Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Noche de las Disquerías, una ruta donde mandaron los jóvenes y brilló el vinilo

En una sexta edición de gran convocatoria, la movida confirmó la salud y devoción que genera todavía el formato físico

Viernes 10 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: LA NACION

La pregunta de los últimos años es siempre la misma: ¿por qué seguís comprando discos, teniendo hoy la posibilidad de escuchar la música gratis en Internet? "Porque lo necesito. Trabajo nueve horas por día y lo que me salva la jornada es llegar a mi casa con un disco nuevo, ponerlo en el equipo y escucharlo mientras cocino o charlo con mi mujer. Es un momento único y por ahí, al otro día, el mismo disco lo reviento en el auto por Spotify, pero primero necesito comprarlo, tenerlo en CD o en vinilo". Ayer, en la novena edición de La Noche de las Disquerías, la respuesta de Alexis, joven melómano de 34 años, se repetía a lo largo de los diferentes circuitos de locales adheridos a este encuentro porteño, que además de descuentos de hasta un 20% en las compras de discos ofrecía una variada oferta de shows gratuitos en Recoleta, Palermo, Villa Crespo y el centro de la ciudad.

Alexis dice que empezó a comprar discos en 1994 y desde entonces no se detuvo, asegura haber participado de La Noche de las Disquerías desde la primera vez y anoche, después de haberse comprado dos vinilos en el local de una galería de Palermo, prometía seguir el tour por las disquerías del centro junto a su pareja, que, WhatsApp mediante, le avisaba de las ofertas en Zival's, la tienda de la esquina de Callao y Corrientes.

"Este año hay mucha gente joven comprando", observó Alice, una de las vendedoras de la disquería RGS, en Corrientes y Scalabrini Ortiz. Alice cuenta que hace apenas unas horas un muchacho se llevó 7000 pesos en música y que la gente se acerca mucho en esta fecha del año porque aprovecha los descuentos: "Otro muchacho se compró seis vinilos y con el descuento se llevó gratis uno de Led Zeppelin", ejemplifica. ¿Qué viene a buscar el comprador promedio que se acerca hasta esta disquería con más de 50 años en el rubro? "Catálogo. Un día como hoy las novedades no se venden mucho, porque los que vienen son melómanos que aprovechan las ofertas".

Como Alice, en la recorrida que anoche hizo LA NACION por esta nueva edición del evento organizado por la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (Capif), los jóvenes son mayoría y los vinilos, los objetos más buscados. "Vengo a comprar porque resulta bastante económico", asegura Federico, de 24 años, contento con su botín de discos adquiridos por un 20% menos de su precio habitual. "Yo sigo comprando discos porque suenan mejor. Escucho música en el celular cuando estoy en el subte, pero en mi casa tengo mi tocadiscos y la calidad del sonido es diez veces mejor que la del MP3". A su lado, Abril, de 20, apoya la teoría y celebra la propuesta de que haya shows acompañando la jornada. "Es una vez al año y hay que aprovecharlo".

A unas cuadras de allí, en Miles, a metros de la plaza Serrano, Gustavo acomoda los vinilos en una batea improvisada en la puerta del local y espera con confianza la llegada de los clientes. "Por más que la cosa esté complicada para las disquerías y para cualquier comercio, la gente siempre viene y compra algo. Lo toma como una salida y sale a pasear".

En la misma línea, en Primal Scream, de Santa Fe casi Scalabrini Ortiz, aseguran que muchos de los que llegan durante La Noche de las Disquerías son clientes que vienen una vez por año y que se suman en plan recorrida: "Como la movida está dividida en circuitos, la gente va de disquería en disquería por la zona que más le convenga. Eso está buenísimo, porque con esa suerte de mapa pueden llegar incluso a un local como el nuestro, que está dentro de una galería, y por ahí si pasan por la calle no la ven".

Entusiasmados sobre todo con la respuesta de los más jóvenes, los organizadores de esta movida calculaban que, como en 2016, cerca de 40.000 personas recorrían anoche Buenos Aires en busca del disco perfecto.

Melómanos de hoy

Alexis, 34 años. The Rolling Stones. "Todos los días compro un disco. Lo necesito. Trabajo nueve horas y me salva la jornada llegar a mi casa con un disco nuevo, ponerlo y escucharlo mientras cocino o charlo con mi mujer".

Federico, 24 años. Pedro Aznar y Litto Nebbia. "Me gusta el rock nacional de los 60 a los 80; disfruto el rito de escucharlo en vinilo"

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas