Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Argentina participa de la Cumbre Mundial del Clima en Alemania con "agenda completa"

La COP23 se realiza desde el lunes, en Bonn, con la urgencia de reordenarse tras la salida de los Estados Unidos del Acuerdo de París; el Ministerio de Ambiente presentará sus programas para la reducción de emisiones en transporte, bosques y energía

Viernes 10 de noviembre de 2017 • 10:31
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: Archivo

En la cumbre mundial del clima de este año no se esperan, como en ediciones anteriores, declaraciones de alto impacto desde la ciudad alemana de Bonn. Las conversaciones avanzarán más hacia reordenar el escenario internacional tras el anuncio de los Estados Unidos de retirarse del Acuerdo de París, un compromiso mundial para frenar el calentamiento global y reducir las emisiones contaminantes para que el termómetro del planeta no suba más de 2°C en los próximos años.

En ese contexto, la delegación argentina participará con funcionarios nacionales, provinciales, municipales, equipos técnicos y ONG ambientalistas, que tendrán su propia agenda de reuniones durante la conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23), que comenzó el lunes pasado en Bonn, Alemania, y finalizará dentro de una semana. En la agenda, según anticiparon desde el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, no habrá tiempo libre. "La cantidad de pedidos de reuniones con el país es impresionante", indicaron.

Según pudo saber LA NACION, la Argentina ratificará oficialmente la continuidad del acuerdo que firmaron 196 países, propondrá modificar la manera en que los Estados reportan sus avances para un monitoreo más eficiente y presentará los planes de acción en el área de bosques nativos, energía e industria para alcanzar una meta de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que no supere las 483 millones de megatoneladas de dióxido de carbono equivalente (MtCO2eq) para 2030.

Emisiones

El Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (INVGEI), como publicó LA NACION este año y se incluye en el Informe del Estado del Ambiente 2016, el país emitió 367 MtCO2eq en 2014: el 67% fue de CO2, el 21,2% de metano (CH4) y el 11,6% de óxido de nitrógeno (N2O). "La mayor participación corresponde al sector energía (53%), seguido por el agropecuario (26%), el de cambio de uso del suelo y silvicultura (13%), el sector de procesos industriales (4%) y el de residuos (4%)", de acuerdo con el informe oficial.

En el mundo, la Argentina es responsable de un 0,7% de las emisiones contaminantes totales, de acuerdo con el último inventario que presentó a la ONU.

Los programas de medidas con los que el país viaja a Bonn corresponden a tres de esos sectores, que son los bosques nativos, el transporte y la energía. Entre los tres emiten más del 90% de las emisiones GEI que el Gabinete Nacional de Cambio Climático estima que se podrían reducir en los próximos años.

"La Argentina viaja con la ratificación de que el Acuerdo de París está para ser cumplido y no negociado", indicó el ministro Sergio Bergman, que encabeza la delegación local. Y agregó: "La creación del gabinete nacional es una herramienta para que los compromisos de esa agenda sean vinculantes y el año pasado validó los índices de contribución condicionales e incondicionales, es decir, de las emisiones que puede reducir con un conjunto de medidas en las áreas de energía, transporte, bosques, producción y agroindustria".

Foto: You Tube Casa Rosada

El anuncio del retiro de los Estados Unidos del acuerdo mundial para que la temperatura de la Tierra no aumente más de 2°C con respecto de la era preindustrial sobrevolará las negociaciones, aunque la salida del país del norte aún no se materializó. Hay Estados, como California, que participarán de la cumbre. "Esto no cambió la posición de la Argentina, que el año que viene asume la presidencia del G20 -agregó el funcionario-. Además de ratificar el compromiso incondicional con el Acuerdo de París, se respaldará la reunión simbólica que el presidente francés [Emmanuel] Macron está convocando para el mes que viene en esa línea."

Jornadas de reuniones

La agenda de la delegación oficial incluye reuniones con los representantes de Alemania y China para tratar compromisos bilaterales y con los delegados del Mercosur. La certificación ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) será otro punto de la agenda oficial sobre la producción y el cambio climático.

"Estamos trabajando desde este año más con las medidas de adaptación que de mitigación porque es la que más inversión demanda, como el cuidado de las poblaciones vulnerables", indicó Bergman.

Según explicó, el Acuerdo de París propone que los países adopten por igual medidas de mitigación y adaptación para lograr el ahorro de emisiones de GEI de sus metas. Mientras que la mitigación apunta a limitar y reducir las emisiones y mejorar los sumideros, la adaptación es el proceso de ajuste de la población, sus recursos y sus procesos productivos al clima y a sus efectos. También persigue moderar o prevenir daños, incluidos aquellos contra la salud.

"Las negociaciones de este año no van a determinar demasiado, será una COP de transición, de rumbo", anticipó Carlos Gentile, subsecretario de Cambio Climático y Desarrollo Sustentable.

El funcionario indicó que las definiciones que se esperan son más técnicas, como por ejemplo cómo reportará cada país los avances en su contribución al número de emisiones que se propuso para 2030. "La Argentina fijó el año pasado un valor neto de 483 MtCO2eq y queremos que nos midan por la evolución para alcanzar ese número que se verá en los inventarios que vaya actualizando el país cada dos años. Vamos a proponer que se le solicite lo mismo al resto de los países. Esto aumenta las probabilidades de poder cumplir las medidas adoptadas y conocer cómo trabajó cada Estado. Aún siguen siendo insuficientes las contribuciones de los países para llegar a los 2°C de aumento de la temperatura global del Acuerdo de París", agregó Gentile.

Explicó además que la proyección de emisiones a 2030 sin los programas de mitigación y adaptación para los tres sectores que se presentarán en la cumbre alcanzaría los 500 MtCO2eq, mientras que con la contribución incondicional no superarían los 483 MtCO2eq. Y si el país logra acceder al financiamiento con sus programas de medidas, un mapa de riesgo climático y el inventario de GEI con el que la delegación oficial irá bajo el brazo a la COP23, la proyección indica una meta de 369 MtCO2eq.

Están pendientes en el Gabinete Nacional de Cambio Climático la presentación de los planes que deberán implementar los ministerios de producción y agroindustria.

Otro punto de negociaciones será el sistema de mercado de bonos de carbono o reducciones certificadas de emisiones de GEI (CER, por su nombre en inglés). Un CER equivale en ese mercado a una tonelada métrica de CO2eq. Si un país logra una reducción de sus emisiones de CO2, otro país puede comprar esa contribución a través de esos créditos para alcanzar sus metas. "Nuestra posición -indicó Gentile-, es que también se premie a los países que hacen el máximo esfuerzo y no se los castigue."

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas