Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La gira de la selección por Rusia: Sergio Agüero volvió a reírse y a disfrutar de una segunda juventud

El Kun revirtió con actitud y una versión de goleador recargado la presión y las recriminaciones que lo envolvieron hace un año en la selección; ante Rusia se estrenará como titular en el ciclo Sampaoli

Jueves 09 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Sergio Agüero vuelve a ser titular en el seleccionado
Sergio Agüero vuelve a ser titular en el seleccionado. Foto: AFP

MOSCÚ.- "Sentimos la presión, había algo raro en el ambiente desde que hicimos la entrada en calor. No me sorprendería si en la próxima convocatoria no estoy. No ir al Mundial sería lo más doloroso de nuestras carreras y de nuestras vidas." Cita textual de la noche del 11 de octubre de 2016, después de errar un penal, recibir silbidos y que la selección perdiera 1-0 ante Paraguay, en Córdoba.

"Cuando D'Alessio IROL le propuso a la gente que mencionara a dos jugadores cuyo ciclo ya estaría concluido, Agüero concentró las principales recriminaciones: el 33% señaló que su tiempo se agotó." Cita textual de un informe publicado por LA NACION el 2 de noviembre de 2016.

Dos señores, uno calvo y catalán y otro petiso y argentino, se sientan a cenar en un restaurante de Manchester. Están allí para tratar de empezar a derretir la frialdad que hay entre ambos, que puede llevar al joven a perder el puesto en el club del que se siente número uno a manos de una joven promesa brasileña llamada Gabriel Jesús. Es que la estrella ya no hace tantos goles, ni juega tantos minutos, ni disfruta tantas ovaciones. El horizonte luce más negro, si fuera eso posible... Es enero de 2017.

Martes 7 de noviembre de 2017. Por un amplio espacio del lobby del elegante hotel de Moscú que habita la selección argentina de fútbol vienen caminando Sergio Agüero y Jorge Sampaoli . Se ríen, hacen chistes. Al rato, pasan de nuevo. De nuevo: se ríen, hacen chistes. La química entre ellos se huele de lejos. Motivos tienen: el muchacho está a cinco días de volver a ponerse la camiseta celeste y blanca, encima como titular, apenas un mes después de que el equipo consiguiera la angustiante clasificación al Mundial. ¿Que hay varios candidatos al puesto de centrodelantero? Que hagan fila Benedetto, Icardi e Higuaín, porque este tiempo lleva las letras del Kun. ¿Que allá en Inglaterra el tal Gabriel Jesús sigue su ascenso? Será con Agüero de compañero, no a costa de él: inamovible para Pep Guardiola, acaba de romper la barrera de los 177 tantos y erigirse como el goleador de todos los tiempos de Manchester City.

La pregunta se cuela detrás de la estela que dejan a su paso el delantero y el entrenador argentino: ¿cómo hizo Agüero para dar semejante salto y pasar de ser un hombre que dudaba al que ahora camina así, sonriente y con el pecho inflado? Será que a los 29 años empezó a transitar su segunda juventud como futbolista, más seguro de lo que quiere y dónde lo quiere. Enfocado en su club, los rumores de una salida se disiparon y valora seguir allí hasta 2019, cuando expire su contrato y, tal vez, vuelva al Independiente que lo vio partir en 2006. Aquella cena con su prestigioso entrenador resultó refundacional: Kun recuperó la autoestima, volvió a ganarse el lugar en la cancha y simplemente disfruta.

"Eso me dijo Sampaoli: 'liberate y jugá'", asume él aquí, relajado, haciendo un link entre el City y la Argentina. Es que los que jugará ante Rusia el sábado (será titular) serán curiosamente sus primeros minutos en la era Sampaoli. No estuvo citado en el estreno, en julio; fue al banco contra Uruguay y Venezuela en la segunda convocatoria y en la tercera, cuando la selección se ganó el ticket de la clasificación, tuvo que verla por televisión: unos días antes había sufrido un accidente automovilístico como pasajero de un taxi en Ámsterdam que lo dejó fuera de la cancha. Pero reponerse de eso fue más sencillo que de todo lo anterior; Agüero ya se había ganado al DT en una gira de Sampaoli por Inglaterra en el verano europeo, cuando un domingo a la mañana se tomó un avión a Londres sólo para reunirse con el nuevo técnico y mostrarle las uñas: quería volver.

¿Y la maldita presión? "Se siente, pero vamos a tratar de sacárnosla para jugar lo más tranquilos posible", admite, con las ideas revoloteando en lo que aquí mismo ocurrirá en siete meses: la posibilidad de jugar su tercer Mundial. Lo hará al lado de su amigo Leo Messi, otra vez, con el que la afinidad en los tiempos muertos de las concentraciones no se pierde: el capitán se queja de que Kun "se aburre y empieza a boludear" en los torneos internos de truco del plantel y que está obsesionando con unos nuevos juegos en su teléfono; su compañero de habitación en el piso 9 del hotel lo escucha y le retruca que los suyos siguen siendo los mejores mates que Messi puede tomar. Adentro de la cancha, el sábado, Agüero volverá a su vieja posición de 9, pero sin desatender sus nuevas obligaciones. "A Sampaoli le encanta como anticipa en ataque, ese movimiento de entrar y salir que tiene es maravilloso. Quería verlo comprometerse sin la pelota, y el pibe presiona, los corre a todos", lo radiografía un asistente del DT.

Esa presión que ejerce en la cancha, toda a favor del equipo y nada en contra de su cabeza, es parte de la versión mejorada de Agüero. El que disfruta de una segunda juventud y, fiel a su carácter, vuelve a reírse. Como el sol, que mira desde arriba y se mofa del invierno moscovita.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas