y gringos que tomaron -o tomarán- la carretera hacia Nauta, donde probaron -o probarán- ayahuasca en busca de un estado superior. Las chicas usan pantalones holgados. Los chicos, musculosas y ojotas. Muchos se tatuaron deidades hindúes en la espalda o la muñeca. Locales y visitantes se mezclan en el Malecón Taracapá, la costanera intervenida por una vegetación invasiva y arrogante. El paseo va revelando estatuas de los héroes locales -educadores con libros, luchadores con escopetas- y homenajes a "la misión de evangelio y la dignificación de la persona humana", además de las tres hileras de casas que están entre la calle y el río, algunas elevadas con pilotes para capear las inundaciones. Ahí abajo, un barco de pasajeros, gigante y oxidado, quedó encallado en una pose apocalíptica.

SECRETOS DE LA AMAZONIA

cerrar

Antes del hombre blanco, la ciudad estaba habitada por los ikitu, obligados a incorporarse a las misiones jesuíticas. La ciudad empezó a hacerse famosa desde fines del siglo XIX, cuando se convirtió en el primer puerto fluvial del Amazonas peruano y un centro cauchero neurálgico. Se expandió y diversificó: a los asiáticos que habían llegado como comerciantes (los rasgos orientales siguen muy presentes en los biotipos y en la personalidad urbana) se sumaron colonias europeas. El insumo para los vehículos a motor ayudó a crear grandes fortunas y excentricidades como la Casa de Fierro, diseñada nada menos que por Gustave Eiffel. Todavía se la puede ver en una esquina céntrica, plateada y con un aire de precariedad leve. El final de esa fiebre también fue cinematográfico. El explorador británico Henry Wickham se robó 70 mil semillas del árbol Hevea brasiliensis y las contrabandeó al Jardín Botánico Real de Kew, en Londres, desde donde fueron despachadas a Malasia y otras regiones tropicales. La producción se había ido de la región para siempre.

El Libertad Jungle Lodge de Iquitos
El Libertad Jungle Lodge de Iquitos. Foto: Sebastián Pani

Partiendo desde el malecón, Jorge -un profesor de colegio- ofrece un segundo mini-tour en el que, además del paseo, gentilmente ayuda a los visitantes a detectar las iguanas que se mimetizan sobre las ramas de los árboles. La primera parada es la Casa Prefectural, esplendor decimonónico con floreros, mesas y sillas trabajados en caoba. En el balcón del segundo piso se filmó una escena de Fitzcarraldo (Brian Sweeney Fitzgerald quiere encontrar una nueva ruta fluvial e instalar una ópera en medio de la selva), con los protagonistas Klaus Kinski y Claudia Cardinale con el río de fondo. La película que hizo famoso al bávaro Werner Herzog implicó un rodaje delirante, con el cruce (real) de un barco (real) de 320 toneladas por la ladera de una montaña. Al lado funciona el Museo de la Cultura Amazónica. Llaman la atención las estatuas que representan los pueblos locales, con sus protagonistas en poses guerreras, musicales o familiares. También el "salón besamanos", con su enorme espejo, mesas y sillas talladas, el lugar que usaban los gobernadores para impresionar a las visitas protocolares.

Una iguana se mimetiza con la rama de un árbol
Una iguana se mimetiza con la rama de un árbol. Foto: Sebastián Pani

Los que busquen un color más actual y una experiencia 100% local pueden llegar hasta el mercado de Belén, un bombardeo a los sentidos donde las amas de casa hacen sus compras y los puesteros compiten por la atención del transeúnte. Bajo el aroma omnipresente del cilantro, se avanza entre callejuelas irregulares, evitando carretillas y esquivando a los clientes. Entre cumbias y DVDs piratas desfilan patas de gallina, cabezas de cerdo y tripas de pescado. Otros exotismos capturan la atención con menos trauma: el pescado doncella, atigrado en blanco y negro (10 soles o tres dólares, se cocina como filet o se prepara en ceviche); el ají dulce y su promesa explosiva (6 por un sol, para salsas o escabeche); el juane, arroz envuelto como humita, a 2,5 soles. Laura Inuma Tello lleva cuatro décadas vendiendo las hojas de bijao, una palma gigante que conserva los sabores de cada preparación. Mientras sus compañeros atrapan a un ladrón de escobas, cuenta que trabaja para educar a sus hijos y recuerda algunas historias de justicia por mano propia.

El Mercado de Belén de Iquitos en plena actividad
El Mercado de Belén de Iquitos en plena actividad. Foto: Sebastián Pani

De noche, Iquitos compone una escena picante y diversa, donde conviven las familias con las prostitutas, los gringos con los mendigos del casino Montecarlo, las señoras que venden globos con los señores disfrazados de Hombre Araña. Todo es como una gran kermesse. La Plaza de Armas es una burbuja en el tiempo. Las familias salen en masa en busca de helados y algodón de azúcar, los nenes se sacan fotos montando un caballo de juguete. Los visitantes observan curiosos y se dejan llevar por esta ciudad que no quiere dormir, porque tiene mucho para contar.

Si pensás viajar...

Una de las calles que rodean la Plaza de Armas de Iquitos
Una de las calles que rodean la Plaza de Armas de Iquitos. Foto: Sebastián Pani

Dos noches en Iquitos antes de seguir viaje a la selva bastan para recorrer este umbral del Amazonas donde, a finales del siglo XIX, surgieron arquitecturas espléndidas gracias a la fiebre del caucho.

Cómo llegar

LATAM | T: 0810-9999-526 | Buenos Aires-Lima-Iquitos-Buenos Aires, 4 frecuencias diarias.

Cómo moverse

*De Iquitos a Nauta hay casi 98 km. Si estás con auto alquilado, prestá atención al movimiento siempre apurado de los mototaxis y a los peatones despreocupados, que abundan.

*El principal medio de transporte en Iquitos -ciudad de 437 mil habitantes- es el mototaxi, un vehículo con el que es posible trasladarse de forma rápida, entretenida y bastante adrenalínica. Con 20 años de experiencia, el conductor de mototaxi Willy Herrera ofrece tours personalizados. Algunos ineludibles: el Malecón, la zona de bares, la Plaza de Armas, el vistazo a la famosa Casa de Fierro de Gustave Eiffel. También, paseos por el río en lancha propia. El precio se arregla en el momento. C: +51 96 207-0982.

Dónde dormir

Foto: Sebastián Pani

Hotel Época| Av. Ramírez Hurtado 616 | T: +51 65 224-172 | Este hotel funciona en el palacete que mandó construir en 1902 el portugués Francisco Núñez, próspero comerciante cauchero que, desde esta residencia ubicada frente al antiguo dique de Iquitos, podía controlar el movimiento de sus embarcaciones.

Dorado Plaza Hotel| Calle Napo 362. Plaza de Armas | T: +51 65) 22-2555 | El cinco estrellas de Iquitos cuenta con piscina, jacuzzi y restaurante. Desde la doble estándar, sin impuestos, con desayuno y traslados in-out aeropuerto.

Victoria regia hotel & suites | Ricardo Palma 252 | (+51 65) 23-1983

Dónde comer

Foto: Sebastián Pani

Antica Pizzería | Jr. Napo 159 | Local amplio y concurrido, con un estilo que remite a una gran cabaña.

Fitzcarraldo | Calle Napo 100 | Restó bar en el boulevard de Iquitos con vista al río. Cocina de marcado acento local, además de sándwiches, pizzas, pastas.

Al frío y al fuego | Av. La Marina 134B | Sobre el Icaya, río bien adentro. Servicio de traslados desde el embarcadero. Restaurante abierto, sin paredes y muy bien ambientado. Tiene piscina. Las puestas de sol, cuando está despejado, son impagables.

Paseos y excursiones

Barquitos en el Libertad Jungle Lodge de Iquitos
Barquitos en el Libertad Jungle Lodge de Iquitos. Foto: Sebastián Pani

Museo Amazónico| Malecón Tarapaca | También conocido como museo Etnográfico Amazónico de Iquitos. Es un museo antropológico abierto en 1996, año de la última restauración del edificio neoclásico en el que funciona, declarado patrimonio histórico cultural. Entrada libre.

Museo Barco Histórico Ayapua| Loreto 200 | A orillas del río Itaya, se lo conoce como "el Ayapua". El barco fue construido en 1906, en Hamburgo, y funcionó durante el auge del caucho. Tiene 33 metros de eslora y 5 metros de manga. Restaurado y acondicionado para albergar las exposiciones y antigüedades que se reparten en diez salones de estilo victoriano. En la plaza Ramón Castilla y Marquesado hay un modelo a escala del barco.

Mercado de Belén | 9 de Diciembre y Ramírez Hurtado | Variedad de pescado de río (llega a diario desde el puerto a las tres de la mañana), frutas de la selva, verduras, condimentos, carnes. Es un mercado de olores intensos y rarezas comestibles. Las preguntas no molestan, pero por razones de seguridad es aconsejable limitarse a las cuatro cuadras más transitadas. De 5 a 18.

Centro de Rescate Amazónico | Carretera Iquitos-Nauta, Km 4,5 | javier@centroderescateamazonico.com | Una fundación que rehabilita y libera ejemplares de mamíferos acuáticos y fauna silvestre en peligro. El programa de educación ambiental contribuye a la conservación del manatí, buscado por su carne y por el tráfico de crías.. La visita dura alrededor de una hora e incluye el servicio de un guía que explica las distintas fases del proceso de rehabilitación.

En la selva

Foto: Sebastián Pani

Libertad Jungle Lodge | www.iquitos-tour.com | Un proyecto comunitario y participativo en medio de la selva. Las cabañas están protegidas por mosquiteros, se limpian todos los días y tienen sábanas, toallas, jabón y un baño privado básico, sin agua caliente. Son habitaciones dobles, triples y cuádruples. Hay 18 actividades flexibles y personalizables que se van definiendo con el guía (uno por persona o grupo), durante un encuentro previo en Iquitos. Algunos ejemplos: observación de delfines, búsqueda de caimanes, visita a la comunidad de Libertad, clases sobre artesanías locales, amanecer desde el río, caminatas en la selva (cuando la época lo permite).

Nota publicada en revista Lugares 259

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas