Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mataron al custodio de un blindado con disparos de FAL

Los ladrones no pudieron llevarse el botín por la reacción de los vigiladores

Jueves 09 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El transporte de caudales fue atacado en Martín Coronado
El transporte de caudales fue atacado en Martín Coronado. Foto: DPA

Eran las 6.20 cuando un camión de transporte de caudales de la empresa de seguridad Prosegur se detuvo en la puerta de la sucursal Carrefour de Martín Coronado, en Tres de Febrero. Debía recoger la recaudación de una firma de pagos electrónicos. Nada parecía diferente a otros días. Hasta que al menos tres delincuentes comenzaron a disparar con fusiles FAL contra los custodios: querían las sacas con dinero. No pudieron apoderarse del botín y escaparon. Pero antes ultimaron a Fernando Figueroa, uno de los vigiladores. Los proyectiles le atravesaron el chaleco antibalas. Su compañero, César Rodríguez, fue herido, pero logró salvarse. La salvaje secuencia duró sólo 40 segundos.

Así lo informaron a LA NACION calificadas fuentes judiciales y policiales. El ataque quedó registrado por las cámaras de seguridad del supermercado.

"Hubo muchos tiros hechos con un FAL. El delincuente que disparó con el fusil sabía usarlo muy bien porque tiró desde bastante lejos y con mucha puntería", explicó una de las fuentes consultadas por este diario.

El violento ataque de la banda delictiva se puso en marcha cuando dos de los custodios salían del supermercado con las sacas llenas de dinero y se dirigían al camión blindado que estaba estacionado frente al local, en Alem y Suipacha, en Martín Coronado.

"Sin mediar palabras, los delincuentes comenzaron a disparar", dijo una fuente policial. Dentro del camión blindado había un tercer custodio y, además, estaba el conductor del vehículo.

Lo primero que hicieron Figueroa y Ramírez fue colocar las dos sacas con dinero dentro del camión blindado; luego se arrojaron al piso boca abajo en busca de ponerse a salvo. No sólo hubo disparos de FAL calibre 7.62, sino también de pistolas calibre 9 milímetros. Según fuentes judiciales, desde el interior del vehículo se repelió la agresión de los asaltantes, que lograron escapar en un Volkswagen Gol blanco que estaba en la zona como apoyo.

"Figueroa y Ramírez habían llevado ya dos sacas de dinero al camión de caudales. Cuando cargaban las dos últimas bolsas con la recaudación de la empresa de pagos electrónicos de servicios y caminaban hacia el blindado fueron sorprendidos por los disparos de los dos delincuentes", afirmaron a LA NACION fuentes con acceso al expediente.

El mismo informante sostuvo que tanto el chofer como el resto de los custodios intentaron "detener la agresión de los ladrones con las armas provistas por la empresa Prosegur".

Uno de los portavalores, Ramírez, recibió un impacto de bala en un codo. Figueroa recibió dos, uno en el abdomen y otro en el pecho. "Ramírez fue trasladado a un hospital de la zona. Figueroa perdió la vida en el lugar del ataque", agregaron las fuentes.

Un fusil de paracaidista

El personal de la policía bonaerense encontró a unos 30 metros de donde estaba estacionado el camión blindado varias vainas servidas de FAL y de calibre 9 milímetros. "La intervención de los custodios impidió que los delincuentes lograran apoderarse de las sacas de dinero", explicaron fuentes policiales.

El caso es investigado por el fiscal de San Martín Daniel Cangelosi, con la colaboración de la Jefatura Distrital de Tres de Febrero y la Jefatura Departamental San Martín de la policía bonaerense.

Los investigadores judiciales y policiales analizaban ayer las imágenes de las cámaras de seguridad de Carrefour para intentar hacer un identikit de los delincuentes. Por las filmaciones se pudo advertir que el FAL utilizado tenía la "culata rebatible", como los que utilizan las unidades de paracaidistas militares.

"Fue un hecho delictivo muy profesional. El ataque no duró más de 40 segundos. No fue al voleo", afirmaron calificadas fuentes de la causa.

El VW Gol blanco en el que escaparon los delincuentes fue hallado un par de horas después en San Guillermo y San Ramón, a siete cuadras de la escena del crimen. Había sido robado anteanoche en el barrio de Liniers.

"El vehículo abandonado por los delincuentes tenía un impacto de bala en la puerta del lado del conductor", informaron fuentes policiales. Los investigadores buscaban cámaras de seguridad en la zona para intentar reconstruir la vía de escape de los delincuentes.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas