Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

River siente que hay una lupa que persigue cada uno de sus pasos

Entre el VAR, las sanciones y los controles antidoping sorpresa, el club millonario percibe que es perjudicado con decisiones dentro y fuera de la cancha; ayer, hubo exámenes para dos jugadores

Viernes 10 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Rodolfo D''Onofrio vive días extraños en River
Rodolfo D''Onofrio vive días extraños en River.

El doping comprobado de Camilo Mayada y Lucas Martínez Quarta. La hipótesis, más tarde desestimada, de que la nómina era más amplia. Los controles sorpresa -también, a Guaraní, su adversario-, en un partido en Asunción, por los octavos de final de la Copa Libertadores. La incredulidad de Marcelo Gallardo. La sorpresa de Rodolfo D'Onofrio. La polémica por las respuestas del VAR, que perjudicó a River, al fin de cuentas eliminado en las semifinales, luego de perder 4 a 2 contra Lanús, en la Fortaleza. "No soportan que sigamos saliendo campeones", advirtió el dirigente, al pasar, en un acto de entrega de diplomas a socios vitalicios. Es el reflejo de la bronca interna. La compleja relación con la nueva AFA. Y el último acto: el control antidoping sorpresivo en la antesala de las semifinales de la Copa Argentina ante Deportivo Morón, confirmó la sensación de desestabilización externa. En River sienten que está en marcha una persecución.

Diversas situaciones por las que atravesó el club millonario en los últimos meses han llevado a sus autoridades a creer que hay algo que no está asociado a la casualidad, ni exclusivamente a fallas propias. Esta vez, el malhumor se generó un par de días antes del partido frente a Deportivo Morón, por la Copa Argentina. Ayer por la mañana, el plantel recibió en Ezeiza la visita sorpresiva de la WADA, la organización mundial antidopaje, y fueron controlados Ignacio Scocco y Marcelo Saracchi, dos futbolistas que serían titulares este domingo, en Mendoza.

Según pudo saber la nacion, dentro de la dirigencia de River el control antidoping fue tomado de modo sospechoso, ya que no era esperado. Pese a eso, se mantiene la cautela en el círculo íntimo de D'Onofrio, y las opiniones son reservadas. Sin embargo, ciertas voces le dan fuerza a la idea de la persecución.

¿Cómo fundamentan en Núñez esa sensación? Este control antidoping sorpresa, que también fue realizado casi en simultáneo entre los futbolistas de Morón, llega horas después de que trascendieran declaraciones de D'Onofrio, en las que apuntó contra varios dirigentes de la Conmebol y del fútbol argentino, además de ser crítico con sus jugadores. El video, en el asegura que "no soportan que sigamos saliendo campeones", circuló luego de una charla que el presidente dio en el club, en el marco de las elecciones que se harán el próximo 3 de diciembre.

Pero hay más temas que aportan a esa certeza de verse perseguidos. Durante la Copa Libertadores, Lucas Martínez Quarta y Camilo Mayada dieron positivo en controles antidoping, fueron suspendidos por la Conmebol y cumplirán la sanción a mediados del mes próximo. El club argumentó, por entonces, que ingirieron un suplemento de vitaminas adulterado, una explicación que no fue tomada en cuenta.

Es más: en la reciente eliminación de ese certamen, cuando Lanús dio vuelta el resultado y ganó 4-2 en la revancha en La Fortaleza un partido que perdía 2-0 (3-0 en el global), River reclamó por la mala utilización del VAR y su vicepresidente, Matías Patanian, pidió que "hablen de este robo", ante la prensa, en los pasillos del estadio. Cuatro días más tarde, en la derrota 2-1 como local frente a Boca, los jugadores millonarios -sobre todo, Enzo Pérez, en el entretiempo- siguieron protestando sobre esa polémica y se quejaron por otros fallos que consideraban adversos. Más allá de la expulsión de Edwin Cardona -un error del árbitro Néstor Pitana-, Scocco marcó el 2-2, en una acción que fue anulada porque la pelota habría salido previamente. Sin embargo, el balón nunca se fue del campo.

River prolongó la que había sido su peor semana en mucho tiempo. Este escenario, sorpresivo un par de meses atrás, se potenció con las sanciones a Mayada y Martínez Quarta, suspendidos por siete meses, tras haber dado positivo en controles antidoping realizados durante la primera etapa de la Libertadores. La sospechas de más positivos se mantuvo en buena parte de la competencia. Más tarde, durante el segundo capítulo del 2-0 sobre Guaraní, todos los jugadores de River pasaron por un llamativo control. Tras otra jornada polémica, en Paraguay, Gallardo había dicho: "Incomoda porque parece una persecuta". En Núñez siguen mirando detrás del espejo.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas