Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Conmoción en Santa Fe por escuchas que involucran al ministro de Seguridad

Dos fiscales habían intervenido su teléfono en una causa por supuesta corrupción policial; Pullaro lo atribuyó a "sectores oscuros que quieren golpear la gestión"

Viernes 10 de noviembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

ROSARIO.- Una serie de escuchas telefónicas realizadas al ministro de Seguridad de Santa Fe , Maximiliano Pullaro, ordenadas por un fiscal de Santa Fe que luego fue apartado de casos resonantes de presunta corrupción desataron un escándalo institucional en esta provincia.

Pullaro afirmó a LA NACION que la intervención de su teléfono "es parte de una maniobra de sectores oscuros que buscan golpear la gestión".

Las escuchas las habían pedido los fiscales María Laura Martí y Roberto Apullán, que investigaban varias causas por supuesta corrupción policial. Lo que se desprende de ellas son las supuestas injerencias del ministro en el Poder Judicial para evitar que avancen dos causas: una por cohecho, en la que es investigado el propio Pullaro, y otra por irregularidades en el cobro de horas extras de la policía, en la que están involucrados 40 policías, entre ellos, el jefe de la policía de Rafaela, Adrián Rodríguez.

El 9 de octubre le confirmaron a Pullaro que estaba siendo investigado por supuesto cohecho. Le avisó al gobernador Miguel Lifschitz minutos después de que fue detenido Rodríguez. Le dijo que había hablado con el fiscal general Jorge Baclini, a quien le contó que Carlos Arietti, jefe de la Fiscalía Regional de Santa Fe, le había prometido que la detención de la Unidad Regional V se iba a concretar después de los comicios del 22 de octubre pasado.

"A mí me dijo que tenía el caso, pero que los iban a detener después de las elecciones a todos. No sé por qué se han apurado", le dijo Pullaro a Baclini, quien le contestó: "Dejame que lo llamo y te averiguo bien". El problema es que Pullaro estaba siendo investigado.

Minutos después, el ministro lo llamó a Lifschitz. "Ahí acaban de detener al jefe de la quinta, Adrián Rodríguez, que parecía que salía del tema de la causa de las horas Ospe, pero lo que me dice Baclini, que me llamó por WhatsApp, que me llamó muy preocupado por el tema, es que es por cohecho pasivo. Que es por una conversación que tuvo conmigo, ¿entendés? Que yo tuve con todos los tipos [policías] para que se presentaran al concurso de generales; yo le digo «...presentate papá, presentate al concurso, que yo presido el concurso...»", le contó Pullaro al gobernador, que sólo respondió con monosílabos.

Tras las llamadas de Pullaro a los jefes de los fiscales hubo una serie de hechos muy llamativos en las causas que llevaban Apullán y Martí. Pasaron de acusadores a acusados. Un día después de la detención del jefe policial, el fiscal debía tomarle declaración imputativa. Lo que sugerían las conversaciones telefónicas se concretó. El 11 de octubre el fiscal regional le ordenó a Apullán que el comisario debía quedar libre. No pudo indagarlo.

Al otro día, tampoco pudo tomarle declaración a Rodríguez, luego de que el imputado alegó que no estaba en "condiciones físicas ni psicológicas" para enfrentar esa instancia. Y el 26 de octubre, el fiscal regional Arietti corrió del caso a Apullán, a quien también desplazaron de otra causa "caliente", en la que investigaba a la Municipalidad de Santa Fe por supuestas irregularidades en la asignación de subsidios a cooperativas truchas.

El Colegio de Magistrados Penales de Santa Fe aclaró que las cinco escuchas telefónicas pedidas por los fiscales y autorizadas por el juez Nicolás Falkenberg "son legales". Pero el magistrado aclaró que no sabía que uno de los números que se debían intervenir era el de Pullaro. En un mail, los fiscales habían dicho que "desde una línea en especial se está llevando a cabo la planificación de hechos delictivos".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas