Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cayó el precio del maíz en EE.UU. tras la previsión de rindes récord

En su informe mensual, el USDA elevó de 107,83 a 110,09 el rendimiento estadounidense; el valor bajó un 1,94% en Chicago y quedó en 134,44 dólares

Viernes 10 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION

En lo que va de la campaña 2017/2018, las sorpresas fueron siempre bajistas para los precios de los granos estadounidenses. Y lo visto ayer, tras la publicación del informe mensual de oferta y demanda del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), confirmó la regla.

Según la valoración hecha por los técnicos del organismo, el rendimiento promedio del maíz estadounidense -la cosecha superó el 70% del área- es de 110,09 quintales por hectárea, una cifra que implica un récord histórico para los Estados Unidos, que supera los 107,83 quintales estimados en octubre; los 108,21 quintales previstos en promedio por los operadores (el rango fue de 107,77/109,21 quintales), y la anterior mayor marca, de 109,59 quintales, obtenida en la campaña 2016/2017.

Y antes de que los operadores lograran dimensionar semejante diferencia entre la expectativa y la cifra oficial, las pizarras marcaban bajas próximas al 2% para las cotizaciones del maíz en la Bolsa de Chicago. Tras el cierre de las operaciones, las posiciones diciembre y marzo del grano grueso perdieron US$ 2,66 y 2,56, al quedar con ajustes de 134,44 y de 139,66 dólares por tonelada.

Claro que el dato de rindes récord no llegó solo. Con él, el USDA elevó de 362,73 a 370,29 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha de maíz en los Estados Unidos, cuando el mercado esperaba un volumen próximo a los 364 millones.

Y si bien el organismo intentó "maquillar" el impacto de la mayor producción al elevar el consumo doméstico y las exportaciones, las existencias finales estadounidenses 2017/2018 fueron calculadas en 63,19 millones de toneladas, por encima de los 59,44 millones del reporte anterior y de los 60,10 millones proyectado por los privados. Dicho stock, además, superó en un 8,39% los 58,30 millones remanentes de la campaña récord 2016/2017, en la que se produjeron 384,78 millones de toneladas.

Entre las razones esgrimidas por los especialistas para explicar la posibilidad de alcanzar un rinde récord en EE.UU. pese a que el clima no resultó ideal durante la evolución de las plantas (hubo déficit de humedad en amplias regiones), como sí lo fue en el ciclo precedente, se destacó el hecho de que en la actual campaña la superficie cosechada se recortó en 2,2 millones de hectáreas respecto de 2016 y que una buena porción de esas tierras no empleadas para el maíz era de las de menor aptitud agrícola en EE.UU.

En el nivel local, la caída externa del valor del maíz se reflejó en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), donde los contratos diciembre y abril perdieron US$ 1,70 y 0,70 al cerrar con ajustes de 140,50 y de 148,50 dólares por tonelada.

En la plaza física no hubo cambios, dado que los exportadores volvieron a ofrecer $ 2450 por tonelada para Bahía Blanca y para Necochea, y $ 2400 para el Gran Rosario. El cereal con entrega entre marzo y mayo se volvió a negociar a 145 dólares.

Soja en retroceso

Si bien para la soja no hubo sorpresas en el informe del USDA, sus precios cayeron por la vigencia de una cosecha récord en EE.UU. y en simpatía con la tendencia del maíz. En Chicago las posiciones enero y marzo de la oleaginosa perdieron US$ 4,96 y terminaron la rueda con ajustes de 361,93 y de 365,97 dólares por tonelada.

En su trabajo mensual, el USDA redujo levemente, de 120,58 a 120,44 millones de toneladas su previsión sobre el volumen de la cosecha estadounidense de soja, pero lo dejó por encima de los 119,97 millones calculados por los operadores. En ese caso, el rinde promedio fue sostenido en 33,29 quintales, sin variantes. El stock final fue proyectado por el organismo en 11,57 millones, por debajo de los 11,72 millones del mes pasado, pero por encima de los 11,43 millones esperados por el mercado.

En la plaza local, las posiciones noviembre y mayo de la soja en el Matba resignaron US$ 2,80 y 1,60, mientras que sus ajustes fueron de 255 y de 264,30 dólares por tonelada.

Por soja disponible las fábricas pagaron $ 4400 para el Gran Rosario, 50 pesos menos que anteayer. Por último, la oleaginosa de la próxima cosecha se mantuvo en 260 dólares.

Te puede interesar