Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Alfredo Lijo: "No sabría cómo proteger a De Vido, pero podría defender a Ben Laden"

"Fredy", conocido operador judicial y hermano del juez federal Ariel Lijo, reconoce lazos con el ex ministro kirchnerista; admite haber blanqueado dinero porque cobra "honorarios en negro"

Viernes 10 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Alfredo Lijo, hermano del juez Lijo
Alfredo Lijo, hermano del juez Lijo. Foto: Archivo

Ningún juez reacciona con indiferencia cuando suena su nombre. Para muchos, de hecho, es un amigo. Alfredo Lijo, más conocido como Fredy, se define como un "abogado retirado", pero sus clientes siempre lo esperan en la oficina de Olga Cossettini, en Puerto Madero. También atiende, los lunes, en su palco VIP en el Hipódromo de Palermo, cuando corren sus campeones Furious Key y Emmanuel.

Fredy, 48 años, el hermano del juez federal Ariel Lijo, dice que su actividad de operador en la Justicia es un mito que nunca combatió por conveniencia. Niega casi todo: haber sido socio de Eduardo Freiler y tener una cuenta en Suiza -como denunció su ex mujer-, pero confesó haber ingresado en el último blanqueo. Sostiene que no comparte con su hermano el haras La Generación, su hobby, pese a que el juez frecuenta los studs de Dolores.

Su versatilidad política le permite acomodarse pese a las turbulencias políticas. Mientras era acusado de "proteger" a Julio De Vido en Comodoro Py, Fredy se convirtió en los últimos años en un habitué de la Bombonera, territorio de Daniel "Tano" Angelici. "No sabría cómo proteger a De Vido", dice por teléfono a LA NACION, con total tranquilidad, en su primera entrevista pública. Pero detalla que se necesitarían unas "15 personas" para cubrir a un personaje como el ex ministro.

-Si no es un operador judicial, ¿a qué se dedica?

-Soy un abogado retirado por una enfermedad cardíaca. Usted sabrá el momento que estamos viviendo. Tengo un divorcio muy controvertido. Es una situación extorsiva de mi ex mujer, que no pasa un buen momento emocional. No tengo mucho para agregar. Aparte, en LA NACION nos tratan muy mal.

-¿Está declarada su cuenta en Suiza?

-No tengo ninguna cuenta en Suiza, eso ya fue rechazado por la Justicia. Lo único que le puedo decir es que todos mis bienes están declarados. No porque sea un santo, sino porque siempre tuve claro que me llamo Lijo.

-¿Por qué abrió una fideicomiso en Nueva Zelanda?

- El trust no es mío, pero creo no puedo hablar sobre ese tema por cuestiones legales. Y creo que usted tampoco porque ésta es una cuestión secreta, ya que me acogí al último blanqueo.

-¿Cuál era el origen de los fondos por los que ingresó al blanqueo?

-Son honorarios profesionales. La mayoría de los abogados cobra sus honorarios en negro. No tengo ningún cuestionamiento ni legal ni moral porque soy abogado. No ejerzo ningún cargo público. Apareció la oportunidad y me acogí al blanqueo.

-¿Cuántos activos blanqueó?

-No entiendo cuál es el problema. No tengo ningún cuestionamiento ético ni moral. Si quiero, podría defender a Ben Laden. Se me juzga con la vara de un juez, pero yo soy un abogado. Si me llamara González sería monotributista, como casi todos los abogados. Pero no voy a renegar de mi apellido porque mi hermano es una persona íntegra.

-¿Cuáles son los bienes que ingresó en el blanqueo?

-No sé qué tengo y que no tengo. Yo me acogí al blanqueo, pero mi formato comercial no tiene ningún sustento. El día de mañana digo que la plata me la diste vos en negro y listo.

-¿Su hermano lo contactó con muchos jueces?

-Conozco a jueces y a fiscales porque soy abogado. No voy a conocer anestesistas.

-Al camarista Freiler lo conoce, ¿qué relación tiene con él?

-Lo conozco, claro. No me vengas con eso de los balnearios en Necochea porque no tengo nada que ver. Está claro en esos mails que me estaba preguntando por un negocio y yo lo asesoré, nada más. Lo mismo que Minning Pride, una sociedad que nunca funcionó.

-¿De quiénes son los balnearios en Necochea?

-Creo que son de los padres [de Freiler] y creo que también aparece la hermana.

-¿Qué significa ser un operador en la Justicia?

-Eso es todo un mito que durante mucho tiempo alimenté porque me servía. Al día siguiente de que [Carlos] Pagni me nombrara, mi estudio se llenaba de gente. Se construyó un mito, pero yo siempre fui cuidadoso. Fijate que ni siquiera actuo como abogado en Comodoro Py.

-Justamente, los operadores judicial no figuran en los expedientes

-Eso es un mito. Algunos dicen que yo puedo arreglar todo. En buena hora. ¿Qué otra cosa podría hacer un abogado?

-¿Qué relación tiene con José María Olazagasti, el ex mano derecha de De Vido?

-Somos amigos.

-¿Son socios?

-¿Socios? Si soy su socio, no me enteré.

-¿Olazagasti le presentó a Julio De vido?

-A De Vido lo conozco por alguna reunión social, nada más.

-Elisa Carrió dijo que usted lo protegía en Comodoro Py

-¡Eso es imposible! A De Vido lo metió preso la Cámara Federal y el juez [Luis] Rodríguez. ¿Qué tengo que ver con ellos? Mirá, para ser un operador judicial necesitás tener coordinado, como mínimo, a 15 actores en los términos que lo plantean. Eso no existe. No sabría como hacerlo.

-Pero usted conoce a muchas más de 15 personas, entre jueces, camaristas y fiscales...

-Sí, porque con algunos de los que me nombraste jugaba al fútbol. Te repito: soy un abogado pero estoy casi fuera de combate por prescripción médica. Sí me dedico a mis caballos. Tengo un haras y gran parte de mi actividad la dedico a eso.

-¿Qué relación tiene su hermano con el haras?

-Ninguna. El haras es mío y está declarado. Aparte, es público que a Ariel le gustan los canarios.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas