Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Vivir sin aire

Viernes 10 de noviembre de 2017
0
Foto: LA NACION

Si fuera niebla, sería bucólica. Aun siendo smog, la imagen es paradójicamente bella. Un vendedor, más que avanzar sobre las calles de Lahore, Pakistán, emerge entre la bruma que las asfixia. Denso y translúcido, el aire parece tener peso propio. Peso y huellas: rastros de fábricas, signos de vehículos desfallecientes, ecos de quemazón en los campos cercanos. Una conjunción catastrófica que, por estos días, obligó a las autoridades del país a suspender el tráfico aéreo, cerrar escuelas y mantener la red hospitalaria en alerta. La modernidad de las naciones pobres: eso que a veces se impulsa a costos tan altos. El vendedor ambulante avanza como si nada: cigarrillo en mano, gesto calmo, aires de normalidad. Sobre sus hombros, los globos desafían la humareda ocre. El helio con que los inflaron seguramente sea más puro que el aire que respira su portador.

Foto Arif Ali / AFP

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas