Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De Catupecu a Vanthra, una noche inusual junto al nuevo proyecto de Ruiz Díaz

El cantante de Catupecu Machu abrió su casa/estudio para mostrar las canciones de su nueva banda, sin disco aún, que debuta la semana próxima

Viernes 10 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Floravanti, Ruíz Díaz y Noguera, a punto de estallar
Floravanti, Ruíz Díaz y Noguera, a punto de estallar.

Fernando Ruiz Díaz no es un músico normal. Tampoco es una persona normal. El tipo te invita a su casa a escuchar su nuevo álbum, el primero con una banda que no es la de toda su vida, Catupecu Machu, pero cuando uno llega, en lugar de apretar play en un reproductor, se calza la guitarra y convierte el encuentro en un minirrecital exclusivo. Una suerte de ensayo abierto devenido, en sus propias palabras, "en el primer show de Vanthra", el trío que armó junto a Charlie Noguera y Pape Fioravanti, que debutará oficialmente el jueves de la semana próxima, en Lucille (Gorriti 5520).

El proyecto tuvo su génesis dos años atrás, la noche en que Ruiz Díaz le compuso una canción a su hija y la bautizó "Vanthra Lila", un mantra de cuna para niños rockeros que quedó como una especie de outtake de Catupecu. De allí surgió el nombre de esta banda que durante este año lo mantuvo ocupado física y mentalmente.

La búsqueda del sonido Vanthra está centrada en un set percusivo simple, pero más que efectivo, que inlcuye un bombo legüero, un ton de batería de diez pulgadas intervenido y conectado a una Octapad, al igual que el bombo, y apenas dos platos. Sentado en el banquillo, Fioravanti marca el uno, dos, tres y lo primero que se escucha es "Voz del mar", el tema probablemente más folklórico que se haya permitido Ruiz Díaz, con un estribillo irresistible.

"Creo que escribí las mejores letras de mi vida", dice este gran compositor y más allá del entusiasmo primal, lo cierto es que los paisajes que pintan estas canciones son probablemente los más luminosos que haya escrito en los últimos años. Las montañas, el mar, las olas, el viento que respira tu voz y la presencia de su hija Lila que atraviesa cada nota sentida de las once canciones que componen el álbum. Un álbum que recién saldrá en abril o mayo del año próximo y que por el momento sólo se podrá escuchar en vivo, en un puñado de conciertos que la banda tiene programados de aquí a un mes.

Ruiz Díaz cambia guitarra por bajo y Noguera pasa de los sintetizadores y teclados deformes a la guitarra para luego volver al bajo, al mismo tiempo que pone su voz de apoyo aquí y allá.

En la sala/estudio montada en esta casa silenciosa de Caballito suena ahora "Canción sola", el corte que anda sonando por estos días y quizás el tema que más recuerde a Catupecu Machu. "Catupecu Machu no se separa, está ahí, esperando, probablemente el año que viene no toquemos porque vamos a estar con Vanthra, pero más adelante veremos, no sabemos hasta dónde nos va a llevar esto, pero eso es lo bueno. Necesitábamos tomar un poco de aire fresco", se encarga el dueño de casa de aclarar, justo antes de retomar con el show privado con "La canción que faltaba", otro tema con futuro de hit, aunque a Ruiz Díaz no le guste la palabra, y otra canción escrita para su hija. "Lila estuvo todo el tiempo en la sala mientras componía solo acá, de madrugada. A ella le gusta agarrar el «crófono», como le dice al micrófono, y ponerse a cantar sola", cuenta con la emoción siempre a flor de piel.

Los tres dejan todo aquí y ahora, como si realmente se tratara de su primer show y los tres saben del poderío que tienen entre sus manos, que estas canciones montadas sobre un bombo legüero cobran verdadero sentido en el vivo, en la pulsión sanguínea que desde chico movió a este músico inquieto y arrollador.

Ahora, Ruiz Díaz canta solo "Tu voz", el tema que abrirá y cerrará estos primeros shows (tras el debut del próximo jueves, actuarán en Museum el 22, en La Tangente el 29 y en Uniclub el 6 de diciembre), una canción hermosa que baja los decibeles y apunta a erizar la piel en voz baja.

Los tres están contentos y se nota. Vuelven a la carga con "Voz del mar" y luego continúan con "Desierto de dios", "Siempre", "Lo que antes no era". El sonido Vanthra está en su punto justo, a punto de estallar y la aventura continúa. Habrá que estar cerca y sentir las esquirlas en la piel.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas