Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Federico Sturzenegger minimizó el impacto de la suba de interés en el costo del crédito

El presidente del Banco Central indicó que debido a los altos niveles de liquidez que acumularon los bancos, las entidades no trasmiten todo el aumento de la tasa; sin embargo advirtió que en 2018 la política monetaria va a tener un mayor impacto

Viernes 10 de noviembre de 2017 • 17:23
SEGUIR
PARA LA NACION
0
El presidente del Bano Central, Federico Sturzenegger participó hoy de la reunión anual Lacea-Lames
El presidente del Bano Central, Federico Sturzenegger participó hoy de la reunión anual Lacea-Lames. Foto: Archivo / Mauro Alfieri

Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central (BCRA), indicó hoy que la suba de la tasa de interés no necesariamente impactará en un alza en el costo del crédito debido a que los bancos todavía gozan de un colchón de liquidez. Sin embargo, el funcionario advirtió que en 2018 la política monetaria sí tendrá mayor fuerza debido, justamente, a la fuerte reducción de los volúmenes de liquidez de las entidades en los últimos dos años.

Sturzenegger participó hoy en la reunión anual de Lacea - Lames , que se lleva a cabo en el Hotel Intercontinental, y disertó en un panel sobre "Los desafíos de la política monetaria en el Cono Sur", junto con Mario Bergara, presidente del Banco Central de Uruguay, y Rodrigo Vergara, ex titular del Banco Central de Chile.

Hablando en inglés -debido a las reglas de la conferencia-, el titular de BCRA destacó el boom del mercado de créditos y señaló que el sector acumula una alza del 60% anualizado en los últimos cuatro meses. Si bien admitió que la suba de interés puede impactar en el costo del dinero, explicó que debido a los altos volúmenes de liquidez que aún conservan los bancos, no necesariamente las entidades transmitirán todo el aumento.

"Con las reformas estructurales que realizamos estabilizamos las tasas de interés, entonces el costo del dinero para los bancos se volvió más predicible. Eso permitió que los bancos estén más dispuestos a prestar a mediano y largo plazo. Además, como consecuencia de la alta volatilidad que había antes, los bancos tenían volúmenes de liquidez muy alta. Podemos mover la tasa de interés, pero los bancos en vez de aumentar la tasa que pagan por los depósitos, bajan la cantidad de liquidez", explicó.

Sin embargo, el funcionario advirtió que dada la fuerte reducción de activos en dinero en todos los bancos, los nuevos movimientos que realice el Banco Central a futuro van a impactar en mayor medida en el costo del dinero. "Mirando a 2018, el impacto de nuestras acciones en la tasa de interés van a tener más impacto, dado que los niveles de liquidez van a estar más bajos. Eso va a ser aumentar el efecto de la política monetaria", comentó.

El presidente del Bano Central, Federico Sturzenegger participó hoy de la reunión anual Lacea-Lames
El presidente del Bano Central, Federico Sturzenegger participó hoy de la reunión anual Lacea-Lames. Foto: Archivo

A su vez, Sturzenegger volvió a defender la decisión de implementar un tipo de cambio flexible y resaltó tres motivos: "En primer lugar, el tipo de cambio flotante permite absorber mejor los shocks externos. Fue una de las herramientas que mejor funcionó cuando tuvimos que resistir a tres shocks importantes: el Brexit, Donald Trump y Michel Temer. Cuando ocurrió el «Temer shock», el real se depreció 5% y sin embargo la actividad económica local estuvo muy bien protegida. Esta es la razón por la cual la economía estuvo creciendo a un 4%, a tasa anual, en los últimos tres trimestres".

Y continuó: "En segundo lugar, en un momento de recuperación de la economía impulsada por la llegada de inversiones, el tipo de cambio flotante se acomoda de una manera que le permita a la economía tener un crecimiento sustentable sin generar grandes desequilibrios en la cuenta externa".

En tercer lugar, el funcionario señaló que un régimen cambiario flexible facilita el proceso de desdolarización. "Desde que salimos del cepo, la mitad de los días el tipo de cambio subió, y la otra mitad bajó, que es lo que la teoría dice que debería ocurrir", dijo.

Con respecto a la intervención en el mercado cambiario, el economista indicó: "Habíamos dicho que si veíamos aparecer algo muy disruptivo, entonces podíamos llegar a intervenir. Lo hicimos en tres o cuatro ocasiones desde que liberamos el cepo".

El funcionario también se refirió al aumento de las reservas en moneda externa, que ayer llegaron a un récord histórico de US$ 54.747 millones. "Al principio compramos reservas en el mercado abierto, pero en los últimos seis meses básicamente estuvimos pagando lo que el Tesoro nos vendía", indicó.

Finalmente, Sturzenegger volvió a remarcar que incumplir con la meta de inflación estipulada no afectar la credibilidad de la entidad. "Puede ser que las expectativas de inflación no estén dentro de nuestras metas para este año y para el siguiente, pero las expectativas ciertamente muestran que va a haber una caída. El proceso de desinflación no fue de la manera que esperábamos. En los últimos dos meses de 2016 y a comienzo de este año tuvimos una política de relajamiento. Sin embargo, la credibilidad del BCRA emana de las acciones que tomamos en pos de alcanzar esos objetivos", manifestó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas